Hydra contra Adams: El ajedrez humano en dificultades

lunes, 4 de julio de 2005
México, D F, 4 de julio (apro)- La Hydra de Lerna era una serpiente multicéfala, hija de Tifón y Equidna Sus cabezas se reproducían al ser cortadas, y exhalaban un vaho capaz de matar a todo el que se hallara cerca Esto parece pasarle precisamente a Michael Adams, uno de los ajedrecistas más notables del mundo, pues acaba de enfrentar a un match a 6 partidas a Hydra, con resultados desastrosos Hydra es un programa de computadora, además de hardware especializado, mejorado con chips especiales para jugar al ajedrez, que puede calcular 200 millones de jugadas por segundo (equivalente a 200 PCs estándar) La máquina corre en un sistema operativo multiproceso con 64 procesadores conectados como si fuesen una sola máquina, en donde cada computadora tiene un procesador Intel Xeon de 306 GHz Hydra no ha sido vencida por ningún ser humano a la fecha Esta poderosísima máquina puede ver hacia delante 18 jugadas, 6 más que Deep Blue Este proyecto está financiado por el grupo PAL basado en Abu-Dhabi, y sus programadores son Chrilly Donninger, Ulf Lorenz, el GM Christopher Lutz y Muhammad Nasir Ali Michael Admas ganó el campeonato inglés en 1989, en su debut, con tan sólo 17 años Volvió a ser campeón británico en 1997 En 1990 se le otorgó el premio al jugador del año por la Federación de Ajedrez británica en 1990, 1993-1996 y 1998-2002, gracias al extraordinario registro de títulos y campeonatos obtenidos Ha llegado al tercer lugar en el ranking mundial y ha sido un jugador profesional por ya prácticamente dos décadas Es actualmente el número 1 de Inglaterra y el 7 del mundo, con un rating de 2741 puntos elo Ha ganado 625% de sus juegos entre 1979 y 2005 La bolsa del encuentro fue de 150 mil dólares y se paga con base en los resultados en cada partida Para el ganador de cada encuentro se obtienen 25 mil dólares En caso de empate, cada jugador obtiene 10 mil dólares, y si Adams, pierde, no se obtiene absolutamente nada La máquina demostró su gran poder ajedrecístico logrando 55 puntos de 6 posibles, cediendo solamente medio punto Así, Hydra se llevó 135 mil dólares, contra sólo 10 mil que pudo obtener Adams Cabe señalar que el encuentro se llevó con el ritmo de ajedrez de la FIDE: 1:30 horas para las primeras 40 jugadas, y después un incremento de 30 segundos por jugada para cada jugador Desde luego, aunque dicho ritmo es idéntico para ambos jugadores, es claro que la máquina ?gracias a su poder de cálculo? parece tener alguna ventaja Pero quizás habría que ser más justos con el ser humano En mi opinión, poner a jugar a la computadora contra los seres humanos es como poner a competir motocicletas contra hombres en una carrera de 400 m planos Evidentemente el ser humano no tiene nada qué hacer contra semejantes aparatos, pues es claro que la máxima velocidad de un corredor no sobrepasa los 40 kms/hora Así, en el caso de Hydra, la máquina tiene ventajas enormes frente al ser humano Por ejemplo, la máquina tiene un acervo de aperturas (de cómo comienza el juego), que es producto de siglos de ajedrez, y de depuración y análisis global No hay jugador que mantenga un conocimiento equivalente El ser humano debe resolver todo en su cabeza, sin ayuda de terceros, mientras que Hydra consulta sus bases de datos y, además, hace algo que está prohibido en las competencias oficiales, en su memoria mueve internamente las piezas, lo cual viola el precepto de pieza tocada, pieza jugada Dicho de otra manera, para que la máquina pueda calcular estas 200 millones de posiciones, tiene que "mover", en su memoria digital, las piezas Eso está prohibido por la competencia Se puede alegar que el ser humano "mueve" las piezas en su cabeza, pero no es lo mismo, porque no puede analizar 200 millones de posiciones El cerebro humano no funciona de esta manera Como sea, la experiencia es valiosa en lo que se refiere al ajedrez por computadora La máquina sin duda está demostrando que en 30 años de trabajo se está llegando a un nivel extraordinario El ajedrez es un mero ejercicio mental, en donde por tradición los seres humanos, los reyes de la creación, nos hemos considerado imbatibles La máquina nos está demostrando que no necesariamente esto es cierto, y quizás nos acercamos a la máquina invencible, asunto que, asumo, aún está lejos

Comentarios