Ataque terrorista en Londres deja 38 muertos y más de 700 heridos

viernes, 8 de julio de 2005
* Tony Blair abandona reunión del G-8 en Escocia; se traslada a la capital británica para hacerse cargo de la situación * El atentado tiene la marca de haber sido obra de Al-Qaeda, afirma el canciller Jack Straw * Cunde el pánico y el caos entre los británicos; la prensa lo relaciona con una venganza por la invasión a Irak Londres, 7 de julio (apro) - El sistema de transporte subterráneo y una estación de autobuses de Londres fueron víctimas de un ataque terrorista que dejó un saldo de, por lo menos, 38 personas muertas y más de 700 heridos, desatando inmediatamente el pánico y el caos en la capital de Gran Bretaña En medio de la incertidumbre la policía londinense informó que el atentado --que tiene todo los indicios de haber sido un ataque coordinado por terroristas--, se realizó con la explosión de cuatro artefactos, tres en el sistema de transporte subterráneo, y otro en la estación de autobuses La primera explosión ocurrió cerca de la estación del metro Liverpool; la segunda se dio dentro de un vagón del tren que se acercaba a la estación Russell Square, y una más en Edgware Road La cuarta se registró en un autobús 35 personas murieron durante las explosiones en el metro; dos en el camión de pasajeros y una más, cuando era atendida en el hospital "Es un día muy triste para el pueblo británico", declaró Tony Blair, el primer ministro de Gran Bretaña, quien se encontraba en Escocia participando en la Reunión del Grupo de los 8 (G-8), encuentro que abandonó de inmediato para hacerse cargo directamente de la situación en Londres Las imágenes de las víctimas del ataque fueron de inmediato un recordatorio para el pueblo británico de que el siniestro tenía rasgos de ser una venganza de Al-Qaeda, por el respaldo incondicional que Blair le dio al presidente de Estados Unidos, George W Bush, antes y después de la invasión y guerra unilateral que lanzó contra Irak en la primavera de 2003 Cientos de policías, bomberos y rescatistas se concentraron en evacuar de las estaciones del metro a las víctimas del ataque, sobre todo a los heridos La incertidumbre y temor a que las 4 explosiones fueron sólo el inicio de una cadena de atentados, provocó que en las primeras horas después del incidente, la gente saliera corriendo de las calles aledañas a los blancos del ataque Jack Straw, el canciller británico que se quedó a cargo de la reunión del G-8, en reemplazo de Blair, declaró que "el ataque tiene la marca de haber sido obra de Al-Qaeda" El gobierno británico dio garantías a su ciudadanía de que se haría todo lo necesario para localizar, capturar y castigar a los responsables del ataque "Ellos están tratando de usar al asesinato de gente inocente para acobardarnos, para evitar que sigamos haciendo las cosas que estamos haciendo No van a tener éxito", apuntó Blair poco después de haber llegado a Londres Las autoridades británicas han lanzado una cacería masiva para ubicar y detener a los responsables del ataque, recibiendo al mismo tiempo la solidaridad y cooperación de la comunidad internacional En Washington, Alberto Gonzáles, el procurador general de Justicia, aseguró que el Buró Federal de Investigaciones (FBI) estaba listo para proporcionar ayuda en la investigación A través de un comunicado conjunto, los miembros del G-8 y otros jefes de Estado y de gobierno invitados a la reunión de Escocia, enviaron sus condolencias a la Gran Bretaña y, en especial, a los familiares de las víctimas del ataque "Estamos unidos en la determinación de confrontar y derrotar al terrorismo No permitiremos que la violencia cambie a nuestra sociedad y a nuestros valores, ni permitiremos que detengan nuestro trabajo en esta Cumbre", destacaron los miembros del G-8 Los hospitales y clínicas de Londres se llenaron con las víctimas del ataque, la policía londinense para evitar la confusión y complicaciones, estableció una línea telefónica especial para que las personas preocupadas por el paradero de sus familiares, pudieran tener información en caso de que sus seres queridos estuvieran en la larga lista de los heridos Los primeros reportes de la policía de Londres indicaron que más de 700 personas habían resultado con lesiones debido a las explosiones, y que 95 de ellas están estaban seriamente heridas y en estado grave La gran mayoría de los heridos presentaban lesiones como cortaduras, quemaduras, huesos rotos e intoxicación por la inhalación del humo que se concentró en los vagones del tren subterráneo Todos los hospitales declararon estado de emergencia en sus operaciones para que todo su personal se presentara a trabajar con el fin de atender con eficacia la situación y atender adecuadamente a las victimas de los ataques Los medios de comunicación internacionales ligaron lo ocurrido en Londres con los ataques terroristas del 11 de marzo de 2004 en Madrid, los que fueron asumidos por grupos simpatizantes y ligados a Al-Qaeda y su líder Osama Bin-Laden Los atentados del año pasado fueron justificados por sus orquestadores con el argumento de que eran en represalia por el sufrimiento que la invasión y guerra unilateral de Estados Unidos causó a Irak En la gran mayoría de las naciones europeas se tomaron medidas de emergencia para prevenir que se registrara otro ataque terrorista Los niveles de alerta se elevaron de manera rigurosa en París, Madrid, Ginebra y Roma, entre otras capitales europeas En Estados Unidos, el gobierno de Bush elevó de amarillo a naranja el nivel en la escala de alerta ante la posibilidad de un ataque terrorista, y de inmediato se fortalecieron las medidas de vigilancia en los aeropuertos y sistemas de transporte público en las principales ciudades como Nueva York, Washington, San Francisco y Chicago

Comentarios