Basurero tóxico de Las Víboras, herencia de Alberto Cárdenas

viernes, 8 de julio de 2005
* Exigen ambientalistas a Luege Tamargo limpiar el predio en Hermosillo, Sonora México, D F, 7 de julio (apro)- El director ejecutivo del Consejo Ciudadano de Protección al Medio Ambiente de Sonora, Enrique Zavala, criticó que al frente de la Secretaría del Medio Ambiente (Semarnat) esté un funcionario que ha ocultado y falseado información en la materia, como José Luis Luege Tamargo "Es uno de los funcionarios que permitió las irregularidades desde la Profepa No sólo ocultó los resultados del estudio de Proeco, sino que falseó información Además, le tuvo que pagar a Tecmed 7 millones y medio de dólares al ganar una demanda internacional, y todavía hizo un convenio para quedarse con el predio y liberar a la empresa de su responsabilidad de remediar este pasivo ambiental, que ahora estamos pagando los ciudadanos", declaró Proeco Corporation es una compañía canadiense, especializada en el tratamiento de residuos peligrosos y la evaluación técnica de sitios contaminados y proveedora de soluciones ambientales para remediar esos sitios El dinero se tuvo que pagar luego de la demanda que ganó Tecmed-Cytrar en marzo del 2003 contra el Estado mexicano, luego del cierre del confinamiento de desechos tóxicos, en 1998 Técnicas Medioambientales (Tecmed) es una empresa de origen español que sigue operando basureros municipales en Hermosillo y Ciudad Obregón, Sonora En días pasados, el Consejo Ciudadano de Protección al Medio Ambiente ratificó ante la Secretaría de la Función Pública (SFP) una denuncia contra los delegados en Sonora de la Semarnat, Florencio Díaz Armenta, y de la Profepa, Ernesto Munro Palacio La demanda también alcanzaba al anterior titular, Alberto Cárdenas Jiménez, y su sucesor, José Luis Luege Tamargo, quien antes de llegar al cargo dirigía la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa), "a fin de que respeten y acaten el dictamen técnico de Proeco, y remedien de forma inmediata y total el confinamiento de acuerdo con las recomendaciones técnicas de Proeco" En Cytrar existen alrededor de 300 mil toneladas de residuos tóxicos como plomo, mercurio, manganeso; askareles, solventes, líquidos diversos, medicinas caducas, residuos biológico-infecciosos y baterías de automóviles, y todo ello se mezcla con el medio ambiente Este basureo tóxico es considerado por esta agrupación como el confinamiento ilegal más grande del país Por eso, junto con Greenpeace-México, exigió a la Semarnat la remediación total e inmediata del lugar, ubicado en el predio Las Víboras, en Hermosillo, Sonora "Cytrar es el pasivo ambiental más grande del país en lo que se refiere a residuos peligrosos En la pasada gestión de la Semarnat, Alberto Cárdenas aseguró públicamente que, sin importar el costo, el caso se resolvería de fondo y, como con muchos otros temas, no cumplió Exigimos a Luege Tamargo acatar los resultados de la auditoría independiente que se hizo de este confinamiento, y limpiar este cementerio tóxico", señaló Cecilia Navarro, coordinadora de prensa de Greenpeace México El año pasado, la empresa canadiense Proeco Corporation elaboró un estudio técnico de inspección y diagnóstico sobre Cytrar Concluyó que se requiere una remediación total del sitio, que contó con el aval de Semarnat, Profepa, el ayuntamiento de Hermosillo, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología de Sonora y la Comisión de Medio Ambiente del Congreso local La Semarnat pagó la consultoría, que costó 750 mil dólares

Comentarios