Responde México al gobernador Richardson

sábado, 13 de agosto de 2005
* La decisión de declarar estado de emergencia en cuatro condados no corresponde al espíritu de cooperación, afirman Segob y SREz México, D F, 12 de agosto (apro)- Ante la postura sumida por el gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, quien declaró estado de emergencia en cuatro condados fronterizos, el Gobierno de México rechazó la postura sumida por el funcionario estadunidense, al considerar que algunas de sus apreciaciones resultan de generalizaciones que no corresponden al espíritu de cooperación y entendimiento que requiere la atención a problemas de interés común en la frontera En un comunicado conjunto, las Secretarías de Relaciones Exteriores y de Gobernación fijaron su posición ante la embestida del gobernador Bill Richardson, quien dio a conocer que la medida, aplicable a los condados de Dona Ana, Luna, Grant e Hidalgo, limítrofes con México, fue motivada por recientes incidentes de violencia contra la policía, así como evidencias de un aumento del tráfico de drogas e inmigrantes En principio, la cancillería y Gobernación enviaron una carta al gobernador Richardson en la que le expresan su inconformidad; la SRE instruyó a los cónsules de México en Albuquerque y El Paso a entrevistarse, a la brevedad, con los funcionarios del gobierno de Nuevo México, con el fin de promover las acciones pertinentes por parte de las autoridades de ambos países, en el marco de los mecanismos institucionales existentes En el comunicado conjunto, ambas dependencia ratificaron que la violencia y criminalidad fronteriza son fenómenos complejos, que incluso se generan en ambos lados de la frontera, y que son atendidos por las autoridades mexicanas y estadunidenses, actuando cada uno en su propio territorio y a través de la cooperación binacional, siempre guiados por un principio de responsabilidad compartida Más aún, advirtió: "Es importante manifestar que el Gobierno de México ha venido trabajando de manera consistente a lo largo de toda la frontera, junto con los gobiernos de las entidades federativas fronterizas, en la atención de diversos problemas vinculados con actividades criminales" El comunicado subraya que el Gobierno de México tiene como objetivo indeclinable hacer de la frontera con Estados Unidos una zona de prosperidad y seguridad "en beneficio de las comunidades que en ella habitan y de nuestro países, y se encuentran plenamente comprometidos en el combate al crimen organizado en la frontera" El gobierno mexicano subraya que la violencia y criminalidad son fenómenos que se generan en ambos lados de la frontera, y que son atendidos por las autoridades mexicanas y estadunidenses, actuando cada uno en sus propio territorio y a través de la cooperación b binacional, "siempre guiados por un principio de responsabilidad compartida" No obstante la respuesta de las autoridades mexicanas, se informó que los condados de Dona Ana, Luna, Grant e Hidalgo dispondrán de fondos especiales por 750 mil dólares, ampliables en un millón más, para planes de lucha contra el narcotráfico y de protección del ganado, dijo un portavoz del gobernador El gobernador Richardson reveló que la medida fue motivada por recientes incidentes de violencia contra la policía, daños a la propiedad y al ganado, así como evidencias de un aumento del tráfico de drogas y de inmigrantes ilegales en la zona Nuevo México colinda con el estado de Chihuahua, una de cuyas principales localidades; Ciudad Juárez, es uno de los puntos donde el gobierno del presidente Vicente Fox ordenó aplicar el plan México Seguro como medida extrema para poner freno al crimen organizado La postura asumida por el gobernador Richardson se produce días después de que en Nuevo Laredo, Tamaulipas, otra de las ciudades fronterizas afectada por la violencia, las autoridades estadunidenses decidieron cerrar temporalmente su consulado, que ya fue reabierto

Comentarios