Censura por "compromisos"

domingo, 14 de agosto de 2005
En su número 1500, este semanario publicó un adelanto del libro de Anabel Hernández y Arelí Quintero sobre el notorio enriquecimiento de la familia del presidente Vicente Fox y de su esposa Marta Sahagún Y en el número pasado se detalló una historia de censura a esa investigación en el propio medio en el que trabaja Hernández Pero las autoras enfrentaron otro obstáculo: la editorial colombiana Norma desbarató un contrato para publicar el libro, y lo hizo después de la intervención de un funcionario de la Presidencia Además de no haber sido reseñado en los medios impresos ni en la televisión abierta, el libro La familia presidencial El gobierno del cambio bajo sospecha de corrupción, de Anabel Hernández y Arelí Quintero, tiene una peculiar historia de censura: El colombiano Grupo Editorial Norma decidió no publicarlo por temor a perder contratos con la Secretaría de Educación Pública (SEP) del gobierno de Vicente Fox "Vayan a tocar de puerta en puerta a ver qué editorial se atreve a publicarlo, porque todas las editoriales tienen compromisos Eso no es nuevo", les dijo a las autoras Sergio Lujambio Irazábal, director editorial de Norma, cuando les anunció repentinamente que, pese a un contrato firmado, no publicaría el libro Y en efecto, el Grupo Editorial Norma no sólo abastece de libros para diferentes programas de la SEP, como la red de bibliotecas de aula y escolares, sino que es uno de sus principales impresores y lo provee de artículos de oficina, consumibles de cómputo y útiles escolares, entre otros materiales "Tenemos una relación de socios o de partners con muchas instituciones del gobierno", confirma a Proceso el director general de Norma en México, Rodrigo Córdoba Zawadzky, quien reconoce que el libro, aun cuando es riguroso, genera polémica, cuyas posibles consecuencias fueron evaluadas por el consejo directivo de la editorial en Colombia y se decidió, simplemente, no publicarlo Terminó así, abruptamente, el proyecto de la editorial colombiana de incursionar en temas mexicanos de actualidad, a cargo de María Luisa Díaz de León, quien auspició como primer título el libro de Hernández y Quintero Finalmente, éste fue publicado por el sello Grijalbo, del grupo editorial Random House Mondadori Para ambas reporteras, el hecho es un claro obstáculo a la libertad de expresión: "Semanas antes, nos habían dicho que el libro está bien documentado y que no podía ser cuestionado legalmente, porque era muy sólido Pero Norma tiene contratos con la SEP y no quiere correr el riesgo de perderlos Me parece que esto es autocensura", afirma Hernández, reportera de La Revista de El Universal, que también ha censurado reportajes sobre el gobierno de Fox, como informó Proceso en su edición de la semana pasada Y es que ?explica Quintero, reportera de Diario Monitor? el problema comenzó cuando preguntaron por la identidad del abogado que revisó el manuscrito desde el punto de vista jurídico Díaz de León, quien había sido contratada como free lance por la editorial, les dijo que era un hermano de Sergio Lujambio, quien trabaja en la Presidencia de la República "Por supuesto, como periodistas vimos que era evidente el conflicto de interés: Cómo un libro sobre la familia presidencial lo estaba leyendo un abogado de la Presidencia Pedimos una explicación de si el abogado no iba a ir con el libro a notificarles (a los involucrados) el contenido" ?¿Y ella qué dijo? ?Que no teníamos por qué desconfiar, que era hermano de Sergio Lujambio, que él tenía toda la confianza en su familia y que no había problema El abogado En efecto, José María Lujambio Irazábal, hermano de Sergio y de Alonso ?comisionado del Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI)?, es director de área en la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal, bajo las órdenes del panista Juan de Dios Castro Lozano En una tensa reunión con Anabel Hernández y Arelí Quintero, Lujambio intentó negar que su hermano José María hubiera revisado el libro ?"tuve la intención", dijo? y les preguntó cómo sabían eso "Nos lo dijo ella", le respondieron las reporteras señalando a Díaz de León, quien guardó silencio En los días que siguieron se fraguó la decisión Primero Díaz de León trató de tranquilizarlas: "No se preocupen Si no lo publica Norma, ya hablé con Grijalbo" ?¿No lo van a publicar? ¿Hay algún problema? ?No veo ningún indicio de eso ?se limitó a responder Pero una semana después, la editorial tomó la decisión, según Sergio Lujambio, en vista de que las revelaciones del libro ?entre ellas el "rancho secreto" de Fox en cuanto al que existe un espeso silencio? repercutirían en los contratos que el Grupo Editorial Norma tiene con la SEP "¿Qué editorial no tiene compromisos?", narran que les dijo personalmente Sergio Lujambio cuando les notificó que no se publicaría el libro, aun cuando había sido firmado un contrato a principios de año Incluso, según las autoras, el director editorial les advirtió que en todo caso lo podría publicar hasta 24 meses después de entregado el manuscrito ?cuando el gobierno de Fox haya concluido?, porque así lo establecía una cláusula del contrato "Y sería en Colombia A ver quién lo lee", presionó Por fin hubo una salida: Que el contrato fuera cedido a Random House Mondadori Entonces se entrevistaron con el director de este grupo editorial en México, Faustino Linares, y él aceptó publicar el libro y eliminar la cláusula de dos meses Pero el contrato firmado entre ambas editoriales tenía una sorpresa: María Luisa García de León obtendría el mismo porcentaje de las regalías del libro que las autoras: 5% cada una "Eso no ocurre en ninguna parte del mundo, pero lo aceptamos", les dijo Linares A las autoras no les parece adecuado: "Cómo una persona que no trabajó en esto va a llevarse el mismo porcentaje de las autoras, si además nos mintió: se hizo pasar como nuestra representante" Díaz de León, quien trabajó en el diario Reforma y tenía el propósito de conseguir títulos para la nueva colección, reconoce que efectivamente cobra esa comisión "Ese fue el convenio de editorial a editorial", dice, por su trabajo de conseguir el título y la edición que elaboró ?¿Por qué no quiso publicar Norma el libro? ?Yo no voy a hablar a nombre de Norma Es un acuerdo entre editoriales ?¿No se publicó porque Lujambio antepuso los contratos de la SEP? ?No puedo hablar a nombre de la editorial ni a nombre de Sergio Lujambio El gobierno, "nuestro partner" Pero Córdoba Zawadzky, director general de Grupo Editorial Norma ?que forma parte del Grupo Carvajal y que integra 14 empresas que operan en América Latina, España y Estados Unidos?, confirma que efectivamente se tomó la decisión de no publicar el libro de Hernández y Quintero "Cuando leí personalmente el manuscrito, me pareció que genera polémica y una serie de planteamientos y discusiones que van diferente a la línea editorial de Norma", explica Córdoba Zawadzky, cuya "filosofía" es no difundir contenidos que conciten controversia La información que contiene el libro ?que acredita documental y testimonialmente actos que ponen en entredicho la transparencia de que se ufanan Fox, su esposa y sus parientes? inquietó mucho a los directivos de la editorial: "Generó una discusión interna en la compañía y tuvimos que recurrir, incluso, a la junta directiva en Colombia y revisar el tema", explica Córdoba ?Lujambio alegó que no lo publicarían porque implicaba perder contratos con la SEP ¿Esto es correcto? ?No es correcto Pudo ser alguna de las explicaciones que Lujambio dio a las autoras, quienes no digo que estén inventando Pudo ser parte de las explicaciones o de los hechos que pudo haber nombrado Lujambio para que entendieran las señoras autoras por qué al Grupo Editorial Norma no le gustaba crear temas polémicos Córdoba reconoce, sin embargo, su vinculación de negocios con la administración de Fox: "Efectivamente, tenemos relaciones con el gobierno: Le proveemos todo lo que son suministros de oficina, consumibles de cómputo a muchas empresas del gobierno Tenemos una relación de socios o de partners con muchas instituciones del gobierno y no creemos conveniente en ningún país de Latinoamérica generar este tipo de polémicas que no van en el sentido de la línea editorial nuestra Sergio pudo haberles dicho que, por ejemplo, tenemos una relación muy estrecha con la SEP y no nos parece que debemos ponernos a generar temas que nos causen distanciamiento o diferencias con las entidades gubernamentales" ?¿Cuántos contratos tiene Norma con la SEP? ?Norma le fabrica a la SEP tres tipos de productos: los textos escolares que compra la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (Conaliteg) para la educación secundaria; participamos, como las 20 editoriales que hacen libros de texto en México, en un programa de la Conaliteg en el cual nosotros ponemos en oferta los libros de texto que son escogidos por los maestros de las instituciones públicas y comprados a través de la propia comisión "Luego tenemos otros dos programa recientes: las bibliotecas de aula y las bibliotecas escolares, en las cuales nosotros tenemos una participación importante, de alrededor de 5% de los libros que se compran para lectura en las escuelas de México Esas son las tres" Todos los libros son autorizados por la SEP: "O sea que tenemos una estrecha relación Eso es 20% de la producción de Norma El resto está en la producción de artículos escolares ?cuadernos y útiles escolares? y suministros de oficina, y también somos impresores de algunas de las empresas del gobierno", dice el director general de la editorial ?Este es un argumento para no publicar un libro que iba a incomodar al presidente, a su esposa y a sus familias ¿Es así? ?La verdad, es cierto No le puedo decir que sea mentira Sin embargo, es más claro desde el punto de vista de que el Grupo Editorial Norma nunca, ni en Colombia ni en España, publica libros de ese contenido, lo político que genera polémica ?En este caso ¿hay una autocensura justificada? ?Pero es una autocensura más de línea editorial que de otra cosa específica, como que nos vayan a quitar los contratos de la SEP Puede ser uno de los escenarios posibles y es muy difícil entrar a definir con precisión que eso no va a ocurrir o sí va a ocurrir Es algo más amplio y es una definición de línea editorial Estamos enfocados a publicar libros de literatura infantil y juvenil, de autoayuda y negocios, y libros de actualidad positiva enfocada a la creación de valores más que a la polémica política ?Pero uno de los valores es la verdad y el libro es incontrovertible, según dictaminó la propia editorial que usted encabeza ?Sí, es cierto Yo leí personalmente el libro, que deja ver verdades y documenta bastante bien Nunca estuvimos en contra de las autoras Inclusive honramos todo el contrato que se tenía con ellas, más aún con la editorial líder en México en publicación de libros de actualidad Ominoso silencio Córdoba insiste en que la razón fundamental para no publicar el libro fue que causaba polémica y que el Grupo Editorial Norma, en sus casi 100 años de existencia, ha tenido entre sus principios y "parte fundamental de su filosofía" no involucrarse en asuntos que generen controversia "Creemos que en México hay una apertura democrática, incipiente, pero existe, y no tenemos ninguna evidencia de que haya censura de prensa Eso ha mejorado muchísimo en México", afirma Pero las autoras de La familia presidencial piensan distinto, al menos en lo que se refiere a su trabajo Más allá del episodio de la editorial Norma, y aun cuando ya fueron citadas por la comisión especial de diputados que investiga los negocios de la familia de Marta Sahagún, les llama la atención el silencio de la Presidencia de la República sobre el trabajo que realizaron El vocero Rubén Aguilar leyó el lunes 1 ?un día después de que Proceso publicó una reseña y un adelanto del libro sobre el "rancho secreto" de Fox? un comunicado en el que atribuyó la información ambiguamente al propósito de poner en duda la honradez presidencial como parte de la disputa por el poder en 2006 El hermetismo oficial fue subrayado por Aguilar al negarse, en esta ocasión, a responder preguntas y, como si el libro no tuviera título ni Proceso nombre, habló de "publicaciones" que pretenden "sembrar dudas acerca de la honradez inquebrantable del presidente de la República", a quien definió como "pionero" de la transparencia personal Y teorizó: "En el contexto de la disputa por el poder que se vive en el país, de cara a la elección de 2006, estas publicaciones forman parte de una estrategia que, pretendiendo desacreditar a las personas, al final de cuentas terminan por debilitar a las instituciones y denigrar a la política" Y sentenció: "La Presidencia de la República no hará ningún comentario particular sobre las publicaciones que faltan a la verdad y se inscriben en la estrategia política que pretende desprestigiar al presidente y su familia" Así ha sido: Un silencio al que se ha sumado el grueso de los medios de comunicación escritos, salvo contadas columnas, y la televisión abierta del país La cobertura del caso quedó restringida a programas radiofónicos "Parece que desde la Presidencia apuestan a que el tema simplemente se muera, el presidente pueda pasear abiertamente y luego hacer público que tiene un rancho Es como en el caso de la playa de El Tamarindillo No hubo respuesta Pero hay un hecho: La Presidencia no ha respondido absolutamente a ninguno de los casos concretos", dice Quintero ?¿Hay un cerco informativo para que no se sepa lo que contiene el libro? ?Cada medio es libre de decidir si lo publican o no ?dice Hernández? En todo caso, son los ciudadanos los que deben considerar si el medio de comunicación que suelen leer, ver o escuchar debe retomar el tema o no, pero es un asunto interno El domingo que este semanario publicó el adelanto del libro, Hernández estuvo en las inmediaciones del rancho de Fox y afirma que fue retirado el retén militar que custodiaba el acceso: "Me dijeron que temprano llegó un camión y se llevó a los soldados" El domingo 7, fue Quintero la que recorrió el vergel de Fox, a quien encontró en la brecha al volante de una Hummer, custodiada por otra casi idéntica y cuyo costo en el mercado es de 150 mil dólares La reconoció Su rostro se endureció y aceleró el poderoso vehículo, que se perdió entre el azul de los agaves de su propiedad

Comentarios