Otelo o la mecánica de la intriga

lunes, 15 de agosto de 2005
México, D F, 15 de agosto (apro)- El joven director de escena Luis Martín Solís retomó el clásico shakespeareano que a lo largo de los siglos se ha convertido en el prototipo de los celos: Otelo, para trasladar la historia del ambiente exótico veneciano al contexto histórico del México contemporáneo y transformar la trama de los celos en una intriga político-policíaca caracterizada por la combinación de títeres, actores y video Otelo o la mecánica de la intriga es uno de los trabajos resultado del Laboratorio del Títere realizado en III Festival Internacional de Títeres Titerías que se lleva a cabo anualmente en la ciudad de Guanajuato, donde Luis Martín Solís y su equipo recibieron asesoría de un grupo de creadores nacionales y extranjeros para la realización de este espectáculo: Suzanne Lebeau, en dramaturgia (Québec); Xóchitl González, en escenografía (México); Claudio Hochmann, en dirección (Portugal); y Joaquín López Chapman, en musicalización (México) El resultado es un trabajo de buen nivel que se presentó por primera vez en la Ciudad de México en el marco del V Festival Internacional de Verano Viva Vivaldi, para ofrecer al público capitalino una interesante relectura del tristemente célebre Otelo, el moro que mató a su amada Desdémona por causa de las intrigas de su "amigo" Yago A través de este personaje Luis Martín Solís habla de situaciones que tienen que ver con los escándalos políticos que día con día se viven en México y el fenómeno mediático que esta circunstancia genera Para ello, a diferencia de la obra original de Shakespeare, la historia inicia con el asesinato de Desdémona, la esposa de Otelo que en este caso es el candidato del Partido Liberal a la Presidencia de la República que tiene como jefe de su campaña política a Casio, circunstancia que es manipulada por Yago para hacer pensar a su jefe que su esposa lo engaña con Casio El fin perverso de Yago es desplazar a Casio para ocupar su lugar al frente de la campaña, pero Yago no es más que un engrane de una maquinaria política oculta y silenciosa, que es la verdadera interesada en sacar a Otelo de la competencia política De esta forma el asesinato de Desdémona no es más que resultado de un montaje para deshacerse del candidato con mayor popularidad "Los personajes de esta obra --comenta el director de la puesta-- encuentran eco en los personajes de la política actual: los empresarios que apoyan las campañas, los jueces, los penales de máxima seguridad y todo el tinglado de la endeble democracia nacional, donde la simulación y la intriga son las notas dominantes" Lo más asombroso es cómo una obra escrita hace siglos, en un contexto geográfico muy diferente al nuestro, encuentra parangones no sólo con las pasiones humanas, sino con circunstancias políticas, irracionales y misteriosas, con situaciones oscuras en el entramado del poder, donde el manejo parcial de la justicia es uno de los puntos centrales Espionaje, video escándalos, cámaras de seguridad y consigas para cerrar investigaciones, son algunos de los elementos que se integran a esta trama en la que actúan Gerardo Taracena y Enrique Cueva

Comentarios