Tentaciones peligrosas

miércoles, 17 de agosto de 2005
México, D F, 16 de agosto (apro)- Hace seis años, el gobierno federal, a través de Pemex y el PRI prepararon el terreno para desviar millonarios recursos de la paraestatal hacia el proceso electoral del 2000 La llegada de un partido distinto al PRI logró documentar el fraude, pero no castigar a los culpables Ahora gobierna un partido distinto, el PAN, pero las posibilidades de un nuevo fraude son las mismas, pues nos encontramos otra vez ante la disputa por el poder donde las posibilidades de triunfo van unidas a los millones que invierta cada uno de los candidatos Si hace seis años, cuando el precio del petróleo se mantuvo a un precio estable, el gobierno pudo exprimir a la paraestatal, hoy fácilmente podemos pensar que recurrirá otra vez a la caja chica, máxime si el valor de la mezcla mexicana se ha incrementado de una forma inesperada Las dudas sobre cómo manejará el gobierno de Vicente Fox los excedentes petroleros o si no aguantará la tentación de desviar algunos millones de pesos para apoyar a algún candidato, tienen fundamento Se trata de la opacidad con que el gobierno "del cambio", al igual que los priistas, ha manejado el ingreso adicional por la venta de petróleo Para entender de lo que estamos hablando hay que recordar que de 2001 a la fecha, el gobierno federal ha tenido ingresos no programados por 178 mil 103 millones de pesos, de los cuales, tan sólo de enero a junio de este 2005 corresponden 32 mil millones de pesos ¡El presupuesto anual de la Secretaría de Salud! A pesar de que los ingresos por excedentes petroleros son muchos, éstos nunca se ven reflejados en un bienestar de la población ¿Las razones? La discrecionalidad con que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público --léase gobierno federal--, hace uso de ellos El año pasado, por ejemplo, en lugar de entregar a la población el monto de los excedentes petroleros el gobierno "del cambio" decidió antes pagar sus deudas: el impuesto de los burócratas que la Suprema Corte de Justicia de la Nación le obligó a cubrir Según el Presupuesto de Egresos de la Federación confeccionado por la Cámara de Diputados, del total de los excedentes anuales, el gobierno debe destinar un 50% a Pemex y el otro 50% a los estados, sin embargo esto nunca ha podido ocurrir, ya que el gobierno puede disponer de esos recursos para cumplir con sus compromisos Año con año, desde que inició el gobierno de Vicente Fox, los ejecutivos estatales se han quejado de que el dinero por excedentes petroleros no llega a sus manos o lo hace demasiado tarde La respuesta del gobierno ha sido la urgencia de cubrir otras deudas de corte federal; pero la verdad es que los diputados nunca saben en qué se va el dinero de los excedentes Ahora, si en el año de 1999, a pesar de que no hubo grandes excedentes petroleros, el gobierno federal desvió recursos para la contienda presidencial, imagínese ahora que cuenta con un excedente de 32 mil millones de pesos --por tan sólo seis meses del año--, si la tentación por desviar recursos para las campañas presidenciales no será mayor Si la transparencia fuera un activo del gobierno foxista difícilmente pudiéramos abrir esta posibilidad; pero si, en cambio, a lo largo de estos cinco años Hacienda ha hecho uso de estos recursos con una gran discrecionalidad, es difícil imaginarnos que no cometerá las mismas tropelías que el PRI Y ya quedó demostrado que el gobierno foxista adolece de lo mismo que los anteriores: el elevado grado de corrupción y ansia de poder a cualquier precio

Comentarios