Pide indígena a Salazar frenar compra-venta de mujeres en Los Altos

jueves, 18 de agosto de 2005
* La joven demanda al gobernador impulsar leyes que acaben que esa práctica, permitida en nombre de los usos y costumbres Tuxtla Gutiérrez, Chis , 17 de agosto (apro)- Dominga Sántiz Sántiz, una indígena tsotsil del municipio de San Juan Chamula, pidió al gobernador Pablo Salazar impulsar leyes que frenen la compra-venta de mujeres en las comunidades de Los Altos de Chiapas, así como la violencia y maltrato de que son víctimas por parte de los hombres Con lágrimas en los ojos, Sántiz Sántiz narró hoy su experiencia ante cientos de jóvenes, el gobernador Pablo Salazar y muchos de los miembros de su gabinete que celebraban el Día Internacional de la Juventud, con la presentación de un programa estatal de desarrollo para la atención de ese sector en el estado De 20 años de edad, la joven indígena contó cómo su madre murió hace algunos años al tratar de tener a su duodécimo hijo y de cómo su papá, un alcohólico, la vendió a los 15 años por dos mil pesos a un hombre del cual nunca supo su nombre Como pudo escapó de esa persona y huyó del paraje Yuctusil III, en el municipio de Chamula, para refugiarse después en San Cristóbal de Las Casas, donde ahora trabaja en La Albarrada, en un centro de atención a mujeres y niños indígenas maltratados Sántiz se dedica ahora a elaborar artesanías para apoyar a sus 10 hermanos que prácticamente viven huérfanos de padre y madre, pues su progenitor sigue "perdido en el alcohol" Dominga Sántiz habló para pedir al gobernador Pablo Salazar que se elaboren leyes que frenen esta la compra-venta de mujeres, permitida en nombre de de los usos y costumbres Dijo que al igual que ella fue víctima de esta "mala costumbre de su pueblo", muchas otras siguen siendo ofrecidas y compradas con dinero, haciendo de las mujeres sólo "objetos para uso de los hombres" Sántiz Sántiz no dejaba de llorar y pedir que se hagan leyes para castigar el maltrato en las mujeres indígenas y, sobre todo, que se abran más espacios como refugio de las mujeres maltratadas y sus hijos, pero además que haya opciones de desarrollo, de tal manera que no tengan que verse forzadas a regresar con sus esposos por falta de dinero El gobernador recibió la carta de Sántiz Sántiz y la multitud ovacionó su valor de dar la cara y pugnar por la defensa de los derechos de las mujeres indígenas Al término del acto, la indígena tsotsil fue rodeada por jóvenes que se le acercaban para saber más de ella, de su historia de su vida, su pasado y su presente que se repite y "seguirá repitiéndose mientras sigan las cosas como están"

Comentarios