Negligencia criminal

domingo, 7 de agosto de 2005
Los frecuentes desastres de Pemex, que algunos trabajadores atribuyen al deseo de privatizar la paraestatal, se originan, por una parte, en el pésimo estado de las instalaciones de la empresa y, por la otra, en la indiferencia administrativa y en una crónica falta de mantenimiento que llega al punto de simular reparaciones Mientras tanto, las fugas y explosiones, que ocasionan decenas de muertes y miles de damnificados por los daños ambientales asociados, se suceden devastadoras en la zona más vulnerable y abatida por la pobreza: el sur del país NANCHITAL, VER- Contratados por una empresa extranjera y por Petróleos Mexicanos (Pemex) para realizar trabajos de mantenimiento de ductos petroleros, seis obreros murieron envenenados y congelados al cortar una tubería de amoniaco con un serrucho de mano De escasos recursos, inexpertos, sin equipo de protección adecuado y sin la supervisión de un ingeniero petrolero, ocho trabajadores fueron asignados a la reparación de un propilenoducto de Pemex, en la zona petrolera de este municipio del sur de Veracruz Era el pasado 13 de abril y el calor agobiaba en esta región costera del Golfo de México Los colonos se hallaban en sus casas Los niños jugaban en la calle De pronto, una nube de 60 toneladas de amoniaco empezó a dispersarse en el aire Se desató el pánico y, en medio del caos de la gente que huía, sucedió lo increíble: Una surada (fuertes vientos del sur) dirigió el amoniaco hacia el norte, donde no hay viviendas Se salvaron miles de pobladores: fueron seis mil los desalojados "De no haber sido por la surada, quién sabe cuántos muertos hubiéramos tenido", reconoce el presidente municipal de Nanchital, Francisco León Ocejo Meza Pemex-Petroquímica minimizó los hechos, y Reparaciones Navales y Petroquímica (Renapsa) guardó silencio Dos días después, decenas de ingenieros petroleros llegaron al lugar para recuperar los cuerpos de las víctimas, que flotaban dentro de la zanja acuosa de seis metros que cavaron para reparar el propilenoducto Los ingenieros, equipados con guantes, botas, overoles y máscaras de oxígeno, usaron maquinaria pesada, un camión de Protección Ambiental y tractores para rescatar, uno por uno, los cuerpos azulados, enlodados, rígidos, hinchados, de las víctimas congeladas que, en contraste, sólo vestían un overol anaranjado Al sacar los cadáveres, los ingenieros los lavaron en tinas de plástico y albercas inflables, e iniciaron los trabajos necesarios para descontaminar el lugar Así, 12 días después de "vivir" en albergues y en el hotel María Teresa, los pobladores regresaron a sus casas en las colonias Los Mangos, San Miguel Arcángel, Coquitos y Guadalupe Tepeyac Tres meses después del accidente, el olor a amoniaco sigue allí El tufo se intensifica por la noche La zanja en la que fue roto el ducto se halla cubierta de tierra y cerca del área se ven las cruces en memoria de los muertos Alrededor de 615 damnificados, la Profepa y el gobierno local presentaron sendas querellas penales y civiles contra quien resulte responsable de las pérdidas físicas y económicas que originó el percance No ha habido respuesta Nadie es responsable Luis Acevedo y Severiano Colín, miembros del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, arribaron el 7 de octubre del año pasado a la monoboya de la laguna Rabón Grande, en la Congregación de Allende, Coatzacoalcos, para realizar trabajos de remediación ambiental La monoboya transportaba crudo hacia los barcos encallados en el río Coatzacoalcos, pero dejó de operar hace 12 años El pasado 13 de julio, uno de los especialistas se metió a un oleoducto para instalar un robot que revisaría la tubería En la boca del ducto su compañero esperaba instrucciones para encender el aparato cuando, de pronto, un chispazo causó una explosión, tan intensa, que el técnico que se hallaba dentro desapareció El otro fue encontrado cercenado y calcinado Después de hacer el registro oficial del incidente, la Dirección de Protección Industrial de Pemex-Petroquímica lamentó las muertes mediante un boletín y se desentendió de los hechos La UNAM hizo lo mismo, y jamás regresó a la monoboya a recoger los instrumentos, herramientas y pertenencias de los investigadores universitarios, a pesar de que Pemex culpó a los ahora fallecidos de haber llegado a hacer estudios en lugares prohibidos Pemex se "lavó las manos con sal", pues juraba que la línea del oleoducto estaba limpia y que personal de la empresa supervisó los trabajos, asegura Rodrigo Pérez, director del Diario del Istmo El contrato 4500140409, suscrito entre Pemex y la UNAM, no especifica las zonas donde se realizarían los trabajos de remediación ambiental en la laguna Rabón Grande Pero sí puntualiza que la obra costaría 12 millones 600 mil pesos, que terminaría el 30 de noviembre de 2005 y que, en caso de daños y perjuicios, ninguna de las partes sería responsable Pese a que ingenieros del Complejo Pajaritos aseguran que la monoboya está resguardada por la Procuraduría General de la República (PGR), es vigilada sólo por un trabajador petrolero Ocultamiento y hartazgo Mientras Pemex manifiesta su indiferencia ante los hechos, los nanchitecos protestan por el desdén de las autoridades Aquí la gente no teme vivir sobre ductos entrelazados que transportan petroquímicos, petróleo crudo y otros productos, cuyos olores marean, irritan, enferman Lo que le asusta son los derrames de petróleo, gasolinas, aceites o naftas y gases peligrosos Entre murmullos, advierten: "En cualquier momento volamos todos" Pero más que los fétidos olores, los envenenan la indiferencia de Pemex, el silencio del gobierno federal y el hecho de que la paraestatal abandone la infraestructura petrolera regional, que ofrece 30% de la producción nacional de crudo A finales de los años sesenta y principios de los setenta, se construyeron los complejos Pajaritos, Morelos y La Cangrejera Luego, desde su constitución en 1988 por decreto del entonces gobernador Fernando Gutiérrez Barrios, Nanchital fue uno de los enclaves de las empresas petroleras Aquí se desarrolló con amplitud la petroquímica Se instaló la red de ductos de norte a sur del país y se desarrolló la mezcla mexicana de petróleo, la más cara a nivel nacional Treinta años después, la estructura petrolera de Nanchital se desangra por sus ductos corroídos, pandeados, descuidados y expuestos a las inclemencias del clima tropical Algunas plantas petroquímicas no funcionan En La Cangrejera están desamparadas las de Cumeno y Acetaldehído En Pajaritos, sólo opera 60% la de Derivados Clorados 3, pese a que Pemex invirtió millones de dólares para reconfigurarla, y está en reparación la de Etileno 2 En Morelos, mientras tanto, la planta de acrilonitilo nunca ha operado Es un "elefante blanco", dicen los lugareños En esta cabecera municipal, ubicada en la llanura costera del golfo sur, en el sureste veracruzano, los focos rojos están encendidos desde 1995 De julio a diciembre de ese año se reportaron seis fugas de petróleo, gas LP, propileno y combustóleo Diez años más tarde, la situación ha empeorado El crudo y los petroquímicos que circulan por las venas de los complejos petroquímicos o de la Estación Palomas -productora de la mezcla mexicana de petróleo- brotan al medio ambiente por los agujeros del descuido Y los nanchitecos se hartan El viernes 22 de julio, dos ingenieros de Pemex-Petroquímica visitaron la colonia Los Mangos, lugar donde se reportó la fuga de amoniaco del 13 de abril Removieron la tierra y surgió de nuevo el olor Los lugareños se asustaron Salieron de sus casas, se plantaron frente a los ingenieros y protestaron porque Pemex no los ha indemnizado No les hicieron caso Sólo tenían instrucciones de revisar la zona Molestos, los nanchitecos retuvieron su camioneta y no los dejaron ir hasta que llegaron el contador de Pemex-Petroquímica de la región, Manuel Ríos, y el director de Gobernación municipal, Jesús Bracamontes La tarea del funcionario local fue supervisar que Pemex cumpliera "sus promesas" de pagar los daños y perjuicios a los afectados por la fuga, porque desde abril, dice, ha visto "el poco interés" de la paraestatal El contador Ríos se presentó como mediador entre la comunidad y Pemex Les avisó que el 25 de julio darían el primer pago a 82 afectados que vivieran a 500 metros a la redonda, y les prometió que "la próxima semana" estarían "todos perfectos" La gente no le creyó "Pemex nos engaña Nos dice que mañana, que el viernes, que el lunes No nos ha cumplido", reclama Eva "En este lugar estamos expuestos a todo" Su madre, la señora María Chiquito Sánchez, de 63 años de edad, se fracturó un pie el día del accidente y ni siquiera el Seguro Popular puede atenderla, pues entre los servicios de salud que brinda a personas de escasos recursos no están previstos los análisis de laboratorio La señora necesita una biopsia para que los médicos la diagnostiquen Mientras tanto, está postrada en una cama, inmóvil, sin poder ir a trabajar, porque a su edad se ganaba la vida como empleada doméstica Aunque la atienden en el hospital regional de Pemex de Minatitlán, el servicio es lento y espaciado, pues no es derechohabiente "Estoy enojada porque mi esposo no trabaja en Pemex; mi madre está enferma a causa de esto, y sí le dan el servicio, pero es tan lento que debo andar tras ellos (los representantes de Pemex)", explica Eva Indignados, los colonos cuestionaron la actitud de Pemex: "¿Por qué lo hacen? ¿Qué no somos humanos? La única diferencia es que ellos tienen dinero y nosotros somos pobres", dice un señor que no puede trabajar por los mareos y los dolores de cabeza Seis días antes, pobladores de la comunidad La Concepción, en Minatitlán, liberaron los camiones de Pemex que mantuvieron retenidos por dos días, en demanda de la remediación de la laguna Mezcalapa, asociada al río Espanapa, contaminado en marzo Se quejan de que el crudo derramado en esa zona, donde hay 15 pozos inoperantes con petróleo confinado, mermó la principal actividad de los lugareños: la pesca Las pequeñas fugas que gota a gota llenan los canales, creados por Pemex para operar los pozos petroleros, forman "fantasmas de aceite" que se mezclan con la laguna La Concepción, repleta de lirio Cuando Pemex ha querido "remediar" el lugar, entierra el crudo recuperado en la tierra, asegura un pescador El 25 de mayo hubo un derrame en la Estación Palomas, donde se hace la mezcla mexicana (petróleo Maya, Olmeca y del Istmo), cuya cotización hasta junio fue de 4610 dólares por barril Se producen 1 millón 838 mil barriles diarios Un obrero petrolero -en el anonimato por temor a represalias- fue testigo de la fuga que afectó la colonia La Guadalupe y contaminó tres hectáreas Narra la forma de operar de la empresa Saint Martín Construcciones y Servicios Ecológicos, encargada de "limpiar" la zona Simplemente, señala, "los trabajadores tenemos la orden de enterrar el hidrocarburo y ocultar el accidente", dice Sin el equipo necesario para esta labor, tres de los 75 obreros que participaron en la remediación sufrieron quemaduras en la piel por el contacto directo con el crudo, y fueron despedidos El caso de la Estación Palomas no es el único sin difusión en la prensa De enero a marzo de este año se reportaron cinco accidentes por fugas de combustible en Hueyapan de Ocampo; en los municipios Omealca y Agua Dulce, en la colonia El Palmar, en el rancho San Rafael y en el pozo Tajín 337, de la línea Poza Rica-Altamira, en Coatzintla, Veracruz Y hay más El maquillaje En un recorrido que hizo Proceso por las 38 vías de ductos de Nanchital, así como por el derecho de vías de la paraestatal en la región, pudo comprobar el mantenimiento simulado que se da a las tuberías Ductos corroídos son "resanados" con una capa de pintura que sólo cubre lo oxidado, aunque estén rotos Los racks (conjunto de tuberías que transportan petroquímicos, crudo, gases o naftas) se pudren poco a poco por la corrosión; es su cáncer y, como el cáncer, provoca la muerte si no se detecta a tiempo Pemex usa pintura blanca, negra o roja para simular que les dio mantenimiento Los poliductos, gasoductos, gasolinaductos, naftaductos y combustoleoductos que corren de Nuevo Teapa a Veracruz, así como los juegos de válvulas donde entroncan -ubicados en el centro de la ciudad de Nanchital-, están pintados por la parte superior del tubo; la inferior se queda intacta, rota, corroída, sucia Lo mismo sucede con los cuatro gasoductos de Cactus a San Fernando; de Estación Palomas a Coatzacoalcos; de Nuevo Teapa a Estación 3 y de Pajaritos a Mina, y con los siete ductos de propileno, paraxileno, benceno y amoniaco de Los Cocos a Nanchital Cerca del río Coatzacoalcos está el deportivo José María Morelos y Pavón, propiedad de la sección 11 del STPRM, donde se instalaron por lo menos tres juegos de válvulas deterioradas pero funcionales Algunas de estas líneas están en operación; otras son líneas muertas y, por ende, son más peligrosas, porque confinan los productos químicos que, en cualquier momento, podrían explotar Pero la "reparación" de ductos más extraña que hicieron trabajadores de Pemex fue en el gasoducto que existe entre el complejo La Cangrejera y Minatitlán, al que la empresa le colocó palos como soporte porque estaba pandeado El agua acelera la corrosión de un ducto En el arroyo Tepeyac, que desemboca en el río Coatzacoalcos, los oleoductos cruzan el río Este afluente está muy contaminado debido a los más de 10 derrames de crudo que ha padecido desde la instalación de los conductos petroleros Una de esas líneas, que corre de Nuevo Teapa a Poza Rica, es la misma que provocó el derrame de alrededor de 20 mil barriles de crudo en el río Coatzacoalcos, el 22 de diciembre del año pasado, y en ella se detectaron 900 fallas El oleoducto de 48 pulgadas de la línea Nuevo Teapa-Veracruz está literalmente podrido en el punto por donde cruza el río Gapaloapa, y en el mismo estado se halla el gasoducto de la línea Cactus-San Fernando "Esto es puro maquillaje", resaltó el exalcalde Ricardo Castelo, actual encargado de la Administración Portuaria Integral Municipal de Nanchital A estos casos se suma por lo menos una decena de fugas menores de petróleo en ductos rotos que causan pérdidas a la paraestatal y dañan el medio ambiente y a los pobladores Lo increíble es que, ante este tipo de hechos, Pemex "prefiere el desdén y la mentira", se quejan petroleros congregados en el Frente Sindical Democrático 1 de Mayo de Nanchital, agrupación disidente de la Sección 11 del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) Cándido Román, uno de los disidentes que describe los ductos como lo haría con las líneas de su mano, elaboró un proyecto para contrarrestar los efectos de la corrosión Empleado transitorio de Pemex desde hace 18 años, el petrolero presentó el 11 de julio pasado este plan al gobernador de Veracruz, Fidel Herrera, pero no ha recibido respuesta Para Pemex, echar a andar el método de Román es muy sencillo, pues son acciones que ya realiza la paraestatal, pero de manera inadecuada Román propone, entre otras cosas, aplicar con corrección la instalación de "testigos de la corrosión", las inspecciones ultrasónicas, las "corridas de diablos instrumentados", la protección catódica y los inhibidores de los efectos, acciones que estarían complementadas por otros 10 pasos dirigidos a mantener en buen estado las tuberías petroleras Para los petroleros del Frente Sindical, resulta sospechosa la reciente oleada de accidentes en ductos petroleros en Veracruz y Tabasco, así como el hecho de que Pemex sigue desatendiendo el mantenimiento Creen que es una estrategia para justificar la privatización de la industria petrolera mexicana "Se arman estos accidentes porque quieren que Pemex pase a manos de particulares", reacciona Castelo, y opina que la privatización sería un error letal para la economía mexicana, porque dejaría de recibir 40 o 50% de impuestos que paga la empresa petrolera a la Secretaría de Hacienda, y las únicas beneficiadas serían las empresas extranjeras Mientras tanto, los desastres de Pemex provocados por derrames y explosiones sigue la misma ruta de la pobreza: el sur del país

Comentarios