Gran Bretaña: La policía, con licencia para matar

lunes, 8 de agosto de 2005
Londres, 8 de agosto (apro) - La muerte por "error" del inmigrante brasileño Jean Charles de Menezes, de 27 años y ejecutado el 22 de julio por tres agentes de la policía británica en el metro de Stockwell (sur de Londres), confundido como terrorista, desató un debate nacional sobre los métodos policiales de "tirar a matar" y de detenciones a personas según su raza y origen En medio de ese debate quedó la comunidad musulmana, que ha sido blanco no sólo de ataques racistas (se ha reportado ya un aumento del 600% sólo en Londres), sino de operativos por parte de la policía en búsqueda de "células durmientes" Ante ello, líderes religiosos y comunitarios musulmanes expresaron la semana pasada su preocupación y temor ante medidas que consideran "racistas" por parte de la policía británica Los servicios de seguridad informaron que harán detenciones y revisiones a "sospechosos" de distintas etnias, a pesar de que el gobierno de Tony Blair, que es visto como tolerante y abierto hacia otras culturas y minorías étnicas del país, se apresuró a asegurar que los musulmanes "no serán discriminados" Los grupos y líderes religiosos musulmanes mostraron su enojo y preocupación por las políticas "discriminatorias" de la policía contra los musulmanes del país, quienes, según esas organizaciones, "serán blanco de detenciones y métodos para ser revisados en el sistema de transporte" En Londres, como también en ciudades con alto número de musulmanes como Birmingham, Leeds, Bradford y Manchester, agentes de seguridad armados con ametralladoras y pistolas de descarga eléctricas Taser, ya han comenzado a revisar a personas sospechosas, en su mayoría jóvenes de origen asiático, ante el temor de que células "durmientes" puedan lanzar un tercer ataque en la capital británica La semana pasada, la viceministra del Interior, Hazel Blears --quien comenzó el miércoles 3 en la ciudad de Oldham (norte de Inglaterra) una ronda de ocho reuniones con líderes musulmanes--, aseguró que esa comunidad "no será discriminada por la policía" Y garantizó a los musulmanes británicos que las redadas y detenciones se realizarán sólo cuando exista información de inteligencia que las apoye, y "de forma proporcional, justa y no discriminatoria" Para muchos musulmanes británicos las palabras de Blears no fueron más que eso: palabras Y es que poco antes, el alto comisionado para la Policía del Transporte Británico (PTB), Ian Johnston, dijo que su equipo de agentes policiales "no perderá tiempo revisando a pequeñas ancianas blancas" y buscará a los "grupos de peligro", en referencia a personas de tez oscura, con rasgos asiáticos, en su mayoría jóvenes En ese sentido, Abdullah Allah, miembro de la Autoridad de la Policía Metropolitana, pidió cordura ante las políticas de seguridad que, según el experto, "podrían dañar las relaciones raciales comunitarias, cuando miles de musulmanes británicos se sientan marginados o teman ataques revanchistas" Tres británicos de origen paquistaní y un inmigrante jamaiquino cometieron el ataque del 7 de julio en Londres, en el que murieron junto con otras 52 personas, y 700 resultaron heridas Los responsables de los atentados del 21 de julio, que fallaron en hacer detonar sus bombas en el sistema de transporte londinense, eran en su mayoría inmigrantes de origen norafricano Muchos musulmanes británicos en Londres consideran que existe racismo en su contra por parte de la policía Después de los atentados indicaron que ese sentimiento ha crecido "Como joven musulmán que soy, me siento totalmente alienado por la policía, que nos mira a todos como sospechosos", declaró Fuad Ali, periodista del prestigiado periódico londinense Muslim Weekly, el más leído por la comunidad islámica de Gran Bretaña También se sumó a la voz de preocupación el propio superintendente Ali Dizaei, portavoz de la Asociación Nacional de Policías Negros, quien declaró que aunque el "perfil racial" es aceptable para que la policía lleve a cabo detenciones o realice revisiones a sospechosos "de forma respetuosa", estas medidas "podrían tener un efecto bumerang" Pocos días después de los atentados en Londres, Blair ya se había reunido en su residencia de Downing Street con 25 líderes religiosos y comunitarios musulmanes, incluidos funcionarios del Consejo Musulmán de Gran Bretaña, que reúne a unas 400 organizaciones islámicas del país Sin embargo, esas reuniones fueron criticadas por muchos sectores del mundo musulmán por carecer de un vínculo real con la población islámica británica El debate es alimentado también por el Partido Conservador, segunda fuerza política del país David Davies, uno de sus dirigentes, pidió al gobierno terminar con sus políticas de multiculturalismo y enfocarse en integrar a los inmigrantes que viven en el país, pues de lo contrario, dijo, se "generan los valores de los terroristas suicidas" En tanto, el clérigo moderado Zaki Badawi, director del Colegio Musulmán de Londres y secretario general del Consejo de Mezquitas e Imanes, instó a las mujeres musulmanas de Gran Bretaña a evitar vestir el tradicional velo islámico (hijab), tras el aumento de ataques racistas y religiosos a musulmanes en el país Para Badawi una mujer vistiendo la hijab en las circunstancias actuales "podría sufrir agresiones de grupos irresponsables" Por ende, ella no debe vestir este velo La preservación de la vida es una prioridad mayor a la apariencia, tanto en el vestir como en el hablar, agregó Después de mil 600 casos de reportes de agresiones "revanchistas", un grupo de mujeres islámicas de Oldham informó a las autoridades haber sido blanco de continuos ataques racistas desde los atentados de Londres Rasheda Khatun, de 20 años, narró frente a las cámaras cómo las mujeres musulmanas de Oldham fueron "agredidas e insultadas" y, en un caso, una joven que vestía la hijab no le fue permitido entrar a una oficina de correo Khatun dijo entre lágrimas que "si llevamos nuestras ropas tradicionales, nos miran con mala cara, especialmente si tenemos el velo La gente nos mira con cara extraña y hostil, lo que nos hace pensar: ?¿Qué hemos hecho para merecer esto? Pasaba antes de las bombas, y ahora ha empeorado Sucede con mujeres en la calle, en los lugares de trabajo, en los supermercados", continuó la joven Durante la reunión con los líderes musulmanes, la ministra Blears aseguró que la policía usará todo el rigor de la ley, para detener a aquellos responsables de ataques contra musulmanes La funcionaria se apresuró a indicar que su gobierno no tolerará ningún tipo de agresión racista o de tono revanchista contra la comunidad musulmana Pareció una coincidencia del destino que justamente el pueblo elegido para la primer reunión entre el gobierno y los grupos musulmanes fuera Oldham, vecino a Manchester, y escenario en 2001 de violentos enfrentamientos entre miembros de la comunidad musulmana y la policía, que terminaron con una veintena de heridos y daños a viviendas y vehículos En aquella ocasión, los vecinos y miembros de esa minoría étnica y religiosa del país protestaban contra las agresiones racistas de la comunidad británica blanca a grupos y organizaciones musulmanes Hoy, casi cuatro años después, muchos temen que esos tristes incidentes vuelvan a repetirse, esta vez, con consecuencias más trágicas para la población musulmana

Comentarios