Los impactos turísticos

martes, 17 de enero de 2006
México, D F, 16 de enero (apro)- Por sus valores económicos y de identidad social, el patrimonio cultural ha dejado de ser, desde los últimos 20 años, tema exclusivo de las disciplinas de la historia, la arquitectura, la arqueología o la etnografía, para convertirse en un tema de interés social Así lo considera el arquitecto venezolano Ciro Caraballo Perichi, profesor de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Central de Venezuela, quien analizó los impactos del turismo en el patrimonio cultural durante su participación en el pasado Symposium Internacional de Conservación del Patrimonio Monumental Y no es que considere que el turismo es dañino per se para los monumentos o sitios patrimoniales, pero, estableció, sencillamente tiene otras prioridades, que no son necesariamente la conservación o la preservación de un bien cultural a futuro Incluso, no descartó que, entre el patrimonio y el turismo, haya líneas coincidentes que puedan tender puentes, "pero sus principios fundamentales son radicalmente distintos" En su opinión, a diferencia del objetivo de "conservación" de quienes se interesan por el patrimonio, el turismo, "por su fuerza en el mercado, está obligado al cambio permanente", por lo que hay una "dicotomía" entre las dos disciplinas Agregó que el turismo no sólo explota los sitios patrimoniales, sino que, en muchas ocasiones, aunque sus viajes y promociones no estén ni cercanamente relacionados con algún sitio en particular, utilizan la imagen del patrimonio sin aportar a cambio "ni un centavo": "Es un tema que debemos discutir: el derecho de uso de la imagen de la publicidad en general y, particularmente, del turismo, se promocionan con imágenes patrimoniales sitios cercanos más o menos que no tienen absolutamente nada que ver con ellos", dijo Y propuso una especie de "derecho de marca" para establecer que se debe pagar un porcentaje por el uso de las imágenes patrimoniales tanto en promociones turísticas como comerciales Si bien, dijo el especialista, el turismo genera empleo y recursos, su desarrollo no puede ni debe darse en detrimento de la calidad de los servicios urbanos de las ciudades donde se explota el turismo Puso como ejemplo el hecho de que, en algunas ciudades, las autoridades municipales destinen recursos para policías turísticas o para limpiar sitios turísticos, desatendiendo la seguridad o limpieza de otras zonas de la ciudad "No se puede poner todo en función del turista; más bien el turista debe aportar para que la ciudad funcione", señaló El arquitecto alertó sobre la necesidad de lograr que los proyectos turísticos tengan como principales consumidores a la población local de los sitios turísticos, puesto que el turismo "es altamente sensible a problemas contemporáneos" Explicó que, cuando el atentado a las Torres Gemelas de Nueva York, el turismo tuvo una caída Si se suman problemas como el narcotráfico, el terrorismo, el racismo o pandemias, como la gripe aviar, dijo, "ninguna ciudad turística será sostenible" Se debe lograr, agregó, que sean los habitantes de las ciudades y los visitantes nacionales quienes mantengan la sostenibilidad del turismo De lo contrario, "estamos en un proceso de suicidio" Por ello, añadió, se debe considerar que la concepción del patrimonio ha cambiado y hoy ya no es una visión unitaria: "Para quien estudia el objeto patrimonial, su historia, ese es el sentido del patrimonio Pero la valoración es un tema históricamente cambiante Hace años el discurso de México era un discurso nacionalista construido sobre valores unitarios y haciendo énfasis sobre un determinado momento de la historia o dos momentos de la historia: el prehispánico y el revolucionario" Ahora, concluyó, cada ciudad, estado o localidad participa en la construcción de sus propias valoraciones patrimoniales, y eso ha traído consigo cambios tanto en los criterios como en los procesos legales de conservación