Bahía de Manzanillo, retos y riesgos

miércoles, 18 de enero de 2006
* Impugnan permiso de Semarnat a obras de ampliación del puerto Colima, Col , 17 de enero (apro)- Las obras de ampliación del puerto de Manzanillo, cuya manifestación de impacto ambiental fue autorizada recientemente por la Semarnat, reducirán claramente la cubierta vegetal de manglar, palmar y bosque espinoso, con implicaciones económicas locales significativas, aparentemente mayores a la inversión total estimada y al beneficio que se recibirá en la localidad, sostiene Hugo Zolezzi Ruiz, investigador del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Promovidas por la Administración Portuaria Integral de Manzanillo SA, las obras avaladas por la dependencia federal forman parte del proyecto "Puerto de Manzanillo Programa Maestro de Desarrollo 2000-2010" La ampliación de la infraestructura portuaria, prevista para la zona norponiente de sus instalaciones actuales, abarca una superficie de 9805 hectáreas, que serán destinadas para las siguientes acciones: Incremento de la superficie de agua del recinto mediante el dragado y extracción de 4 millones 743 mil 600 metros cúbicos de material; construcción de siete nuevas posiciones de atraque (de la 16 a la 22); ampliación de áreas para el manejo de contenedores de las terminales especializadas en 86 hectáreas, y la construcción de vialidad interterminales con 3 mil 322 metros de longitud Las obras autorizadas conllevan la modificación de casi cien hectáreas de la zona, entre ellas la destrucción de 30 hectáreas de manglar en esa población costera En su estudio "La valuación económica de los servicios ambientales urbanos como herramienta dentro de los instrumentos de planeación del uso del suelo urbano", Zolezzi afirma que el proyecto de ampliación del puerto modificará la oferta de los servicios ambientales, situación que tendrá implicaciones en la regulación del microclima, al eliminar la cubierta vegetal de manglar y bosque espinoso A juicio del académico, "la temperatura ambiente local, alrededor del la zona afectada, se incrementará en verano debido al calor específico y el bajo coeficiente de pérdida de calor de los materiales de construcción utilizados en los patios de contenedores En invierno se reducirá la temperatura por la acción directa de los vientos Habrá entonces un incremento en el consumo de la energía eléctrica demandada por los sistemas de calefacción y aire acondicionado para mitigar el efecto de las variaciones de temperatura en las casas habitación, comercios e industrias" En consecuencia, esta situación "se traduce en una mayor emisión de gases de invernadero a nivel global, al aumentar la producción del sistema eléctrico nacional fuera de las horas pico, que es donde trabajan los sistemas hidroeléctricos, lo que implica, por otro lado, un incremento en el gasto de energía eléctrica de los habitantes locales, generando un pago del servicio de energía eléctrica mayor, lo que se reflejaría en el detrimento de la calidad de vida y el aumento del consumo de agua potable" Por otro lado, añade el investigador, la fijación de carbono será disminuida al eliminar la cubierta vegetal de manglar en 306 hectáreas, bosque espinoso en 454 hectáreas y palmar en 26 hectáreas, además que se reducirá la capacidad de filtración y remoción de partículas finas suspendidas en mil 530 toneladas por año, lo que impactará significativamente la salud pública de la ciudad, representando costos económicos para el sector de salud público y privado Por si esto fuera poco, comenta el doctor Zolezzi, las medidas para mitigar la generación de ruido, por la operación de barcos, grúas, vehículos y demás maquinaria utilizada en la operación del puerto, involucra la construcción de una barda de mitigación de ruido, lo que modificará el paisaje natural urbano significativamente El especialista refiere que la compensación económica otorgada al gobierno del estado por el cambio de uso del suelo fue de 10 millones de pesos, a precios de 2004, pero hace notar que el procedimiento del cálculo y la determinación de esta cantidad no fue difundido públicamente, por lo que resulta necesario establecer un criterio público de valuación del suelo, ya que "si realizamos un cálculo estimativo, observamos que la compensación pagada al gobierno estatal por el cambio de uso de suelo fue, para la superficie en cuestión de 150 hectáreas, de 66 pesos para 2004" Así también, apunta el académico, al reducir la cubierta vegetal de la laguna en 102 hectáreas por el desarrollo de la obra de ampliación del puerto de Manzanillo, se incrementará la eutrofización del agua del embalse, ya que se reducirá la capacidad natural del sistema para el tratamiento de aguas residuales, resultando en alteraciones en todos los niveles tróficos del ecosistema, por la producción de zonas anóxicas, ya que no existe hasta el momento un modelo matemático de circulación de corrientes de agua, que garantice la calidad del líquido del embalse en el escenario de la ampliación del puerto, y que considere los factores oceanográficos de la bahía de Manzanillo Según Zolezzi, las manifestaciones de impacto ambiental en México deben entrar en una nueva era, en donde no sólo se consideren los impactos ecológicos locales, regionales y "globales", pues "ahora debemos considerar también el costo desde la perspectiva económica de los servicios ambientales" En ocasiones, añade, una manifestación de impacto ambiental, incluso de carácter regional, no refleja las implicaciones económicas locales que se producirían por el desarrollo del proyecto de ampliación portuaria Advierte que el desarrollo de cualquier tipo de infraestructura dentro de las zonas urbanas produce un efecto de "cascada ecológica" y ambiental en los ecosistemas urbanos y, por ende, en la calidad, el mantenimiento y la conservación de los servicios ambientales urbanos Por lo tanto, propone: "La localización de la ampliación del puerto de Manzanillo deberá establecerse en una zona en donde los efectos de cascada involucren los menores costos económicos, asociados a la pérdida de los servicios ambientales" En relación con las políticas de planeación del uso del suelo, Zolezzi indica que éstas deben ser acordes a la realidad nacional y mundial, que integren la conservación y restauración de ambiente y la biodiversidad Sostiene: "No podemos establecer únicamente políticas aplicadas y desarrolladas en países del Primer Mundo, como Estados Unidos, o países del norte de Europa; o más aún, políticas desarrolladas por organizaciones internacionales", sino que "debemos crear la capacidad necesaria, a escala nacional, para enfrentar nuestros propios problemas con una perspectiva universal del ambiente y la biodiversidad desde dentro de nuestro país" Considera que para lograr este objetivo, es necesario inducir cambios culturales en las distintas esferas de la sociedad, pero dice que éstos solamente se pueden lograr a través de la educación, aplicando políticas, programas, planes y proyectos educativos de carácter transgeneracional, que integren los nuevos conceptos económicos ecológicos "Estas acciones no sólo deberán aplicarse en escuelas, universidades o centros de investigación, sino también en la cámaras legislativas, en el seno del Poder Ejecutivo, dentro de las Cortes de justicia y demás sitios en donde la gente participe en la toma de decisiones sobre los temas ambientales y de biodiversidad"

Comentarios