"El Chapo", "capo del sexenio"

viernes, 20 de enero de 2006
Este día se cumple exactamente un lustro de la fuga de Joaquín Guzmán Loera, y desde ese 19 de enero del 2001, nada se sabe del paradero del narcotraficante sinaloense, quien se evadió del penal de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco, tras burlar todos los sistemas de seguridad de la prisión México, DF, 19 de enero (apro)- Tras su fuga, por lo menos en dos ocasiones Joaquín Guzmán Loera ha estado a punto de ser capturado, según el subprocurador José Luis Santiago Vasconcelos, quien rechaza que "El Chapo" sea el "capo del sexenio", pues según él no existe ninguna protección oficial que lo favorezca; por el contrario ?alegó? "estamos investigando prácticamente a todos sus familiares, porque la mayoría de ellos tienen relación con el negocio de las drogas y el lavado de dinero" Pero luego de un lustro de búsqueda, las autoridades federales sólo se han limitado a difundir que el capo Guzmán Loera nunca ha salido del país, y que al menos en un par de ocasiones ?una en el Estado de México y otra en el municipio de La Tuna, Sinaloa? han estado a punto de recapturarlo Luego de su escape, Guzmán Loera no sólo se convirtió en la "amenaza del sexenio", sino en el hombre más buscado dentro y fuera de México, pues informes de la PGR sostienen que tan pronto recobró su libertad, "El Chapo" Guzmán se reincorporó al negocio de las drogas, para lo cual tejió alianzas, colocó sus piezas en diversas entidades y así pudo consolidar su empresa criminal De acuerdo con informes de Santiago Vasconcelos, tan pronto "El Chapo" se evadió del penal de Puente Grande ?llevaba poco más de siete años recluido, tras su captura en Guatemala, en 1993?, recibió el apoyo de uno de los hombres más poderosos del narcotráfico: Ismael "El Mayo" Zambada, a quien se le atribuye, incluso, el otorgamiento de diversos apoyos financieros supuestamente para facilitar su fuga Fue el propio Zambada García ?integrante de la vieja guardia de narcotraficantes que operaba con el extingo Amado Carrillo Fuentes? quien dio cobijo a Guzmán Loera, pues carecía de recursos económicos Además, luego de su reclusión, primero en Almoloya de Juárez y luego en Puente Grande, Guzmán Loera, según la PGR, había perdido prácticamente todos los contactos que le garantizaban el suministro de drogas Guzmán Loera surgió en el mundo del narcotráfico al lado de Miguel Ángel Félix Gallardo, considerado uno de los capos más sólidos de su tiempo, cabeza del cártel de Sinaloa, que en la década de los ochenta vivió su esplendor Tras su encarcelamiento, a finales de los ochenta, Félix Gallardo repartió el territorio: al "Chapo" le otorgó Mexicali y San Luis Río Colorado, pero pronto se confrontó con los hermanos Arellano Félix, quienes prácticamente terminaron echándolo de su zona Así empezó una de las luchas más cruentas por el dominio de las "narco-rutas" Según la PGR, otros personajes que influyeron en la formación de Guzmán Loera dentro del negocio del narcotráfico, fueron los hermanos Beltrán Leyva, cabecillas importantes del cártel de Sinaloa, quienes actualmente son socios de Guzmán Loera De la información que sobre "El Chapo" dispone la Siedo, se desprende que, luego de su fuga, anduvo varios meses a salto de mata, yendo de un lugar a otro y completamente desesperado, pues el apoyo de Zambada García no llegó inmediatamente, debido a que el sinaloense era un factor de riesgo debido a su reciente evasión Meses después, sin embargo, Guzmán Loera empezó a rearticular al cártel de Sinaloa, organización criminal que logró un reposicionamiento en el negocio de las drogas con la división que sufrió el cártel de Juárez, ya que Vicente Carrillo Fuentes, de acuerdo con la PGR, se quedó solo al frente de la organización, en donde también juega un papel relevante su sobrino, Vicente Carrillo Leyva, hijo de Amado Poco a poco, Guzmán Loera fue consolidando su empresa criminal: junto con él se sumaron al cártel de Sinaloa Juan José Esparragoza Moreno, "El Azul"; debido a una presunta confrontación con Vicente Carrillo Fuentes ?la cual surgió tras el asesinato de Rodolfo Carrillo, en septiembre del 2004?, Ismael Zambada García habría roto relaciones con Vicente y se sumó al cártel de Sinaloa A esta misma organización también pertenecen los hermanos Beltrán Leyva, mentores y socios de Guzmán Loera Así, el cártel de Sinaloa se consolidó como la organización más poderosa del sexenio, la cual tiene amplias conexiones dentro y fuera de México, y es de las principales interesadas en apoderarse del control de la frontera más codiciada: Nuevo Laredo Ese proyecto surgió poco después de la fuga de Guzmán Loera, quien emprendió la oleada de violencia más aguda de los últimos años, pues le declararon la guerra al cártel del Golfo, cuyo líder, Osiel Cárdenas Guillén, siguió defendiendo el territorio a pesar de su encarcelamiento Fuga de 30 millones de dólares Al término del sexenio de Ernesto Zedillo, la seguridad de los penales federales se veía sólida Alomoya de Juárez y Puente Grande, según se decía entonces, habían sido diseñados para recluir a los más temibles delincuentes y se consideraba que su seguridad era inviolable Pero al ejecutar su plan de fuga, el cual había empezado a diseñar por lo menos dos años atrás, Guzmán Loera vulneró la supuesta imbatible seguridad de los penales, y aunque existen versiones en el sentido de que habría pagado 30 millones de dólares para fugarse, la indagatoria que entonces realizó la UEDO no acreditó tales hechos, pero en cambio sí comprobó que el escape fue producto de un plan bien articulado, en el que se involucraron altas autoridades de la prisión, entre otros, el director del penal, Leonardo Beltrán Santana En esa investigación, que en su momento se le entregó al procurador Rafael Macedo de la Concha, quien quiso saber cómo se había fugado Guzmán Loera, también se desprende que tanto los directivos del penal como los custodios colaboraron con "El Chapo", además que se acreditó que el capo ejercía un dominio pleno en la prisión, pues no sólo se daba el lujo de organizar fiestas, sino que se le surtía de viagra, alcohol y, por si fuera poco, dictaba el menú del día De las más de 450 declaraciones ministeriales que se tomaron, dentro y fuera de la prisión para conocer los pormenores de la fuga, también se acreditó que altas autoridades federales habrían tenido conocimiento de que en el penal de Puente Grande se estaba gestando una maniobra de evasión Precisamente esa fue la razón por la que el entonces subsecretario de Seguridad Pública federal, Jorge Tello Peón, acudió al penal de Puente Grande la mañana del 19 de enero del 2001 Entre otras instrucciones, Tello ordenó a Beltrán Santana que cambiaran de celda a Guzmán Loera, a Héctor "El Güero" Palma Salazar, y al "Texas", compañeros de celda de "El Chapo", pues los consideraban peligrosos Las indicaciones, sin embargo, no se cumplieron sino hasta la medianoche: a esa hora, Beltrán Santana acudió a la celda de Guzmán Loera para cambiarlo de celda y traspasarlo a otra zona más segura --Joaquín Guzmán Loera ?gritó un colaborador de Beltrán Santana El interno no respondió y, casi al instante, se ordenó la búsqueda del capo, quien no estaba en el interior de la prisión, pues según la investigación de la PGR la evasión se produjo entre las 19:30 y las 20:00 A cinco años de distancia, nada se sabe del paradero de Guzmán Loera Luego de confirmarse la fuga, las autoridades responsables de la seguridad en los penales y del combate al narcotráfico, no daban crédito a tal hecho Prácticamente todos los directivos del penal, incluido los custodios, fueron arraigados y sometidos a investigación Más de 250 funcionarios del penal de Puente Grande terminaron encarcelados por ese hecho, pero a un lustro, al menos los altos directivos de la prisión aún no reciben sentencia: es el caso, por ejemplo, del exdirector Leonardo Beltrán Santana, de quien su abogado, Antonio Maluf, afirma: "Mi cliente quedará en libertad en los próximos días porque no existe ninguna evidencia o imputación de custodios, o de otros funcionarios, que lo impliquen en la fuga" Alejandro Gertz Manero, entonces secretario de Seguridad Pública federal, descartó en su momento se hayan dado facilidades para que Guzmán Loera se fugara, y atribuyó el hecho a la corrupción que permeó a todos los niveles en la prisión de Puente Grande: "Lo que pasó ese 19 de enero ?apuntó? dejará muy impresionada a la sociedad porque se podrá observar de qué tamaño es la corrupción en nuestro país"