"El Chapo", la fuga perfecta (Segunda y última parte)

lunes, 23 de enero de 2006
México, D F, 23 de enero (apro)- A cinco años del escape de "El Chapo" del penal de Puente Grande, en Jalisco, aún quedan cabos sueltos sobre los detalles de la acción Sin embargo, el periodista Ricardo Ravelo tuvo acceso al expediente de la investigación de la PGR, cuyas conclusiones integran el siguiente capítulo del libro de su autoría, "Los capos", de Plaza y Janés: Paralelamente, el ambiente interno de Puente Grande se pobló de rumores Cual publicista, el capo dejó correr la versión de que pronto sería liberado, como consecuencia del trabajo realizado por sus abogados; personalmente comunicó a varios integrantes del cuerpo de vigilancia del penal de que estaba a punto de quedar libre de cargos En sus conversaciones les habló incluso de sus proyectos y de cómo se empeñaría en desarrollarlos una vez fuera del penal, como constituir una empresa de seguridad privada, en la que tendrían cabida aquellos que confiaran en él Les prometió sueldos superiores a los que recibían por su labor dentro de la cárcel A algunos custodios, les dijo que los incorporaría como efectivos de la Policía Judicial del estado y en otros cuerpos policiacos; y unos más se irían con él de escoltas, para brindarle protección a su familia y como vigilantes de sus ranchos y casas Cada eslabón estaba perfectamente colocado dentro de la maquinaria criminal Bien aceitadas las piezas, se cumplían las etapas del plan en el más absoluto sigilo Imaginación y valor jugaban su papel Faltaban pocos días para la fuga El 13 de enero de 2001, "El Chapo" Guzmán llamó a su celda a Miguel Ángel Leal Amador y a Jaime Sánchez Flores, elementos de vigilancia del Cefereso, para informarles que deseaba ayudar al maestro del taller, "El Chito", a sacar de las instalaciones un kilo de oro --que había reunido con los residuos que recuperaba de los trabajos que hacían los internos-- Supuestamente, como "El Chito" desconfiaba del personal de seguridad, había acudido a él, pues sabía que tenía mucho dinero y que no lo iba a robar La indagatoria de la PGR detalla otros argumentos que utilizó Guzmán Loera respecto del kilo de oro: "Comentó que el maestro le ofreció que una vez que el oro estuviera afuera, se quedara con él, y que al maestro sólo le diera un dinero" Según los testimonios, el capo afirmó que a él no le interesó y no quería traicionar al director sacando el oro por los medios "normales", además que deseaba que "El Chito" se beneficiara con este asunto, obteniendo un dinero que le compensaría todos los favores que había recibido de él; quería también que ellos, Jaime y Miguel Ángel, se ganaran un dinero Señaló que deseaba hacerle ese favor al maestro del taller porque si él mismo intentaba sacarlo, lo iban a detener en el detector de metales Para facilitar las cosas, "El Chapo" Guzmán propuso a Leal Amador y a Sánchez Flores que fuera "El Chito" quien llevara el material hasta el exterior del centro penitenciario Les garantizó que atendería el rol del personal para que no tuvieran ningún problema en sacar el oro Por último, les dijo que el plan lo llevaría a cabo en los próximos días y les avisaría la fecha en que se haría la operación El martes 16 de enero, el interno Jaime Leonardo Valencia Fontes, principal operador de "El Chapo" Guzmán, ordenó al responsable de elaborar el rol de vigilancia que el viernes 19 ubicara a los oficiales que le fue mencionando, en las posiciones que a su vez indicaba con precisión En esa lista figuraron vigilantes que después fueron identificados como las piezas clave que coadyuvaron en la ruta de la fuga, lo que confirmó que el prófugo se dio el lujo de escoger a los custodios que permanecerían ese día en los lugares por los que habría de pasar para evadirse de la prisión Además, el día de la fuga, por la mañana, "El Chapo" Guzmán pagó la nómina de todo el personal a su servicio, entre ellos a los funcionarios del Cefereso El objetivo: generar buena disposición en su entorno Durante el día, llamó a su celda al personal de seguridad interna y externa del penal --tanto a mandos como custodios-- y les atiborró las bolsas de dinero Alrededor de las 13:00 horas, el penal de Puente Grande fue visitado por funcionarios de la Secretaría de Seguridad Pública, quienes acudieron a realizar un recorrido Como se relató, encabezaba la comitiva Jorge Tello Peón y lo acompañaban Nicolás Suárez Valenzuela, coordinador del área de Inteligencia de la PFP, así como Enrique Pérez Rodríguez, director de Prevención y Readaptación Social de la SSP (este personaje está ligado a Miguel Ángel Yunes Linares, sobre quien aún pesan sospechas por esa fuga) Luego de su escrutinio, el grupo instruyó al director del penal, Beltrán Santana, a que trasladara a los internos Guzmán Loera, Palma Salazar y Martínez Hernández a un área de mayor seguridad, pero el funcionario no cumplió con la indicación, según el informe de la PGR Una hora después de la visita de los funcionarios de la SSP, Valencia Fontes acudió a la celda de "El Chapo" y le informó quiénes conformaban el grupo de visitantes Momentos después, se registraron varias reuniones entre Guzmán, Palma y "El Texas" Al filo de las 15:00 horas, el director Beltrán Santana dio indicaciones para que los tres capos fueran llevados al área de conductas Personal de custodia sabe que cuando hay una instrucción de este tipo, lo procedente es efectuar el adecuado cambio de personal, para que de las reuniones sólo se entere el personal de confianza Se pudo verificar que minutos después, Beltrán Santana sostuvo una reunión secreta con los tres internos Además de las complicidades al interior de la prisión: afuera auxiliaban a "El Chapo", José Manuel Santiago de Santiago y Gerardo Javier Díaz Navarro (comandante de compañía y oficial adjunto del área exterior de seguridad, respectivamente), quienes eran los que permitían el ingreso de mujeres en horarios y fechas no autorizados, así como alimentos y bebidas alcohólicas para "el jefe" Ambos eran gratificados con fuertes sumas de dinero Junto con ellos, diez elementos más del grupo de seguridad exterior también formaban parte de la lista de incondicionales de Guzmán Loera, Palma Salazar y "El Texas" Dos días antes de la fuga, el 17 de enero, El Chapo se reunió con Santiago de Santiago, con quien afinó detalles El día del escape hizo lo propio Díaz Navarro con Valencia Fontes, secretario del capo A pesar de la visita de Tello Peón --que terminó por la tarde del día 19-- y de las instrucciones que dio para poner orden, "El Chapo", "El Güero" Palma y "El Texas" realizaron maniobras para despojarse de objetos que tenían en sus respectivas estancias El personal de seguridad y custodia interna hacía lo posible por aparentar que todo marchaba en orden, como era costumbre cuando había visitas oficiales o de revisión en el Cefereso Cada uno sabía las tareas que le correspondían: la división del trabajo estaba perfectamente trazada Los objetos que se encontraban en las estancias de los tres reos tenían que ser sacados del penal, hasta que la visita concluyera, y se guardarían en la casa de uno de los custodios, ubicada enfrente de la cárcel Como ya era habitual en este tipo de visitas, para trasladar dichos objetos se utilizaron los carritos de lavandería Ésa es la razón por la que había diversos carritos en el nivel "C" del módulo 3, lugar en el que se encontraba "El Chapo" Guzmán Jaime Sánchez Flores, oficial de vigilancia, relató a la PGR que ese día el interno Jaime Valencia Fontes lo llamó y le pidió que dijera a Miguel Ángel Leal Amador, responsable de la aduana de vehículos --ambos habían sido designados por Valencia Fontes, desde el día 16, para estar en ese sitio--, que iban a sacar la basura Valencia Fontes se dirigió hasta "el diamante" más cercano a la aduana de vehículos, donde se encontraba Leal Amador, y desde ese sitio le refirió: "Dice Fontes que van a sacar la basura que tú ya sabes" Pero Leal Amador dijo que Valencia Fontes sólo le preguntó sobre el asunto del oro Ésas fueron las señales previas a la fuga El propio Guzmán Loera y los internos Valencia Fontes y Mario Vázquez verificaron en el nivel "C", del módulo 3, el depósito que llevaba cada uno de los carritos Los auxiliares de "El Chapo" bajaron al área de ropería y, con una sábana, envolvieron un colchón que iba sobrepuesto en uno de los vehículos, el cual fue llevado al fondo del pasillo e introducido en el último cubículo Fontes y Mario Vázquez estuvieron atentos para evitar la entrada de cualquier persona Cuando Antonio Díaz, un oficial del nivel "C" del módulo, observó movimientos sospechosos, fingió no enterarse y siguió actuando con naturalidad La celda de "El Chapo" Guzmán fue preparada con una cortina para evitar que se advirtiera prematuramente su ausencia Con base en las declaraciones de los testigos y en el armado del rompecabezas de la fuga, se pudo saber que "El Chapo" Guzmán hizo todo lo posible para que en el momento de iniciar la operación de fuga y durante toda su ruta, no se generaran sospechas que abortaran su evasión Existen datos y evidencias de que un comandante de compañía, responsable de la seguridad del centro, fue enviado a una reunión del consejo disciplinario (a la que el personal con este rango usualmente no asiste), sesión, además, en la que dos internos alargaron las entrevistas en forma deliberada Paralelamente, un elemento de seguridad del módulo fue enviado por Valencia Fontes a cocina, para que hiciera un inventario de los utensilios que se habían sacado de la estancia de "El Chapo" Al mismo tiempo, Valencia se despojó de algunos objetos, mientras dos vigilantes del módulo 3 fueron enviados al módulo de comunicación para trasladar al interno Mariano Morales a una visita íntima fuera de horario, la cual fue ordenada por el propio "Chapo" a los mandos de vigilancia del centro A su vez, "El Chito" tenía la encomienda de llevar a la mujer hasta el Cefereso El encargado de una de las garitas de la parte exterior del penal era el responsable de acompañar a la visita hasta el área de comunicaciones En el guión también se preveía que "El Chito" se dirigiera hacia el módulo 3 en su nivel "C", donde Guzmán Loera estaría oculto en el interior del carrito previamente acondicionado con un colchón cubierto con cobijas Luego, uno de sus ayudantes lo conduciría desde el nivel "C" por todo el pasillo, hasta el diamante de seguridad V7, cuya puerta abriría electrónicamente Francisco Javier Vázquez Cortés, "El Vampiro" Acostumbrado a esta tediosa faena cotidiana, el vigilante sólo observó un bulto en el interior del carrito y lo dejó pasar Los videos del Centro de Control no registraron los hechos en el horario crítico "El Chito" condujo el carrito de lavandería hacia el pasillo hasta llegar al diamante de seguridad V6 Luego, se dirigió al diamante V4, a cargo de Alejandro Ledesma Pacheco Ahí fue auxiliado por el vigilante Víctor Manuel Godoy Rodríguez Ambos encontraron obstruidas, por un bote de basura, las puertas que conectaban con los diamantes V3 y V2; librado el obstáculo, continuaron el trayecto Al llegar al diamante V3, controlado por Martín Meza Lozano, esquivaron otro obstáculo y prosiguieron hacia el diamante V2, vigilado por Jorge Alberto Ávila Berber Allí se quedó Godoy y "El Chito" continuó solo hasta el diamante V1 Después de cruzar sin problemas cada uno de los pasillos, puertas y diamantes, el conductor condujo el carrito hasta el área de aduanas de vehículos En ese punto, Miguel Ángel Leal Amador, quien había sido colocado como vigilante por Valencia Fontes, advierte que se acerca un carrito En plena marcha, "El Chito" le comenta: "Es el oro del maestro", refiriéndose al paquete oculto Leal Amador abrió la puerta y el bulto fue llevado hacia la garita vehicular, ubicada a un lado de las entradas del centro, cuya vigilancia estaba a cargo de Felipe de Jesús Díaz Ruelas y Gerardo González Valdivia El Centro de Control debió registrar esa salida, pero no videograbó el lapso durante el cual "El Chito" salió con el carrito de lavandería La indagatoria arrojaría que Guillermo Paredes y el director del centro ordenaron a Gerardo López Hernández, responsable de esa área, borrar los movimientos ocurridos los días 24 y 31 de diciembre de 2000, cuando "El Chapo" Guzmán, "El Güero" Palma y "El Texas" organizaron fiestas en el interior de la cárcel Supuestamente por un error de cálculo, se habían borrado también varios minutos de grabación correspondientes al 19 de enero, en particular el lapso en el que se consumaba la fuga de "El Chapo" Guzmán La acción continuó "El Chito" cruzó la puerta y se dirigió al área del estacionamiento general, donde habitualmente cargaba su auto con los objetos o basura que sacaba de la estancia de Guzmán Loera "El Chapo" se ocultó en la cajuela del vehículo cuando se dirigían al retén principal de acceso al centro Aproximadamente a las 18:30 horas, Gerardo Díaz Navarro, comandante de seguridad externa del Cefereso, acudió a la oficina del comandante de seguridad interior, quien le comentó que a las 19:00 "El Chito" iba a ingresar al penal para sacar su horno de microondas y un extractor de jugos El responsable de la seguridad interior aprovechó para pedirle a Díaz Navarro que le informara de ello al comandante Santiago de Santiago Cumplida la orden, alrededor de las 18:45, Santiago llegó al retén principal de acceso al centro, y ordenó a Francisco José Trujillo Yépez que cuando ingresara y saliera "El Chito" no registrara nada Y en efecto, a las 19:00 llegó "El Chito" al Cefereso a bordo de un automóvil mediano color café Iba acompañado de la mujer que tenía programada una visita íntima con el interno Mariano Morales Entró sin ser revisado Entre las 20:32 y 20:43, de acuerdo con el video de seguridad que grabó las imágenes del retén "A", y con base en los testimonios recabados por la UEDO, Antonio Fernández Mora, elemento de seguridad externa, advirtió que un vehículo se acercaba al retén a una velocidad más rápida de la que era permitida Luego afirmaría que en el interior sólo vio a "El Chito" El automóvil pasó, sin detenerse, a la misma velocidad, haciendo zigzag José Manuel Santiago de Santiago, Nicolás Solís Martínez, Marco Antonio Fernández Mora, Juan Crisóstomo Cárdenas Covarrubias y Sandro Benjamín Ibarra Jiménez permitieron la salida del vehículo sin someterlo a revisión Para ocultar evidencias, Santiago de Santiago --según la investigación-- ordenó falsificar documentos y borrar de la computadora utilizada en el retén los registros de la entrada y salida de vehículos entre las 19:45 del 19 de enero y las 4:00 horas del día siguiente Entre las 22:00 y las 23:30 horas, Jesús Vizcaíno Medina, subdirector adjunto de seguridad interna del penal de Puente Grande, acudió a la estancia de "El Chapo" Guzmán en compañía de Juan José Pérez Díaz y Miguel Ángel Leal Amador Supuestamente iban para ejecutar la orden de cambiarlo al área del Centro de Observación y Clasificación, conocido como COC --¡Joaquín Guzmán Loera! --gritó uno de ellos La respuesta nunca llegó La ausencia de "El Chapo" fue reportada de inmediato a Luis Francisco Fernández Ruiz, subdirector de seguridad y custodia Éste, a su vez, le informó al director del penal, Leonardo Beltrán, quien ordenó la búsqueda del narcotraficante en todo el Cefereso Cerca de la media noche, después de un intenso rastreo, las autoridades dieron como un hecho la fuga Así, Guzmán Loera regresaba al campo de batalla y se convertiría en la pesadilla del sexenio foxista