Gran Bretaña: Pedofilia en las escuelas

lunes, 23 de enero de 2006
Londres, 23 de enero (apro) - El caso del inglés William Gibson --un pedófilo de 59 años de edad, registrado en una lista de abusadores de menores, que obtuvo empleo como maestro en una escuela primaria--, ha conmocionado a la opinión pública de Gran Bretaña, y desató una verdadera polémica en el seno del gobierno de Tony Blair, que hace tambalear el puesto de la ministra de Educación, Ruth Kelly El caso de Gibson detonó las denuncias sobre otros pedófilos, cuyas historias fueron reveladas por medios británicos de prensa y asociaciones de padres de familia y alumnos Ello obligó al gobierno de Blair a modificar las regulaciones que revisan los antecedentes de maestros y educadores británicos A principios de enero, Gibson fue suspendido de la exclusiva escuela primaria de Portchester School, en Bournemouth (sureste de Inglaterra), donde se desempeñaba como maestro de matemáticas y cálculo, después de que se supo que había abusado de una menor de 14 años en una pequeña escuela de Sunderland, en el centro del país, en junio de 1980 Los registros indican que el hombre convenció a la menor para quedar a solas en la escuela y tuvo relaciones sexuales con ella sin su consentimiento Las confesiones Gibson negó primero rotundamente las acusaciones, a pesar de que los registros de la policía británica indicaron que obligó a la menor a tener relaciones sexuales cuando era su alumna Después, confesó: "Esta relación nunca debió haber pasado No pensé lo que estaba haciendo entonces, aunque atravesaba un momento muy difícil por el divorcio de mi actual exesposa Me sentía desolado y necesitaba de alguien para hablar Nunca más repetiré un error como ese", agregó un lloroso Gibson frente a las pantallas de televisión británicas Para el pedófilo, que tiene tres hijos menores de edad, "es correcto" que los padres estén preocupados por la seguridad de sus hijos en las escuelas y que pidan mayores garantías para ello Fue incluso más allá: admitió que las escuelas británicas "nunca deberían permitir emplear a maestros que hayan abusado o violentado física o mentalmente a un alumno" Padres de alumnos de la escuela de Portchester School se declararon indignados por lo dicho por Gibson y realizaron una protesta fuera del edificio escolar Dijeron estar "asqueados y muy preocupados" por las confesiones del profesor El galés Heather Askham contó a Apro que su hijo, de 11 años, era alumno de Gibson Aclaró que el error no fue de la escuela, "sino de la ministra de Educación, de las autoridades y del gobierno, que hicieron caso omiso de los antecedentes" del profesor "Ellos sabían que éste hombre tenía antecedentes de abusador de menores y nos les importó nada Igual lo emplearon, poniendo en peligro la seguridad y bienestar de nuestros hijos Algo inadmisible y abominable", destacó Askham "Gibson era el maestro de matemáticas de mi hijo y, según supimos más tarde, solía amenazar a los alumnos Así que es claro que su estado mental no era el indicado para dar clases", añadió Tamaz Kiknadze, madre de una de las alumnas de la escuela, declaró que, cuando supo que su hija, de 12 años, era educada por el pedófilo, "sentí asco y repugnancia Ellos no tienen el derecho de enseñar", clamó "La lista 99" El Portchester School había empleado a Gibson a través de la agencia de trabajo Step Teachers, que se defendió rápidamente de las acusaciones, al alegar que el gobierno les había indicado que el hombre "estaba disponible para trabajar en escuelas" "Venía recomendado con carta del ministerio (de Educación)", aclararon El reportero constató, a través del Criminal Records Bureau (CRB, en sus siglas en inglés) --una base de datos nacional con personas que cometieron delitos u ofensas criminales--, que Gibson había sido despedido además en la década de 1990 de tres escuelas del noreste de Inglaterra, y rechazado de una agencia de trabajo para maestros, por contar con referencias "negativas por abusos a menores" Consultada por Apro, Keith Mitchell, directora de la escuela, se negó a hacer declaraciones sobre el caso, y dijo que su establecimiento "merece volver a la normalidad" El caso del pedófilo británico es uno de tres conocidos públicamente, en los que abusadores sexuales de menores recibieron la aprobación expresa del Ministerio de Educación (DES, en sus siglas en inglés) para trabajar en escuelas de Inglaterra y Gales, a pesar de estar registrados en la llamada "Lista 99", donde quedan incluidos los antecedentes de pedófilos y personas en posesión de pornografía infantil La polémica provocó que se diera a conocer en toda su extensión el problema de la pedofilia en las escuelas del país Más aún, provocó también que la oposición conservadora y los Liberales Democráticos ?tercera fuerza política en el país-- pidieran la dimisión inmediata de la ministra de Educación, Ruth Kelly Kelly se negó a renunciar No obstante, el pasado 13 de enero pidió disculpas públicas durante su comparecencia en la Cámara de los Comunes En tono nervioso, la ministra prometió a los diputados reforzar las leyes para regular el nombramiento de maestros y educadores Y anunció que extenderá la medida no sólo a maestros de escuelas, sino también a profesores particulares, a niñeras y a todos aquellos educadores que estén en contacto con menores Con base en un nuevo programa, se creará una lista disponible en Internet, a la que podrán acceder todos los empleadores del sector educativo para revisar los antecedentes de los postulantes Kelly se negó, sin embargo, a informar con exactitud cuántos casos de pedófilos registrados en Inglaterra y Gales recibieron la aprobación del gobierno para trabajar en escuelas del país en las últimas tres décadas "Calculamos que, al menos, es una veintena de maestros", dijo frente a los parlamentarios la funcionaria, gran aliada de Blair, quien le otorgó el respaldo para seguir en su puesto Durante la polémica, saltó al ruedo el propio ministro de Hacienda y eventual sucesor de Blair, el escocés Gordon Brown, quien pidió la creación "de un sistema mucho más justo" para dejar "más tranquilos" a los padres de los alumnos También se dirigió a la población la ministra de Salud, la laborista Patricia Hewitt, quien confirmó que las nuevas regulaciones para maestros también se implementarán en el sector de la Salud, especialmente en las áreas hospitalarias donde existan menores de edad Ciclo del abuso Las medidas que anuncia ahora el gobierno llegan tres años después del publicitado caso de las niñas de Soham (centro de Inglaterra), ocurrido en julio de 2002, cuando el inglés Ian Huntley, cuidador de una escuela local, asesinó salvajemente a las niñas Holly Wells y Jessica Chapman --ambas de 10 años de edad-- en el tranquilo condado de Cambridgeshire Este caso, que conmocionó a la opinión pública británica y fue titular de los principales periódicos del país por semanas, concluyó con una advertencia: las autoridades debían hacer algo para evitar que personas con antecedentes de abusos sexuales y de pedofilia trabajen con menores de edad, como había sido el caso de Huntley, quien había logrado obtener su puesto de trabajo a pesar de estar registrado en una lista de pedófilos Sharon Tilbury, experta británica en psicología infantil, comentó que los casos de Soham y Gibson son paradigmáticos de una sociedad que le teme al abusador de menores, y donde los niveles de abusos a niños son en promedio hasta un 35 por ciento más que en otros países de la Unión Europea (UE) "Vivimos en una sociedad que teme mucho por la seguridad de sus niños y que se conmueve por los ataques de pedófilos o personas con problemas psicológicos que afectan a menores de edad", declaró la mujer, que suele trabajar con niños víctimas de abusos sexuales "El daño que le causa este tipo de abuso al menor es, en muchos casos, difícil de reparar Y lo más triste es que gran parte de los niños abusados tiende a repetir el ciclo de abuso y violencia sexual, ya que, sin la asistencia y contención adecuadas, tienden a convertirse en abusadores ellos mismos cuando alcanzan la edad adulta", agregó En ese sentido, la Confederación de Reclutamiento y Empleo británico (REC) exhortó al gobierno a crear una "lista definitiva" de todas las personas con antecedentes pedófilos y de abuso sexual a menores, para impedir que consigan empleos junto a niños Para ese prestigioso organismo, es necesario poner fin a la confusión acerca de quién tiene el derecho de enseñar en los establecimientos escolares del país y quién no Bajo los planes actuales, son las agencias que suplen de maestros, y no las escuelas, las encargadas de controlar los antecedentes criminales de los postulantes Por ello, el REC pidió que estos procedimientos sean más transparentes y garanticen el bienestar de los alumnos "El sistema actual es inaceptable", dijo John Dunn, director del REC para el sector de Educación, quien pidió a las autoridades de Gran Bretaña que imiten sin demoras a Estados Unidos y Canadá, donde el control de solicitantes de empleo en las escuelas está a cargo de un departamento centralizado que recibe constantemente información nueva de parte de la Policía y los servicios de seguridad Aunque el gobierno de Blair ha prometido que un registro nacional de pedófilos y abusadores de menores estará listo para el final de 2006, admitió que una base de datos completa sólo podrá quedar terminada para 2008

Comentarios