Líder de la OCEZ, sentenciado a 37 años de prisión

viernes, 27 de enero de 2006
* Fue acusado de la matanza de ocho campesinos en 2001 Tuxtla Gutiérrez, Chis , 26 de enero (apro)- En un caso plagado de irregularidades, Guillermo Enrique Calvo, juez tercero de lo penal, sentenció hoy al líder de la Organización Campesina Emiliano Zapata (OCEZ), Ángel Hidalgo Espinosa, a 37 años de prisión y el pago de más de 254 mil pesos, luego de que la Fiscalía General del Estado (FGE) lo acusó de la matanza de ocho campesinos en abril de 2001, en el predio Multajiltic, municipio de Venustiano Carranza El juez determinó que Hidalgo Espinosa es al autor material e intelectual de esa matanza, y responsable de los delitos de homicidio calificado, lesiones y asociación delictuosa, cometidos en agravio de ocho campesinos que militaban en la Alianza San Bartolomé de Los Llanos, de filiación priísta y calificada de corte paramilitar por los campesinos de la OCEZ, con los que mantenían disputas políticas y agrarias Según la versión de la FGE difundida hoy, el juez sentenció a 37 años y 6 meses de prisión a Hidalgo Espinosa, al considerarlo responsable de esa masacre Dijo que, "durante el proceso penal iniciado en febrero de 2003, la representación social aportó, ante el juez tercero del ramo penal, las pruebas que acreditaron la responsabilidad de Ángel Hidalgo Espinosa, en este multihomicidio, que enlutó a varias familias de campesinos y causó conmoción en la sociedad chiapaneca" Al concluir el análisis de pruebas aportadas por el fiscal del Ministerio Público y la defensa, el juez ?que tiene su sede en el Centro de Readaptación Social "El Amate"--, dictó sentencia a Hidalgo, dentro de la causa penal 411/2002 La sentencia fue por los delitos de homicidio calificado, cometido en agravio de José Antonio Hernández Espinosa, Manuel de Jesús Mendoza Gómez, José del Carmen Morales Ramírez, Lucas Heredia Heredia, Manuel Morales Ramírez, Santiago Mendoza Hidalgo, Francisco Vázquez Ramírez y Juan Pérez Gómez También se le dictó sentencia por lesiones calificadas en perjuicio de José Antonio Mendoza Gómez, así como asociación delictuosa en agravio de la sociedad, condenándolo a 37 años y 6 meses de prisión, además del pago de la reparación de daño por la cantidad de 31 mil 837 por cada uno de los occisos, lo que da un total de 254 mil 696 pesos Como se recordará, dice la FGE, el 19 de abril de 2001, tras la emboscada que costó la vida de ocho campesinos y dejó lesionado a otro más, la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado inició la averiguación previa número 113/36/2001 Durante las indagatorias, en julio de 2001, fueron detenidos los hermanos Mario, Enrique y Alberto Coutiño Morales, quienes, el 26 de ese mismo mes, fueron consignados ante el juzgado segundo del ramo penal El proceso está por concluir Según la FGE, las investigaciones realizadas revelaron que el lesionado y las 8 personas recibieron impactos producidos por proyectiles de arma de fuego calibre AK 47 y calibre 762 Durante la masacre, un menor de edad identificó al ahora sentenciado y a sus acompañantes procesados En el curso de las investigaciones, un testigo de cargo, cuyo nombre se reserva por razones de seguridad, declaró que los hermanos Coutiño Morales, en compañía de Hidalgo Espinosa, se ubicaron a la orilla del camino que conduce al predio Multajiltic, se cubrieron el rostro con trapos negros y paliacates De acuerdo con la versión de la FGE, "cuando los ahora occisos pasaban frente a ellos, los agarraron a boca de jarro y no les dieron tiempo de correr El que empezó a disparar con el `cuerno de chivo` fue Mario Coutiño Morales, quien se alocaba disparando con el arma, con mucho coraje; le siguieron Alberto y Enrique" Según el testigo de la FGE, éste aseguró haberse percatado que, durante la emboscada, un "muchachito", como de 10 años, gritaba que no lo mataran, y en respuesta, Mario Coutiño Morales le hizo señas con la mano y con el arma para que huyera del lugar Sin embargo, Bartolomé Hernández Hidalgo, vocero de la OCEZ-Casa del Pueblo de Venustiano Carranza, afirmó que el caso estuvo plagado de irregularidades y que las pruebas son falsas, pues las acusaciones contra el líder máximo de su organización fueron sólo señalamientos y nunca una investigación pericial de campo Añadió que uno de los testigos es sordomudo, por lo que no se entiende cómo pudo se utilizado para que declarara contra Ángel Hidalgo Espinosa

Comentarios