Militares de EU, implicados en narcotráfico

viernes, 27 de enero de 2006
* El Departamento de Justicia revela que seis efectivos y funcionarios de justicia fueron sobornados por traficantes de droga Washington, 26 de enero (apro) - El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció que militares, en activo y retirados, así como oficiales de las agencias encargadas de aplicar la ley están implicados con redes del narcotráfico en territorio estadunidense "Seis soldados activos y retirados, oficiales de las agencias de la aplicación de la ley, y dos civiles se declararon culpables de participar en una amplia operación de conspiración para extorsionar y corromper (por narcotráfico), que funcionó de enero de 2002 a marzo de 2004", informó el Departamento de Justicia de Estados Unidos en un comunicado Los implicados en los delitos de cooperación con el narcotráfico, se agregan a la lista de 40 personas que ya habían sido acusadas de los mismos cargos y que fueron descubiertas gracias a la operación encubierta Verde Viviente del FBI, que inició en diciembre de 2001 Las 40 personas ya declaradas culpables de delitos relacionados al narcotráfico serán sentenciadas el 22 de febrero, 24 de marzo, 24 de abril y 12 de junio de este año, de acuerdo con la fiscal federal Alice Fisher Los nuevos implicados son: Danielle Browders, miembro de las Fuerzas Especiales del Ejército de Estados Unidos; Joy S McBrayer-Graham y Manny J Vaughn, miembros de la Guardia Nacional de Estado en Arizona (AANG, por sus siglas en ingles); el exsargento de la Fuerza Aérea, Curtis W Boston II; Rocky D Ríos, exmiembro de la AANG; Barnum G Haitshan, oficial del Departamento de Prisiones de Arizona; y los civiles Viviana Hernández y Travor J Richardson "En documentos presentados este día (jueves) en la Corte Federal de Tucson, Arizona, los acusados aceptaron declararse culpables del cargo de conspiración para enriquecerse obteniendo dinero en efectivo a manera de soborno, proveniente de personas que ellos creían eran traficantes de narcóticos; pero que en realidad eran agentes especiales del FBI", enfatiza el comunicado del Departamento de Justicia En compensación por el soborno, sustenta el comunicado, "los acusados, vistiendo sus uniformes y puestos oficiales o interviniendo para que otros oficiales los apoyaran, protegieron y participaron en actividades ilegales de una organización del trafico de narcóticos involucrada en el negocio de transporte y distribución de cocaína desde Arizona hacia otras localidades en el suroeste de Estados Unidos" El anuncio del Departamento de Justicia muestra cómo la corrupción por narcotráfico ha llegado a las filas de los efectivos militares del Pentágono, lo que contribuye, a su vez, en la narcoviolencia que pulula en la zona fronteriza entre México y Estados Unidos, pero que el embajador estadunidense en México, Tony Garza, achaca única y exclusivamente a criminales, policías y militares mexicanos Con el fin de proteger los cargamentos de cocaína, los acusados vestían sus uniformes y portaban sus credenciales oficiales, utilizando también vehículos oficiales para evitar las inspecciones y confiscación de la cocaína en los puntos de vigilancia de la Patrulla Fronteriza y del Departamento de Seguridad Publica de Arizona y Nevada Esta descripción de los delitos cometidos por los militares activos y retirados de Estados Unidos, es muy similar al incidente ocurrido el lunes pasado en el condado de Hudspeth, en El Paso, Texas, en el que, según las autoridades estadunidenses, presuntos militares mexicanos resguardaron a unos narcotraficantes para meter su carga al país, sin que lograran su objetivo porque fueron detectados por agentes de la oficina del sheriff de Texas, y agentes del FBI de El Paso "Todos los acusados escoltaron por lo menos un cargamento de cocaína desde localidades como Nogales y Tucson, Arizona, hasta sus destinos en Phoenix y Las Vegas Los acusados adicionales declararon que aceptaron aproximadamente 55 mil dólares en sobornos, cifra que se une a los más de 336 mil dólares que, también en soborno, aceptaron las otras 40 personas incriminadas en el delito de corrupción y extorsión por narcotráfico", añade el Departamento de Justicia Los cargos de conspiración que enfrentan los acusados implican una sentencia de hasta 5 años de cárcel y una multa de 250 mil dólares En la operación Verde Viviente, aunque a cargo del FBI, participan el Grupo de Tarea Anti-Corrupción de Arizona, la DEA, la Agencia de Inmigración y Aduanas, la AANG y el Departamento de Policía de Tucson, entre otros

Comentarios