La marcha de los pingüinos: Poesía en movimiento

lunes, 30 de enero de 2006
México, D F, 30 de enero (apro)- Documental encantador que narra la dura travesía de los pingüinos emperador por el polo sur A lo largo de kilómetros y kilómetros de mortífero hielo, estas criaturas realizan un ritual que los amenaza como individuos, pero cuyo propósito es la preservación de la especie, los empuja a seguir adelante Los pingüinos se aparean cerca del mar, en vísperas del invierno, para internarse, posteriormente, en los desiertos polares (en hielo firme) para dar a luz a sus pequeños vástagos, en una travesía que dura días Una vez que la hembra pone el huevo se lo pasa al padre y éste deberá cuidarlo durante algunos meses (hasta que salga del cascarón), tiempo suficiente para que las hembras regresen al océano y recojan el alimento necesario para alimentar a sus polluelos Durante la caza, las hembras son amenazadas por lobos marinos, lo que significa que algunas no regresarán A su vez, esto implica la inminente muerte de las crías, pues el padre sólo tiene alimento para un par de días Luego de que las hembras regresan, es el turno de los machos para ir por comida, en una travesía no menos peligrosa Durante todo el proceso, el cual culmina cuando termina el invierno y los pequeños están listos para sumergirse en el mar, la vida de las crías está en constante riesgo: si no es del hielo, de otras inclemencias del tiempo o de las gaviotas que esperan un momento de descuido de los padres para devorarlos Esta empresa de vida o muerte es dramática, pero lo es más gracias al realizador Luc Jaquet, quien dramatiza la situación poniendo voces: una para las hembras, una para los machos y otra más que habla en nombre de todas las crías Al final, todo es el resultado de un acto infinito de amor y valentía, valores que probablemente tengan poco que ver con los pingüinos Más allá de si los pingüinos son seres conscientes de sus actos o son mero instinto, Jaquet consigue emocionar y hasta preocuparnos por la suerte de estas criaturitas; lo hace por medio del drama, pero también utiliza una estética visual increíble, hermosa, y una música que añade gracia y estilo a la aparente torpeza de estas aves Una película para toda la familia que, de seguro, los pequeños disfrutarán mucho; pero eso sí, hay partes tristes debido a un par de decesos, nada explícitos pero sí muy presentes

Comentarios