En 2005 Pemex derramó 171 mil litros de hidrocarburos, en Tabasco

miércoles, 4 de enero de 2006
* Canalizará la paraestatal 14 mil 450 mdp al mantenimiento de ductos Villahermosa, Tab , 3 de enero (apro)- En 2005, por falta de mantenimiento y corrosión de ductos, Petróleos Mexicanos (Pemex) derramó en Tabasco 171 mil litros de hidrocarburos en 40 accidentes, 135 mil más de los 36 mil litros derramados en 2004, reportó la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa) Al respecto, el subdirector de Pemex Explotación y Producción (PEP) de la Región Sur, Teódulo Gutiérrez Acosta, anunció que de los 17 mil millones de pesos que la paraestatal invertirá en la región en 2006, 14 mil 450 millones (85%) corresponderán a Tabasco, con prioridad el mantenimiento y seguridad de ductos Adicionalmente, dijo el funcionario, se están haciendo gestiones ante PEP para que se incremente el presupuesto al proyecto de seguridad de ductos, "como consecuencia de la inversión restringida que en los últimos 20 años se tuvo en el área de mantenimiento", admitió Por su lado, el delegado de la Profepa, Ramiro Berrón Lara, informó que, como en años anteriores, los municipios de Huimanguillo, Cárdenas, Cunduacán, Paraíso y Centro fueron los más afectados en el 2005 por derrames de hidrocarburo, causados "por corrosión de ductos por falta de mantenimiento" En ese periodo la dependencia aplicó multas a Pemex por más de 10 millones de pesos y clausuró cinco gasoductos siniestrados de petróleo o gas, cuya reanudación de operaciones representaba riesgo inminente a la población y al medio ambiente El más importante fue la clausura de un gasoducto de 48 pulgadas que explotó en julio en la comunidad de Huimango del municipio de Cunduacán, con saldo de cinco personas muertas, así como la pérdida de decenas de animales domésticos y destrucción de viviendas, vehículos y un puente recién construido sobre la autopista Reforma-Dos Bocas Sobre este accidente, la Unión Nacional de Trabajadores de Confianza de la Industria Petrolera (UNTCIP) elaboró el documento "Siniestro por fuga de gasoducto de 48 pulgadas Dos Bocas-Trinidad-Cunduacán", en el que exigió a la paraestatal sustituir equipos y ductos sobredimensionados con más de 20 años de servicio, así como construir en el puerto de Dos Bocas y en baterías infraestructura de secado de gas, estabilización y bombeo de condensados para "evitar quema de gas rico en licuables, la acumulación de líquidos en gasoductos y el reducir la frecuencia de las riesgosas y costosas corridas del diablo" También que PEP realizara "de inmediato y con rigurosidad" labores de mantenimiento "para detectar con oportunidad fugas y otros factores que afectan la operación segura de ductos", además de actualizar y clasificar las localizaciones de sus ductos, a fin de "redefinir las condiciones de operación y se eliminen los riesgos a las poblaciones" Así mismo, que retomara y aplicara los planes de emergencia, "los cuales se han hecho inoperantes por la salida del personal que contaba con experiencia, conocimientos y que había sido capacitado para su aplicación" A los diputados federales, la UNTCIP les sugería que promovieran auditorías al mantenimiento de ductos efectuado por compañías privadas, "con el propósito de evaluar su efectividad y viabilidad", y "como medida de urgente necesidad", pedir a Pemex rectificara sobre el masivo despido de personal calificado "Su reincorporación es ahora indispensable para la aplicación de un plan de emergencia para la seguridad y operación sin riesgos de la industria petrolera que garantice el diseño, la construcción y la operación óptima de las instalaciones y sistema de transporte críticos y de mayor riesgo para la población"

Comentarios