Evade la Casa Blanca aclarar si apoya o no el muro fronterizo

miércoles, 4 de enero de 2006
* En febrero será analizada la iniciativa en el Senado estadunidense Washington, 3 de enero (apro) - Consciente de la irritación que provocó al gobierno mexicano la aprobación en la Cámara de Representantes de un proyecto de ley antimigratorio que, entre varias cosas, pide construir un cerco de acero en la frontera común, la Casa Blanca evadió aclarar si el presidente George W Bush, está a favor de erigir la valla "Hay diferentes áreas (fronterizas) con necesidades distintas en las que hemos estado usando (el cerco) para detener el flujo a Estados Unidos de inmigrantes indocumentados", fue la respuesta esquiva que dio Scott McClellan, el vocero presidencial a la pregunta directa sobre si Bush apoyaba o no la construcción de la valla "Lo que necesitamos es mirar a un panorama más amplio y avanzar con una reforma migratoria ampliada", agregó el portavoz de la Casa Blanca Una vez restablecidas las actividades del gobierno federal estadunidense, luego del receso por las fiestas decembrinas y de año nuevo, el debate sobre la reforma a las leyes de inmigración recobró fuerza en el Capitolio, donde los demócratas y republicanos están divididos respecto a la instrumentación de formulas moderadas o radicales, como el proyecto de ley HR 4437 que aprobó el 16 de diciembre de 2005 la Cámara baja y que provocó tanto escozor al gobierno de Vicente Fox, por el asunto del cerco de acero En el debate legislativo sobre el tema migratorio no es un punto espinoso el aspecto de la construcción de una vaya en más de mil kilómetros de los 3 mil 290 que dividen al territorio estadunidense del mexicano, porque en la Cámara de Senadores la medida no tiene resonancia y, en términos generales, la integridad de la HR 4437 corre el riesgo de ser destruida A Bush los demócratas del Senado lo acusan de incongruencia porque aplaudió la aprobación de la medida antimigratoria, con lo que le dio legitimidad, pese a que el proyecto de ley excluyó su propuesta de crear un programa de empleo temporal para los inmigrantes indocumentados, que ofrece seis años de empleo temporal y después la deportación definitiva al país de origen de los trabajadores que se integren al programa "El presidente piensa que necesitamos continuar construyendo sobre los pasos que hemos tomado para fortalecer nuestras fronteras y mejorar, dentro del país, la instrumentación de las leyes de inmigración, al tiempo que avanzamos en la creación de un programa de empleo temporal Esta es la fórmula para resolver los problemas de nuestro sistema de inmigración", enfatizó el vocero de la Casa Blanca En febrero arranca el debate y análisis en la Cámara de Senadores sobre el tema de la reforma migratoria Los legisladores estadunidenses tienen al frente tres propuestas de ley, las que tendrán que resumir en una sola para poder emitirla a votación en el pleno y después abordar la propuesta de ley que les llegó aprobada por la de Representantes No existe un tiempo preciso o definido para concluir este proceso legislativo, por lo que los expertos consideran que con las elecciones legislativas federales que se llevarán a cabo en noviembre, el tema de la reforma migratoria se quedará a medias en el Congreso federal de Estados Unidos para ser retomado sólo hasta después de los comicios legislativos de noviembre próximo "La reforma migratoria es una prioridad Al presidente le gustaría que quedara terminada este año", remató McClellan