Bachelet, a un paso de ganar

lunes, 9 de enero de 2006
Valparaiso, Chile, 9 de enero (apro) - Cuando el proceso electoral chileno llega a su semana final, Michelle Bachelet, candidata de la Concertación por la Democracia ?coalición de partidos actualmente en el poder-- parece haber pasado las zozobras provocadas por los desaciertos de su campaña y por el intempestivo crecimiento de la candidatura de Sebastián Piñera, de la derechista Alianza por Chile Así, Bachelet ?exministra de Salud y de Defensa del gobierno del presidente Lagos-- está prácticamente a un paso de ganar la presidencia de este país Hasta octubre pasado, la carrera presidencial en Chile parecía ya escrita a favor de Bachelet En ese mes --ante la hipótesis de segunda vuelta entre ella y Piñera-- le daban a una ventaja cercana a los 20 puntos porcentuales Sin embargo, a partir del debate presidencial de octubre --donde Bachelet se vio incomoda y algo errática, y en el que Piñera se mostró convincente--, las cifras comenzaron a estrecharse En las votaciones del 11 de diciembre pasado, Bachelet sacó 459%; Piñera 254%; Joaquín Lavín, también representante de la Alianza por Chile, 227%, y el aspirante de la izquierda extraparlamentaria, Tomás Hirsch, 54% Aunque la ventaja de Bachelet fue holgada, este resultado es el primero, desde que Chile retornó a la democracia, en el que la suma de los votos de los candidatos de derecha ?Piñera y Lavín-- superó a los de la Concertación Ello, además, con un agravante: Piñera --a diferencia de los candidatos que la derecha ha presentado en los últimos años-- votó por el "No" a la permanencia en el poder del general Augusto Pinochet en el plebiscito de 1988 Gracias a ello, Piñera ha podido presentarse como un defensor de la democracia e, incluso, definirse como "un humanista cristiano de toda la vida", con lo que ha pretendido captar parte del electorado de centro, y de esta forma morder la tajada que le falta para alcanzar la victoria electoral Un empujoncito Cuando en mayo pasado Renovación Nacional (RN) ?partido miembro de la Alianza por Chile-- anunció la candidatura de Piñera, Lavín atravesaba por su peor momento Bachelet lo superaba por una amplísima ventaja Piñera, intuyendo sus mejores posibilidades, logró convencer a los dirigentes locales de su partido de la potencialidad de su eventual candidatura En ese momento, estudios realizados por las prestigiadas consultoras CERC y CEP lo ubicaban como uno de los cinco personajes públicos con mejor futuro De esta forma, el Consejo general de su partido, y contra todo pronostico, lo proclamó su candidato a la presidencia Pero la candidatura de Piñera no sólo partió de un convencimiento propio Y es que, 15 días antes que ésta fue anunciada, recibió informes de los equipos estratégicos del propio gobierno de Lagos Éstos señalaban que, en caso de competir, tenía grandes posibilidades de vencer a Lavín De alguna manera, desde el gobierno, se le alentó a candidatearse Pero este gesto de La Moneda no fue el único Dos semanas después de anunciar su candidatura, Lagos hizo explícita su opinión sobre Piñera: "(Él) representa algo distinto dentro de la derecha Es (de) una derecha más liberal, abierta, plural (?) más democrática" Lagos estimaba que la irrupción de Piñera acabaría por destruir el proyecto de Lavín y de la Unidad Democrática Independiente (UDI) ?el otro partido miembro de la Alianza por Chile--, a quienes la Concertación considera como los más reaccionarios y autoritarios del país Lagos estimaba también que una segunda candidatura en la derecha conduciría a un quiebre interno de la Alianza por Chile y a un aislamiento de la UDI Sin embargo, eso no sucedió La misma noche de las elecciones del pasado 11 de diciembre, Lavín reconoció su derrota, pero se apuró a endosar su respaldo a Piñera La actitud de Lavín recibió el reclamo de la totalidad de los parlamentarios y directivos de la UDI, pues Piñera ha sido más un adversario que un aliado de la UDI, recibiendo de parte de sus miembros más zancadillas que caricias En 2001, por ejemplo, la UDI forzó a Piñera a retirar su candidatura senatorial por Valparaíso, sin que hasta ahora se sepan los motivos Piñera, por su parte, estuvo indirectamente involucrado en una operación que, en 2004, involucró al presidente de la UDI, Jovino Novoa, en un escándalo de pedofilia, lo que finalmente resultó ser un montaje Lo curioso de la estrategia de Lagos es que pareció pasar por alto que Piñera constituía un rival potencialmente más peligroso que Lavín, debido a que el primero tenía más posibilidades de captar los votos del centro que hasta ahora han sido para la Concertación Errores de campaña Por su parte, Bachelet también cometió errores de campaña El sociólogo y analista político de la Universidad de Chile, Manuel Antonio Garretón dice, en entrevista con Apro, que el comando de Bachelet se equivocó al centrar su cometido en los atributos personales de su abanderada, particularmente en el hecho de que sería la primera mujer en llegar a ser presidenta El equipo de campaña de Bachelet "no entendió el tema central: en Chile las opciones políticas se toman a partir de ciertos sustratos político-culturales, particularmente los producidos por el fraccionamiento que se produjo a partir del plebiscito de 1988 Mientras más se refiera la Concertación a ese punto de origen, más posibilidades tiene de mantener su ventaja sobre la alianza de derecha Mientras más se aleje de él, más difuso aparece para el electorado las diferencias entre ambas coaliciones", explica En este sentido, señala que el hecho de ser mujer no es una ventaja en sí, debido a que la gente "sigue votando en términos ideológicos y políticos" Garretón cree que Lagos cometió el error "de caer en lo que llamamos el vértigo del cierre histórico Es decir, todo lo tenía que inaugurar, terminar", aludiendo a la vorágine de `cortes de cinta` realizadas en los días previos a la primera vuelta, en los que se pusieron en marcha líneas de Metro, complejos habitacionales, carreteras, servicios de trenes, aunque muchas de estas obras no se encontraban concluidas "El mensaje que se transmite con esto es que ha terminado la época de la Concertación No porque esté agotada, sino porque todo lo hizo Ante esto, el electorado marginal que va de una coalición a otra, que no es un porcentaje muy grande, pero significativo en una contienda estrecha, puede decir: ya que está todo terminado, probemos otra cosa", expone Para Garretón, La Moneda debió haber dejado un espacio para que Bachelet pudiera presentarse como la continuadora, y, al mismo tiempo, la que va a culminar la obra de la Concertación, "aportando una cosa inédita en la historia de Chile, como es el hecho de ser mujer y presidente" A su juicio, ese espacio quedó bloqueado Garretón estima que la Concertación debió entender antes que la mejor manera de enfrentar a Piñera es "construir una propuesta de país que se ancle en lo que ha sido la Concertación, pero que se afirme también en lo que no se ha hecho, que es terminar con la época postpinochetista y pasar a la época democrática" Esto, a su juicio, no ha sido planteado como el marco donde insertar los paquetes de medidas que la candidatura de Bachelet ha propuesto Garretón expone otro problema de Bachelet: "Al ser su base social profundamente antineoliberal, aparece con un equipo de economistas que difícilmente se puede distinguir de los de Piñera" Y estima que la diferencia debe marcarse en términos políticos, lo que, señala, se está corrigiendo en las últimas semanas Respecto de Piñera, Garretón considera que tuvo una "intuición política genial", al visualizar el desmoronamiento de la candidatura de Lavín y lanzar la suya, estimando que podía vencer a éste en primera vuelta y sumar sus votos Sin embargo, no atribuye una gran consistencia a su estrategia política Son, dice, "un conjunto de fuegos artificiales", en los que propone una solución a cada tema que aparece, "sin ninguna responsabilidad, con la idea que tiene alguien que todo lo ha comprado en su vida: necesitaba un partido para volver a la arena política, pues compró un partido (alude a las ofertas que realizó dentro de Renovación Nacional para comprometer apoyos a su candidatura) Necesitaba un canal de televisión, se compró un canal de televisión (Chilevisión) Necesitaba parecer respetuoso del medio ambiente, compró parte de una provincia y anuncio un proyecto ecológico" Lagos al rescate A partir del 11 de diciembre (elección en primera vuelta), La Moneda se involucró de lleno en la campaña y salió a la caza del empresario Piñera Tomó la decisión a partir de encuestas que demostraban que éste se había constituido en un peligro real para las aspiraciones oficialistas, puesto que acortaba las diferencias a 10% en un enfrentamiento en solitario con Bachelet Así, politizó los contenidos de la campaña El 19 de diciembre, una semana después de la primera vuelta, Lagos liberó de responsabilidades a unos de sus ministros de mayor confianza, el secretario de Educación Sergio Bitar, quien asumió como gerente de la campaña de Bachelet En la práctica, Bitar se ha transformado en el delegado personal de Lagos en el comando de la abanderada oficialista Un día después de realizar esta jugada, Lagos envió al Congreso Nacional, con carácter de discusión inmediata, un proyecto de reforma al sistema electoral binominal Este sistema se ha tornado en una verdadera base de sustentación de la derecha y le ha permitido mantener una gran presencia en el Congreso en toda la fase post Pinochet La razón: en el sistema binominal con solo 33% de los votos por distrito diputacional o circunscripción senatorial, una coalición se asegura uno de los dos escaños en disputa, lo que distorsiona gravemente la voluntad popular y margina del Parlamento a grupos minoritarios, pero con presencia significativa Este proyecto, que fue rechazado en la Cámara de Diputados por la abstención de los parlamentarios de la Alianza por Chile, exhibió las incongruencias del discurso de Piñera quien, por un lado, aparece como un partidario de la profundización democrática y, por otro, es incapaz o no quiere realizar las reformas necesarias para que este objetivo se plasme en el orden político-institucional Así mismo, fue un guiño hacia el Partido Comunista (PC), que se ha propuesto como objetivo político principal, acabar con esta herencia de la dictadura que le ha impedido regresar al Parlamento A los pocos días de realizada esa jugada, el PC anunció su respaldo a la candidata de la Concertación Las encuestas publicadas o conocidas parcialmente en los primeros dias de enero, señalan que la diferencia entre ambos candidatos oscila entre 2% y 8% a favor de Bachelet, con 10% de indecisos Estos estudios ponen en evidencia que Bachelet se reafirmó como la candidata con mayores posibilidades de ganar la presidencia Además, Lagos y los ministros de su gobierno no han cejado en sus embates contra Piñera Lo acusan de populista y demagogo, debido a sus innumerables promesas de campaña, en las que, en general, ofrece el doble de lo que ofrece Bachelet Le recuerdan a cada momento su pertenencia a la derecha heredera de Pinochet y sus actuaciones como empresario, actividad en la cual abusaría laboralmente de sus empleados Piñera, por su parte, ha repetido incansablemente que su contrincante "no tiene el ancho para hacerse cargo de los destinos de la nación" Además, se ha encargado de decir que Bachelet representa la izquierdización de la Concertación, expresando que él es el legítimo representante de los valores humanistas cristianos del centro político A tanto ha llegado su conversión que, a principios de diciembre, instaló en su despacho una gran foto del difunto presidente democratacristiano Eduardo Frei Montalva, a quien señaló como su máximo inspirador Durante un debate celebrado el pasado 4 de enero, transmitido por televisión en cadena nacional, Piñera señaló que Pinochet era uno de los peores presidentes de la historia de Chile Esto, a pesar que gran parte de sus equipos de trabajo y parlamentarios que lo apoyan, fueron partidarios y/o colaboradores del exdictador Estas actitudes llevaron a Bachelet a acusarlo de incurrir en un travestismo político Piñera, como muestra de su audacia política, hizo una apuesta arriesgada: invitó al gobierno a enviar en forma inmediata un proyecto de ley que regule la subcontratación de trabajadores, práctica que afecta a más de un millón de personas que sufren de deficientes condiciones laborales El tema es candente, debido a una huelga de 28 mil trabajadores de empresas subcontratistas del cobre Menos de 24 horas después de ese desafío, Lagos convocó en forma extraordinaria a la Cámara de Diputados, que está en receso, apelando a un artículo de la Constitución escasamente utilizado, el 32 A, para discutir y votar un proyecto ya rechazado por la derecha y que regula las citadas prácticas laborales El proyecto deberá ser revisado antes de la segunda vuelta, con lo que quedará en claro la posición en este tema tanto de la Concertación como de la Alianza El debate pudo haber sido la última oportunidad de Piñera para asestar un golpe letal a Bachelet Y, con este objetivo en mente, trató en todo momento de arrinconar a la candidata de gobierno, a quien corrigió sus cifras y ridiculizó sus propuestas Sin embargo, no consiguió su objetivo Bachelet supo diferenciar con claridad los proyectos de ambas coaliciones y catalogó a Piñera como un empresario de derecha que cree que todo se puede comprar Ella señaló que, a diferencia de su contrincante, su honestidad e independencia de todo grupo de interés le darán "la libertad necesaria para hacer las reformas que Chile necesita", como las del sistema electoral y previsional Asimismo, manifestó que mantendrá todo lo positivo de lo realizado por los gobiernos de la Concertación, clasificando el de Lagos, como el mejor gobierno en la historia de Chile Al margen de lo dicho, Bachelet pudo sacar su espontánea sonrisa y desplegarse suavemente Piñera, en cambio, se veía algo molesto y con el ceño fruncido, y cada vez que terminaba una frase movía los hombros como si saliera de un baño de tensión La encuesta Time Research, dada a conocer un día después del debate --jueves 5-- señaló que un 48% de los electores que lo vieron estima que Bachelet fue la triunfadora, contra un 41% que pensó lo contrario La contienda, aunque estrecha, se perfila, pues, favorable para Bachelet

Comentarios