Niña mala: Perversiones a la vuelta de la esquina

lunes, 16 de octubre de 2006
México, D F, 16 de octubre (apro)- Lo que comienza siendo una venganza con todas las de la ley, termina por convertirse en un extraño juego fetichista del "gato y el ratón", y todo gracias a un componente: una niña de 14 años, lo suficientemente lúcida y desarrollada como para despertar sospechas La cinta dirigida por David Slade, Niña mala (Hard Candy, EU, 2005), trata sobre una pequeña adolescente de 14 años, precisamente, llamada Hayle, quien se mete a la red para seducir a un fotógrafo de 32 años llamado Jeff (Patrick Wilson), quien suele abusar de las menores de edad Hayle tiene las peores intenciones del mundo, de tal suerte que Jeff termina amarrado en su departamento, totalmente sometido al sadomasoquismo de esta pequeña En parte, lo que resulta desconcertante es la seductora imagen de nuestra heroína: al principio uno piensa "qué bueno que castigue al malo", pero después uno advierte que las motivaciones de Hayle rebasan lo justiciero y llegan a lo más profundo de nuestros instintos Ni Hayle, ni Jeff, son unas blancas palomas La historia está construida básicamente a base de puro diálogo, que a veces puede ser un poco tedioso, pero engendra incertidumbre, es decir, ¿hacia a dónde los llevará este juego? Y es que está claro que todo deberá resolverse en un mismo espacio, pero cómo, si uno de los personajes está siempre atado, o? a menos que los papeles puedan cambiarse Más que una cuestión moral, el dilema es llevado al plano psicológico Mención especial merecen Patrick Wilson y, por supuesto, Hayle, quien logra sorprendernos al llenar la complejidad de su personaje a sus 14 años En fin? una cinta bastante interesante cuando se está buscando algo diferente al cine comercial

Comentarios