Jimi Hendrix: Banda de gitanos

lunes, 2 de octubre de 2006
México, D F, 2 de octubre (apro)- Muy pocos megalómanos negarán que el mejor guitarrista del rock ha sido el norteamericano de sangre cherookee Jimi Hendrix Figurón negro del rock, Hendrix desbordó su insuperable don experimental disparando las vibras del instrumento Fender Stratocaster de manera pródiga, llenas de flujos impredecibles, a pesar de sólo haber gozado de una brevísima carrera que desarrolló fundamentalmente en Inglaterra desde 1967, hasta morir de una sobredosis de heroína en septiembre de 1970 Siempre habrá guitarristas cuya limpieza sobresalga por su pulcra manera de tañer las cuerdas o por una técnica impecable, fruto de noches y años quemándose las pestañas repasando pentagramas cual Andrés Segovia en el mundo clásico; o aquellos otros émulos del raudo Paganini y gigantes sonoros en acordes bonhomía, gracias a la herencia alegre gitana legada por el invencible Django Reinhart Del blues sencillo, aunque lleno de sentimiento por un solemne BB King con su lira Lucille al espectacular rock metalero de AC/DC, Scorpions o Metallica (you name it), pasamos por "dedos lentos" Eric Clapton, la sambapop de Carlos Santana, finezas de un Robbie Robertson (King Harvest Has Surely Come!) y The Band, hasta los firmes sostenidos de un Lalo Chico de El Tri, de México (honor a quien merece), únicamente para ser francos? Jimi Hendrix sólo hay uno En 1967 sorprendió en el Festival de Monterrey y pronto repetiría en Woodstock 1969, con su versión al himno nacional de Estados Unidos e incendiando su Stratocaster en escena A comienzos del 69, la reputación de Hendrix estaba perfectamente establecida, pues había grabado un disco brutal con el bajista Noel Redding y Mitch Mitchell en la bataca para su clan The Jimi Hendrix Experiencie, Electric Ladyland Obviamente, la empresa discográfica PolyGram deseaba sacarle más jugo al guitarrista zurdo que revolucionó la lira en el rock y lo apuraban a una nueva grabación urgente y más comercial Pero, para entonces, Hendrix también era presionado constantemente por la justicia norteamericana, debido a su cada vez mayor afición a las drogas duras, y su relación con Noel Redding se había enfriado tal vez por las alturas inalcanzables de Hendrix que provocaban envidias a más de tres Cuando Hendrix comenzó su trayectoria siendo miembro del cuarteto de Curtis Knight & The Squires, se comprometió ambiciosa e ingenuamente a realizar un LP para una disquera, que requirió sus servicios ese año de 1969 y fue entonces que planeó integrar alguna banda alternativa a The Jimi Hendrix Experiencie: The Band of Gipsies, "La Banda de Gitanos" (que completaría Jimi con Billy Cox, al bajo, y el desmelenado baterista bonachón Buddy Miles), para cumplir el pendiente Esta dichosa agrupación tuvo corta vida, tocando desde abril de 1969 a febrero de 1970 Comenzaron a ensayar en Nueva York, si bien Hendrix debió aceptar asistir al Festival de las Artes y la Música Woodstock 1969 bajo el nombre de Gipsy Sun & Rainbows, un grupo improvisado que formó con Larry Lee, en la guitarra acompañamiento; Cox, en el bajo; Jerry Vélez, Juma Sultan y Mitchell en las percusiones Cox no estaba muy risueño con el resultado de tanta zarabanda revoltijo de Hendrix y decidió abandonar asimismo el proyecto de La Banda de Gitanos, ya adelantadón; pero Hendrix lo telefoneó de vuelta, habló en plata y, en octubre de 1969, le avisó que tenía un baterista en puerta para el nuevo trío, convenciéndolo El bataquero era Buddy Miles, quien la primera ocasión que estrechó la mano diestra de Jimi Hendrix en un camerín durante la presentación de Hendrix & The Isley Brothers años atrás, señaló: "Cuando me dio la mano para saludarme, me di cuenta de que poseía las manos más grandes que yo jamás había visto en mi vida" Al enterarse de que Hendrix y Cox ya tenían a Miles en La Banda de Gitanos, el ducho empresario Bill Graham les propuso dos noches para su enorme antro The Fillmore East, el mejor de Nueva York a finales de 1969, planeando grabar los cuatro conciertos en vivo de esas presentaciones Los tres músicos comenzaron a pulir su sonido de fonqui, soul, ritmo y blues, en un sótano de Manhattan Baggy?s Studios, y aquellas cintas de los ensayos hoy pueden adquirirse bajo el título de The Baggy?s Rehearsal Sessions (en el sitio Internet daggerrecordscom) Ahí encontramos el corazón de lo que La Banda de Gitanos interpretó en The Fillmore East, desde Machine Gun y Stepping Stone a Heart Blues y Burning Desire (perdón si ahora no traducimos, pues estos temas deben escucharse) Resulta absolutamente comprobable cómo Hendrix buscó nuevos caminos en su arte a lo largo de aquellas sesiones, rompiendo esquemas que tendían al jazz y al flamenco (usando el wah wah Vox para efectos y distorsión, un Dallas-Arbiter Fuzz Face y un Univox Uni-Vibe); un grave Cox apoyó angelicalmente los solos de Hendrix en Izabella y Machine Gun, en tanto que Buddy Milles llevó el pulso del blues con pasión, toda su mente abierta a la música vudú de La Banda de Gitanos Esa primera tocada doble duró una hora con 15 minutos cada una y constó de once piezas, ninguna tomada del álbum Electric Ladyland para sorpresa del respetable público jipi Desafortunadamente, las grabaciones registradas se hallaban plagadas de multitud de problemas técnicos, por lo que no servirían cualitativamente para editarse en un eventual disco Todas las canciones de La Banda de Gitanos repitieron y las que incluyó el LP se dieron, en la segunda noche: Who Knows y Machine Gun, del primer toquín, mientras que Changes, Power of Love, Message of Love y We Gotta Live Together, fueron tomadas del segundo De todas esas melodías, Machine Gun es considerada una de las obras maestras de Jimi Hendrix Durante el mes de enero, con el ingeniero productor Eddie Kramer la tríada de La Banda de Gitanos se la pasó revisando esas cintas para decidir cuáles temas entrarían en el comal disc Y como por esos días, los LP en 33 RPM no poseían muchísimo espacio como para llenar horas de música, la grabación original que salió al mercado sacrificó algunas cosas, pero fue un cañonazo de ventas Kramer insistió en utilizar las dos rolas de Miles, por lo que sólo dejaba sitio a cuatro piezas más y Machine Gun duraba ¡doce minutos! Por supuesto, para 1990 fue posible incluir todo lo grabado en un par de discos de Band of Gipsies Live at the Fillmore East Hoy, el simpático Buddy Miles recuerda (revista Guitar One, octubre de 2006, guitaronemagcom): "Jimi nunca dejó de progresar en su talento para fraseos musicales ni escalas; todos nos clavábamos en la música que nos propuso Hubo cosas como Dolly Dagger o In From The Store que simplemente surgieron por la tremenda interconexión que tuvimos en La Banda de Gitanos, y esa es la que sobrevive verdaderamente de aquella nuestra tan querido grupo con Jimi" De colofón, algo siempre me ha sorprendido y es el hecho de que cuando Paul McCartney, de Los Beatles, le mostró a Jimi Hedrix, aparte, fragmentos grabados de un nuevo disco que iban a sacar los de Liverpool llamado El Sargento Pimienta, Hendrix sólo escuchó una sola vez esa pieza y como iba a tocar aquella noche en Londres, Los Beatles fueron a verlo McCartney estaba maravillado, pues Hendrix abrió su concierto con la canción del Sargento Pimienta, que el negro había escuchado una única ocasión (existe un video para quien lo dude en los seis DVD The Beatles Anthology): Hoy se cumplen 20 años que a su banda el Sargento Pimienta enseñó a tocar Ellos han variado de un estilo a otro, pero siempre nos arrancarán una sonrisa Así, pues, señoras y señoras, el número que ustedes conocen de tanto tiempo: ¡La Banda del Sargento Pimienta y sus Corazones Rotos!?

Comentarios