Convoca la APPO a boicotear la asamblea del magisterio

sábado, 21 de octubre de 2006
Oaxaca, Oax , 20 de octubre (apro)- La postura del secretario general de la sección 22, Enrique Rueda Pacheco, que da por hecho el regreso a clases antes que termine este mes, desató un clima de linchamiento político en su contra, tanto en la estación radiofónica La Ley del Pueblo como en Radio Universidad, ambas en poder de la APPO, las que no dudaron en calificarlo de "traidor" Incluso este cuestionamiento se trasladó al sepelio del maestro de educación indígena, Pánfilo Hernández Vásquez --asesinado el miércoles pasado--, en donde destacaban mantas y pancartas con la consigna: "Rueda Pacheco, ¿por qué no haces la consulta en la tumba de los compañeros caídos, qué acaso no cuentan? Van 10, ¿cuántos más?" Más aún, la Organización Mujeres Oaxaqueñas convocó a boicotear la asamblea estatal del magisterio de este sábado, en la que se debatirían los resultados de la consulta a la base, a fin de determinar la fecha de regreso a clases En el zócalo de esta ciudad, en presencia de cientos de personas que acudieron al homenaje póstumo a Pánfilo Hernández, el colectivo de mujeres anunció que "no permitiremos el regreso a clases" En el mismo acto se encontraban integrantes de la APPO, quienes portaban mantas de rechazo al regreso a clases y que fueron utilizadas para acompañar el cortejo del profesor Y para enrarecer más el ambiente, desde Mexicali, Baja California, el subcomandante Marcos declaró que la APPO y el movimiento social oaxaqueño son un "ejemplo heroico para todo el país", y abundó en que "si tocan a la APPO, nos tocan a todos", y que ésta tendría el apoyo incondicional de los simpatizantes de La Otra Campaña, o al menos el del EZLN En conferencia, Marcos aseguró que Ulises Ruiz ya cayó, y que "arriba sólo se están poniendo de acuerdo si lo destituyen o le dan licencia" Aseguró que al movimiento oaxaqueño sólo lo podrán frenar con un baño de sangre Por otra parte, este día el gobernador priista Ulises Ruiz volvió a aparecer en escena y fincar una posición ante la aparente división suscitada entre la APPO y el magisterio oaxaqueño Incluso se comprometió a garantizar a las organizaciones sociales adheridas a la APPO establecer una relación de respeto y "trato institucional" y transparente, aunque también les advirtió que a la mayor brevedad "rescatará la ciudad" con todos los instrumentos del Estado Para ello, retomó la excitativa que hizo el Congreso local al gobierno federal para que envíe a la fuerza pública y apoye en el restablecimiento del orden en la capital Y es que "la ciudad de Oaxaca no puede ser rehén de grupos violentos que han conculcado los derechos de los ciudadanos; que han cometido crímenes y actos vandálicos, que han violado los derechos humanos y perturbado la tranquilidad de los oaxaqueños" Sin embargo, aclaró que el rescate "no tiene nada que ver con los integrantes de la APPO, sino con grupos delictivos que se han escudado en ellos para cometer una serie de desmanes", aunque no precisa cómo los va a distinguir o si ya tiene una lista previa En entrevistas televisadas y radiofónicas, Ruiz Ortiz mandó un mensaje a los integrantes de la APPO: "Nadie los va a perseguir, nadie los va a reprimir, nadie va a tomar venganza ¡Nada más alejado de la realidad! Que no tengan temor de establecer acuerdos con mi gobierno, los respetaré y les daremos respuestas conforme a las posibilidades presupuestarias" Envalentonado, Ruiz Ortiz recriminó al gobierno foxista, pues "ha habido un descuido federal, no de ahora, sino de hace años, para atender estos rezagos Oaxaca no puede seguir igual que antes del conflicto, y se requiere de un nuevo pacto, un nuevo acuerdo" Y pese a que todavía no se conocen los resultados de la consulta magisterial, Ulises Ruiz expresó su reconocimiento al magisterio oaxaqueño por privilegiar la educación de la niñez al tomar la decisión de reiniciar el ciclo escolar Sin embargo, "sicarios enviados por Ulises Ruiz" fueron los que le dieron tres tiros en el abdomen al maestro indígena Pánfilo Hernández a unos metros de su casa, denunció su esposa Angelina Martínez, también integrante del magisterio El cortejo fúnebre que dio el último adiós a Pánfilo Hernández, quien contaba con 48 años, salió de la casa marcada con el número 201 de la calle San Luis Beltrán de la colonia Jardín, en medio de flores blancas y luminosas veladoras La familia y compañeros de Pánfilo Hernández lo despidieron de la manera tradicional: música de banda y comida Al final tocaron el "himno oaxaqueño", el vals Dios nunca muere, de Macedonio Alcalá Presa del llanto, la esposa de Pánfilo manifestó su coraje porque no vio morir a su marido por enfermedad, sino fue arteramente asesinado a balazos El profesor Aurelio Mejía Santiago calificó el crimen de una cobardía: "Estamos a merced de los sicarios de Ulises Ruiz" y, volteando hacia todos lados, como dirigiéndose a "los priístas que andan por aquí", rogó por que no mueran como su compañero Ironías del destino En el mismo sitio había sido colocada una pancarta con el rostro de Ulises Ruiz a blanco y negro, que señalaba a los gobernadores priistas de ser cómplices del "sátrapa" y, en medio del cartel, un letrero en que se leía: "Nuestros muertos no se negocian" "Justicia divina" "No hay lugar a venganzas porque confío en la justicia divina", sostuvo la maestra Angelina Martínez Avella, al despedir de su hogar el cuerpo de su esposo Pánfilo Hernández Ante cientos de vecinos, integrantes de la APPO y miembros de la sección 22, la maestra Angelina recalcó que ella, como su esposo, está convencida que es posible una sociedad más justa en Oaxaca, según reportó Jéssica Cecilia Martínez, enviada especial de la agencia Cimac En su casa, donde la familia comparte su actividad magisterial con una pequeña miscelánea, Angelina, de 45 años, lamentó el costo tan alto que su familia ha tenido que pagar, en medio del llanto que desgarraba aún más el ambiente de indignación y coraje "Tengo que ser fuerte, no debo desfallecer, sostenía la viuda del profesor Pánfilo Hernández, "si mi esposo hubiera estado enfermo y hubiera muerto por eso, no tendría por qué llorar tanto, pero me lo mataron, ¿por qué me lo mataron?", decía una y otra vez la maestra Angelina Pánfilo y Angelina, padres de dos hijos varones, eran profesores de la escuela primaria "Guillermo González Guardado", un asentamiento irregular en los alrededores de los tiraderos de basura que se ubican en los municipios de Zimatlán de Álvarez y San Bartolo Coyotepec El movimiento magisterial, que estalló el 22 de mayo pasado, y al que se unieron diversas organizaciones políticas, sindicales y civiles, ha tenido como víctimas hasta ahora a diez profesores y ciudadanos que simpatizan con este movimiento

Comentarios