Carro completo empresarial

domingo, 29 de octubre de 2006
Desde hace tres semanas, el empresario Carlos Slim inició una suerte de idilio con el presidente electo Felipe Calderón, que pretende borrar el trato seco, indiferente y discrepante ?por lo menos en el discurso-- que se dispensaron durante el tiempo de campañas, señala Proceso en un reportaje de su edición 1565 En aquel entonces, Slim no se cansaba de decir que los tres principales candidatos presidenciales estaban diciendo "puras tonterías", que no proponían nada serio y que se la pasaban sacándose "los trapos sucios" En fin, que no había a cuál irle Y Calderón, por su parte, cuando bravucón decía que Andrés Manuel López Obrador era "el más salinista de los salinistas", le daba un repasón a Carlos Slim "La verdad es que (López Obrador) tendría exactamente el mismo equipo que tuvo Salinas Tendría a Manuel Camacho como operador político, ayudado por Ricardo Monreal, a Socorro Díaz en Comunicación, a Federico Arreola ahí, tratando de llevarla bien y peleándose con todo el mundo Y de remate, su empresario favorito sería Carlos Slim", dijo Calderón, en marzo, en una entrevista televisiva Ahora Slim es, para Calderón, un mexicano ejemplar, gran empresario respetable y responsable, visionario Y Felipe, para Slim, es un hombre que "sí tiene una idea clara para lograr un mayor crecimiento económico, como lo expone en su proyecto México 2030" Y es que a Carlos Slim no le es suficiente dominar el mercado de la telefonía ni, pronto, el de la televisión restringida, gracias al recientemente aprobado Acuerdo de Convergencia Quiere más y más: ahora enfoca sus baterías al mundo de los energéticos ?sobre todo petróleo y gas-- y al de los grandes proyectos de infraestructura Casualmente, dos de las prioridades anunciadas por Felipe Calderón, destaca Proceso en su número 1565 de este domingo 29 de octubre

Comentarios