Oaxaca: Derechos humanos pisoteados

viernes, 10 de noviembre de 2006
México, D F, 9 de noviembre (apro)- Lejos de "restablecer el orden", la incursión de las fuerzas policíacas federales ha tenido por consecuencia "un grave deterioro de la vigencia de los derechos humanos en Oaxaca y el riesgo de que nuevas y más graves violaciones ocurran en los días y meses siguientes", advierte un reporte preliminar elaborado organismos no gubernamentales defensores de los derechos humanos Como parte de la Misión de Observación Civil Permanente llevada a cabo en Oaxaca, la Red Oaxaqueña de Derechos Humanos y el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez dieron a conocer hoy un reporte preliminar sobre la situación actual de los derechos humanos en dicho Estado El documento se centra en las violaciones a derechos fundamentales desde que entró la Policía Federal Preventiva (PFP) a la ciudad, pero sin soslayar el primer acto de represión orquestado por el gobernador Ulises Ruiz el 14 de junio pasado, al pretender desalojar con la fuerza pública un plantón que mantenían los profesores desde finales de mayo El descontento encontró concreción en una demanda común: la renuncia del gobernador Ulises Ruiz Conforme al reporte, el conflicto creció y Oaxaca en poco tiempo se generó un estado de ingobernabilidad atendido negligentemente por las autoridades estatales y federales La Red Oaxaqueña documentó amenazas, intimidaciones, homicidios, torturas, detenciones arbitrarias y un deterioro generalizado del respeto a los derechos humanos El 27 de octubre, después de una jornada en la que varias personas murieron en forma violenta, el gobierno federal ordenó el ingreso de la PFP para replegar los plantones y campamentos de los maestros y miembros de la APPO De acuerdo con el discurso oficial, la acción tuvo por objetivo "restablecer el orden, la paz y el Estado de derecho en Oaxaca" No obstante, a pocos días de la ocupación de la PFP en Oaxaca, las ONG documentaron "graves violaciones" a derechos humanos perpetradas directa o indirectamente por esta corporación El informe preliminar advierte que la situación actual de Oaxaca es "extremadamente preocupante" A la fecha han documentado la detención arbitraria de 106 personas Más de 30 con graves afectaciones a la integridad física, torturas, tratos inhumanos y degradantes, así como privaciones arbitrarias de la vida que, sumadas a las ocurridas con antelación durante el conflicto, dejan un saldo de 17 personas muertas Apunta que a partir de que la seguridad pública de Oaxaca quedó a cargo de la PFP documentaron numerosas violaciones a derechos humanos, muchas de ellas caracterizadas por el abuso de la fuerza y las amenazas generalizadas a la vida, a la integridad física y psicológica, y a la seguridad personal, así como violaciones a la libertad de expresión y el debido proceso Entre los patrones de violaciones a derechos humanos más generalizados destacan los siguientes: "Agresiones a cargo de cuerpos parapolicíacos (sic) armados, lo que permite afirmar que en Oaxaca están operando grupos armados de civiles al servicio del gobierno del estado Los indicios muestran que se trata de grupos conformados por simpatizantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que actúan bajo el amparo del Gobernador Ulises Ruiz "Las fuerzas federales no han actuado para poner un alto a las acciones de estos grupos, sino que todo apunta a que les han dado protección" Subraya que en el asesinato del periodista independiente Bradley Roland Will, quien fue ultimado por un grupo de personas vinculadas al gobierno municipal de Santa Lucía del Camino, quedó plenamente demostrada la responsabilidad de los priistas en el homicidio, documentado por los videos que diversos periodistas y la propia víctima que filmaron los hechos De acuerdo con la información recabada, los otros casos se ajustan al mismo patrón: agresiones armadas de grupos de civiles, simpatizantes del gobernador, que atentan contra la vida y la integridad personal no sólo de los miembros del magisterio y de la APPO, sino de la población ajena al conflicto Precisa que aunque el gobierno federal ha reportado "saldo blanco" y ha rechazado violaciones a los derechos humanos en los diversos operativos que la PFP ha efectuado en Oaxaca, se han detectado casos en los que es patente un uso excesivo de la fuerza pública por parte de esta corporación "Un caso que ejemplifica lo anterior es el del homicidio de José Alberto Bernal, simpatizante de la APPO De acuerdo con la información oficial, este joven murió el 29 de octubre a causa de un traumatismo provocado por el impacto de un proyectil de gas lacrimógeno disparado por elementos de la Policía Federal Preventiva "Por las circunstancias en que ocurrió el deceso y por el tipo de arma que ocasionó el fallecimiento, es de presumirse que el proyectil debió haber sido disparado directamente al cuerpo de la víctima, lo que implica una actuación dolosa y excesiva por parte de la Policía Federal Preventiva, pues dicha arma no debe apuntarse directamente al cuerpo en distancias cortas", apunta La muerte de Alberto Jorge López Bernal presenta las mismas características que el homicidio de Alexis Benhumea, ocurrido durante la incursión de esta corporación para dirimir un conflicto socio-político en San Salvador Atenco, Estado de Méxicio, en mayo pasado Según el reporte preliminar, la PFP ha llevado a cabo detenciones arbitrarias en la ciudad de Oaxaca Al hacerlo, no se ha ceñido a su ámbito de competencia y ha mantenido a los detenidos bajo su custodia Las ONG han documentado que se configuran verdaderos estados de excepción caracterizados por la tortura y los tratos crueles, inhumanos y/o degradantes sin ninguna tutela judicial "Aunque algunos de los detenidos han sido liberados, nos preocupa la arbitrariedad y la ilegalidad con que la PFP se ha conducido sistemáticamente en cuanto a las detenciones Este es uno de los aspectos más graves de la actual situación de Oaxaca", señala el reporte La Red Oaxaqueña y el Centro Prodh han sostenido 27 entrevistas en los centros donde han sido recluidos los detenidos (Miahuatlán, Tlacolula y Cuicatlán) "Ello nos ha permitido documentar un patrón de abusos: detenciones sin mandato escrito que fundara y motivara tal detención, y sin que existieran razones para tener por acreditadas las excepciones de flagrancia o caso urgente" En los más de los casos, las detenciones se dieron como razzias o fueron motivadas por el aspecto o la ubicación de las víctimas Al ocurrir las detenciones, la PFP hizo uso "excesivo, irracional y desproporcionado de la fuerza pública, provocando lesiones graves en la mayoría de los detenidos" Un caso paradigmático, añade el texto, es el de Gerardo Jiménez Vázquez, a quien los golpes de los elementos de la Federal Preventiva le ocasionaron fracturas en las costillas que dañaron sus pulmones y su riñón Después de ser detenidas, las personas permanecieron bajo la responsabilidad de la PFP Además de no ser remitidos inmediatamente ante la autoridad competente como indica la Constitución Mexicana, "fueron objeto de tortura y malos tratos"

Comentarios