El huracán electoral arrasó a Bush

lunes, 13 de noviembre de 2006
México, D F, 13 de noviembre (apro)- El triunfo del Partido Demócrata fue claro, amplio, contundente y en todos los frentes El huracán del descontento y en favor del cambio arrasó a los republicanos y le ocasionó a Bush su primera derrota electoral Los demócratas ganaron la mayoría en la Cámara de Representantes y en el Senado, el Congreso quedó bajo su liderazgo Son demócratas también seis gobernadores más, con lo que hoy tienen 28 de las 50 gubernaturas El Partido Demócrata avanzó en los congresos estatales con 275 escaños más, de un total de 7,400, cifra suficiente para que en 23 de ellos tengan el control de ambas Cámaras contra 16 de los republicanos Con todo, la victoria de los demócratas es un triunfo negativo, de rechazo a las políticas de Bush y los republicanos de la extrema derecha, pero no en torno a una nueva agenda política para Estados Unidos Eso está por construirse y está por verse ¿Cuál es el mensaje del electorado? En sus principales vertientes está un cambio en la conducción de la guerra en Irak para el retiro de las tropas y el fin de un gobierno de un solo partido en la extrema derecha, restablecer los contrapesos y el bipartidismo Se trata de un cambio negativo, no propositivo, que beneficia a los demócratas como oposición Las encuestas anteriores de las elecciones dieron a Bush el nivel más bajo de un presidente en su sexto año de gobierno desde Harry Truman en 1946: 35% El 57% desaprobó la guerra en Irak y el 66% su gestión Consideraban que los demócratas podrían conducir mejor al país en los temas de Irak, guerra contra el terrorismo, economía y la crisis de Corea del Norte El cambio no es menor, se trata de la primera derrota electoral de George W Bush desde que llegó a la Presidencia de Estados Unidos en el año 2000 que gobernó durante seis años con el control republicano del Legislativo y una abrumadora influencia en la Suprema Corte Ahora tendrá que gobernar con contrapesos en el Legislativo Los demócratas en el Congreso encabezarán todas las comisiones, llamarán a cuentas al gobierno, harán informes, llevarán adelante iniciativas, buscarán construcción de mayorías, pero no hay garantía de solución a los grandes problemas como la guerra en Irak o la inmigración Para ambos partidos los próximos dos años serán decisivos para convencer al electorado de su capacidad de gobernar Al día siguiente de las elecciones intermedias arrancó la carrera a la Presidencia en 2008, y si el nuevo juego político se llama centro y moderación, es evidente que John McCain se fortalece en el campo de los republicanos y Hillary Clinton en el de los demócratas El resultado de las elecciones intermedias del pasado 7 de noviembre restablece el bipartidismo, pone fin a una era de mayoría republicana en todos los ámbitos, lo que no es menor si se considera que Bush gobernó seis años con carro completo Reinaugura el gobierno dividido o la cohabitación entre demócratas y republicanos Cierra una era en que los republicanos en el Congreso aplastaron la voz de la minoría demócrata Los últimos dos años de George W Bush debilitado como presidente transcurrirán en nuevas condiciones, con un Congreso de oposición que no será sólo una molestia constitucional, sino una nueva realidad, si los demócratas realizan la tarea que les corresponde La política de extrema derecha de los últimos seis años se verá obligada a girar al centro Tal es, presumiblemente, el mandato del electorado, que coloca a una mujer demócrata y liberal, Nancy Pelosi, en la posición más alta de poder, como líder de la Cámara de Representantes, siendo la segunda después del vicepresidente Dick Cheney, en caso de faltar Bush, para ocupar la Presidencia Voto latino El voto latino no tuvo el impacto que algunos esperaban, de un millón de nuevos registros de votantes, apenas se llegó a cerca de 200,000 Sin embargo, de acuerdo con The Wall Street Journal el voto latino fue un factor importante para el control de la Cámara de Representantes Los hispanos redujeron considerablemente su apoyo a los republicanos: en la reelección de Bush en el 2004 fue de 44% Ahora votaron por los demócratas 73% y sólo 23 por ciento por los republicanos, según una encuesta en los ocho estados (Florida, Arizona, Nuevo México, California, Texas, Nueva York, Nueva Jersey e Illinois) que tienen el 82% del electorado latino registrado La votación de hispanos aumentó: en las anteriores elecciones intermedias de 2002 votaron 47 millones de hispanos, el pasado 7 de noviembre lo hicieron 6 millones En la Cámara de Representantes hay 24 latinos y 3 en el Senado Diversas organizaciones de inmigrantes consideran que el peso de los latinos se sentirá en 2008 Cuando menos media docena de republicanos que basaron su discurso en políticas duras contra los inmigrantes perdieron la elección, entre ellos en Arizona perdió Randy Graf, del Distrito 8, y JD Hayworth, en el Distrito 5 Ambos desarrollaron virulentas campañas contra la migración y antimexicanas En California la reelección de Arnold Schwarzeneger como gobernador fue amplia, gracias a su distanciamiento de las posiciones de su partido a lo largo de 2006 que le reportó apoyo popular Schwarzeneger rechazó la presencia de la Guardia Nacional en la frontera que posteriormente aceptó bajo protesta, se acercó al centro y a los inmigrantes Ahora afirma que está a favor de una reforma migratoria amplia, fortaleció las políticas sociales en el Estado con más mexicanos en la Unión Americana Tras las políticas de control fronterizo en California, Texas y Nuevo México en la década de los noventa, durante el gobierno de Clinton, Arizona se convirtió en el estado con más cruces de indocumentados y con más muertos, el año pasado murieron 260 sólo en esa entidad Los grupos racistas y xenófobos como Minute Man y los rancheros que cazan indocumentados han operado en la frontera en el último lustro El voto en Arizona fue ambivalente, si se considera que fue reelecta ampliamente la gobernadora Janet Napolitano (Partido Demócrata), quien ha vetado varias leyes contra los indocumentados, incluso en el balance de la política legislativa local, conserva su derecho de veto Arizona es el estado con más iniciativas contra los inmigrantes Entre enero y abril de 2005, se presentaron 1,440 propuestas de resolución en el Congreso, 28 afectaban de manera directa a los indocumentados, ambas Cámaras aprobaron 10, y la gobernadora vetó cinco Los demócratas lograron suficientes escaños en ambas Cámaras para que los republicanos no puedan pasar por encima del derecho de veto de la gobernadora En Arizona, las respuestas electorales son contradictorias: por un lado el electorado rechazó a los candidatos con discursos más racistas y, por otro lado, aprobó cuatro leyes en el referéndum que vulneran a los indocumentados, entre las más importantes, la 103 que establece el inglés como idioma único y la ley 300 que niega derecho a estudiar inglés a los indocumentados, los niños que nacieron en Estados Unidos (y por tanto tienen derecho a la ciudadanía estadunidense) hijos de indocumentados deberán pagar como extranjeros para acceder a la universidad, quita el derecho a niños sin documentos de ir a guarderías y recibir vales alimenticios Difícilmente se revertirán estas leyes México y el triunfo Demócrata Tradicionalmente los demócratas moderados han tenido políticas de mayor sensibilidad social en torno al tema de la migración Sin embargo, tienen también posiciones ambivalentes En la votación del muro en 1,125 kilómetros de la frontera con México, la representante Nancy Pelosi, entonces líder de la minoría demócrata, votó en contra Pero, la senadora Hillary Clinton votó a favor como una forma de decir que está comprometida con el control fronterizo y la seguridad, aunque también apoyó la ley bipartidista Kennedy-McCain para una reforma migratoria amplia Durante la presidencia de Bill Clinton se pusieron en marcha las más duras operaciones de control de la frontera en California, Texas y Nuevo México, entre las que destaca la Operación Guardián; se levantaron muros, aumentó el número de elementos de la Patrulla Fronteriza, aumentó el presupuesto y el equipamiento de manera dramática Pero la migración indocumentada creció también como nunca antes El fracaso fue desde entonces evidente Tras las elecciones del 7 de noviembre se considera que los demócratas podrían ser un factor importante para impulsar una reforma migratoria de interés fundamental para más de 6 millones de indocumentados en Estados Unidos La ley aprobada por el Senado en materia migratoria mostró que es posible construir un acuerdo bipartidario en la materia Pero los relojes no se sincronizan: Bush afirmó el miércoles 8 y lo reafirmó en su encuentro con Calderón, que cree "profundamente" en una reforma migratoria amplia Y ¡sorpresa! Calderón bajó el tema de la migración como tema prioritario para México en la agenda bilateral, al considerar que no es único tema y que no debe bloquear otros temas de interés mutuo, como los que coloca en primer plano Estados Unidos: seguridad y narcotráfico Aunque consideró en entrevista en el Washington Post que el triunfo demócrata creaba mejores condiciones para la relación con México y podría permitir avances en el tema migratorio Lo dijo apenas unas horas antes de entrevistarse con Bush Por lo que se ve, su equipo es lento para asimilar los cambios, Calderón no se entrevistó con Pelosi, la poderosa líder de la Cámara de Representantes Habría que entender que las cosas cambiaron y que en la inmigración Bush tiene el tema perfecto para redefinirse en el centro, con acuerdos bipartidarios, como reformador ahora que ya no tiene que ganar una elección y que esto puede darle capital político con una inversión mínima Y aunque el asunto pertenece al ámbito del Congreso, su apoyo es importante El problema mayor de Bush son los republicanos cavernícolas de la Cámara de Representantes que fueron castigados por los electores Los demócratas progresaron entre los hispanos Es la hora de Kennedy-McCain La reforma migratoria es importante en la agenda de legislaciones bipartidarias que podrían salir adelante con el apoyo de moderados de ambos partidos Para México no hay tema más amplio, sensible e importante que el de la migración, aunque ahora el pragmatismo calderonista trasnochado pretenda degradarlo en la agenda bilateral ¿O que, no son importantes 62 millones de mexicanos indocumentados? ¿No son importantes más de 500 muertos al año al intentar cruzar? ¿No es importante el ambiente xenófobo antimexicano que se ha creado en Estados Unidos? ¿O es más importante para Calderón deslindarse de las políticas de Fox? Y si es tan importante ¿Por qué no hacerlo en otros temas nacionales primero?

Comentarios