HRW: Leyes sobre violencia sexual incumplen normas internacionales

martes, 14 de noviembre de 2006
México, D F, 13 de noviembre (apro)- La legislación y política sobre violencia sexual que se encuentra en vigencia en muchos estados mexicanos, incumplen los estándares internacionales en materia de derechos humanos, en la medida en que definen las sanciones para algunos abusos sexuales en función de la "castidad" de la víctima, por ejemplo Así lo señala el informe "Víctimas por partida doble", publicado por Human Right Watch (HRW) en marzo de este año En el marco de la campaña 16 días de activismo contra la violencia de género, resalta el señalamiento de este informe en relación con el marco legal en materia de violencia sexual, que cambia de un estado a otro, y en su mayoría las entidades castigan tres tipos de relaciones sexuales: la violación, incluida a menores; el incesto, y las relaciones sexuales mantenidas con una adolescente por medio de la seducción o el engaño, pero sin recurrir al uso de la fuerza, conocidas como estupro Respecto de este último, el informe explica que en trece estados el estupro es un delito sólo cuando la víctima menor de edad vive de manera "casta" y "honesta", y en al menos en once entidades el estupro no es penalizado si posteriormente el responsable contrae matrimonio con la víctima HRW advierte que tanto la violación como el estupro son considerados delitos contra la integridad física y sexual de la víctima "La violación se define habitualmente como la penetración anal o vaginal forzada que implica el empleo de la violencia ?física o moral? concreta, o por medio de amenazas, en tanto que el ?estupro? es visto como la penetración de una adolescente que ha sido alcanzada por medio de la seducción o el engaño" Así mismo, advierte que el incesto no es considerado generalmente como un delito contra la integridad física y sexual de la víctima, sino contra la familia, y lo define como sexo "consensual" entre padres, hijos o entre hermanos "Dado que el delito es definido como un abuso contra la unidad familiar y que la relación sexual está legalmente definida como ?consensual?, ambas partes se hallan sujetas a sanciones penales, incluidas las víctimas menores de 18 años" El informe subraya que, en su mayoría, los estados penalizan las relaciones sexuales forzadas cuando éstas suceden entre miembros de una familia, dándole trato de violación con circunstancias atenuantes, en oposición a las relaciones sexuales "consensuales" entre miembros de una familia, que son calificadas como incesto en la legislación mexicana Según el informe, en el manual de operación de la Convención sobre los Derechos del Niño, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) señala que: "La definición de abuso sexual de niños comprende más que las actividades no consensuales" Esto incluye "las actividades sexuales con niñas y niños que se encuentran debajo de la edad de consentimiento, aun en los casos en que los menores parecieren predispuestos o tomaren la iniciativa en dichas prácticas" Y destaca que la penalización de la conducta sexual de las y los niños, aun cuando pudieren ser víctimas de abuso, es todavía más preocupante dada la temprana edad de consentimiento generalmente aceptada en México "En dos jurisdicciones se considera que los niños son capaces de dar su consentimiento para mantener relaciones sexuales una vez alcanzada la pubertad, sin que se especifique edad alguna "En veintiún de las treinta y dos jurisdicciones de México se presume que los niños son capaces de consentir a mantener relaciones sexuales a la edad de 12 años; en una de ellas a la edad de 13; en siete a los 14 y en una a la edad de 15" El informe destaca que si bien el Comité de los Derechos del Niño no ha dado una sugerencia sobre la edad específica en la que un niño tiene el derecho y capacidad de prestar su consentimiento para la actividad sexual, sí ha manifestado su preocupación respecto de aquellas circunstancias donde la ley no especifica cuál debe ser la edad de consentimiento, recomendando que dicha edad debe fijarse por lo menos en los 13 años Por otro lado, HRW señala que hasta hace poco tiempo los esposos podían exigir mantener relaciones sexuales con sus cónyuges con fines de procreación sin poder ser acusados de violación Sin embargo, en 1994, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dictaminó que "las relaciones sexuales forzadas dentro del matrimonio no podían ser consideradas ?violación?, sino más bien un ejercicio indebido de los derechos conyugales, ya que el propósito del matrimonio es la procreación" Al respecto, y de acuerdo con el informe, la Suprema Corte precisó que las relaciones sexuales forzadas entre los cónyuges constituían violación cuando éstas se realizaban "contra natura", es decir, "fuera de las formas permitidas para la procreación" Esta decisión fue revocada por la misma Corte en noviembre de 2005, y actualmente ésta sostiene que las relaciones sexuales forzadas dentro del matrimonio constituyen violación "Si bien este avance resulta positivo, es probable que los alcances de la nueva jurisprudencia no repercutan en la vida de las mujeres por algún tiempo" A algunas mujeres casadas que denuncian actos de violencia sexual en sus hogares, ante las autoridades pertinentes, "aún hoy se les dice que regresen a sus casas, que resuelvan la situación con sus maridos o que dejen de provocar la violación", concluye HRW

Comentarios