Felipe y Ulises

jueves, 16 de noviembre de 2006
México, D F, 15 de noviembre (apro)- La permanencia de Ulises Ruiz como gobernador ha tenido altos costos: 104 detenidos, 17 muertos y 35 desaparecidos, además de la pérdida de millones de pesos para los empresarios de la capital y despidos a raíz de los bloqueos realizados por la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) Con ello Ulises Ruiz se ha convertido más en un obstáculo para el PRI y el próximo gobierno de Felipe Calderón, que una pieza clave en las futuras negociaciones de las reformas estructurales que se discutirán en el Congreso de la Unión De ahí que en los últimos días se escuche con mayor fidelidad las voces que señalan como fecha clave el próximo primero de diciembre para que e gobernador presente licencia a su cargo El arranque de la administración calderonista es para el mandatario oaxaqueño el inicio también pero del final de su tiempo político El muerto y el arrimado a los tres días apestan, dice el refrán popular, y esto es lo que seguramente le ocurrirá al exoperador electoral de Roberto Madrazo Resulta que Ulises Ruiz dejará de ser útil para el PRI luego que Calderón asuma la Presidencia de la República La creencia de que al panista le podría ocurrir lo mismo que al gobernador de Oaxaca, se disipará en tanto se vea que esto simplemente era un argumento sofista manejado magistralmente por los priistas No es lo mismo un gobernador totalmente desacreditado y manchado por la represión, al que 90% de los oaxaqueños no lo quieren, que el inicio de gestiones de un jefe del Ejecutivo, no obstante que también llega desacreditado Vinculado históricamente a la figura de Madrazo, es difícil mantener con vida política a Ulises Ruiz, quien a pesar de ello se viene aferrando a la gubernatura bajo la amenaza de que su partido no asistiría a la ceremonia de asunción presidencial de Calderón si el gobierno foxista atentaba en su contra Pero esta situación cambia radicalmente una vez que este último asuma el Poder Ejecutivo A partir de ahí a nadie le conviene que Ulises Ruiz se mantenga al frente de un gobierno desacreditado no sólo ante los ojos de los mexicanos, sino internacionalmente Su imagen estará vinculada en el futuro a la represión y a la corrupción En Oaxaca se escucha cada vez con más fuerza que el gobernador pronto presentará licencia aduciendo problemas de salud por una diabetes desarrollada en los últimos años Pero que antes de salir habría negociado con Calderón que no sea perseguido si se encuentran irregularidades en las auditorías que está realizando la Secretaría de la Función Pública (SFP) Es más, por ello es que está pidiendo al Congreso de la Unión la aprobación de un presupuesto para el próximo año de 123 mil millones de pesos, es decir, un aumento de 434% en comparación con los 24 mil millones que tuvo este año Parte de este dinero sería para subsanar las enormes deudas que dejan él y sus antecesores, y que no pueden explicar Poco le conviene al PRI y a Calderón mantener a un gobernador que piensa utilizar una buena parte del presupuesto solicitado para reprimir antes que resolver las causas del conflicto social Antes de Ulises Ruiz ningún mandatario ha solicitado un total de 57525 millones de pesos para comprar un lote de tanquetas antimotines y vehículos blindados (220 millones de pesos); para el equipo antimotines de las corporaciones policiacas en 30 cabeceras distritales (165 millones); o 565 millones para adquirir armas especiales Un gobernador represor como el de Oaxaca es insostenible para cualquier partido o fuerza política De mantenerse, no podrá resolver un problema del cual es parte importante, sino que sólo agravará el conflicto y hará crecer la inconformidad social que ya dio origen a la APPO Ulises Ruiz es una bomba de tiempo que puede estallar con graves consecuencias para Oaxaca y para el gobierno federal entrante Calderón tendría que tomar en cuenta la inconveniencia de sostener a un personaje inestable políticamente, al que sólo le interesa vengarse de sus enemigos y adversarios políticos Es por ello que las manecillas del reloj caminan en contra del político oaxaqueño, quien a estas horas debería estar más preocupado por protegerse de las consecuencias de su propia conducta, que de mantenerse en un lugar que ya no le corresponde

Comentarios