Al amparo castrense

domingo, 17 de diciembre de 2006 · 01:00
Ante su cuestionada legitimidad, los primeros actos y discursos de Felipe Calderón al asumir la Presidencia de la República se concentraron en las Fuerzas Armadas, a las que, en contra de su política de "austeridad", les anunció considerables aumentos de sueldo y mejorías en prestaciones Se rodeó, además, de jefes castrenses que, entrenados en la Escuela de las Américas y en la lucha contra el narcotráfico, respalden sus acciones de fuerza a pesar del "costo de vidas humanas" E inclusive su secretario de Marina dio claras muestras de haber recibido el mensaje: "Estamos convencidos ?dijo al presidente constitucional? de que el ejercicio de la autoridad obtenida debe imponerse" Débil en su legitimidad, el presidente Felipe Calderón se abraza a las Fuerzas Armadas Con su decisión de aumentar los ingresos del Ejército y la Marina, hizo más que responder a una vieja demanda desoída: empezó a construir una base real de apoyo entre los militares ante las acciones de fuerza de su gobierno Pero a cambio de aumento en su presupuesto, los involucrará cada vez más en labores de seguridad pública, reforzando la tendencia de los últimos dos sexenios de transferir soldados y marinos a ese tipo de labores Al igual que sus antecesores Ernesto Zedillo y Vicente Fox, Calderón recurrió al Ejército y la Marina para incrementar la fuerza de la Policía Federal Preventiva Y el pasado 13 de diciembre anunció la transferencia a la PFP de 10 mil soldados y marinos ?7 mil 500 miembros de la Policía Militar y 2 mil 500 de la Marina? Un paso más a la militarización de la seguridad y aun de la procuración de justicia lo dio la noche del viernes 15, cuando la Procuraduría General de la República y la Secretaría de Seguridad Pública anunciaron en forma conjunta la unificación del mando de la Agencia Federal de Investigación (AFI) y la PFP El nuevo responsable será Ardelio Vargas Fosado, hasta entonces jefe del Estado Mayor de la PFP en donde coincidió con Genaro García Luna, actual secretario de Seguridad Pública y director de la AFI en el pasado gobierno Vargas Fosado, que tiene escasa experiencia de mando policial, también formó parte en el Cisen del grupo de su entonces director Eduardo Medina Mora, quien después fue titular de la Secretaría de Seguridad Pública hasta que Calderón lo designó titular de la PGR La unificación de mando significa que una sola persona será la responsable de las acciones de seguridad pública a cargo de los militares de la Federal Preventiva y de la investigación ministerial y ejecución de órdenes de aprehensión a cargo de civiles A menos de dos semanas de haber iniciado su sexenio, dejó en claro que no fue gratuito que dedicara su primer acto de gobierno a las Fuerzas Armadas Y es que, al retomar una vieja costumbre del México posrevolucionario en la que los presidentes dedicaban un discurso a los militares, les anunció un aumento de sueldo en medio de los recortes a la administración pública, desayunó con ellos y les prometió ayuda en vivienda y reconstrucción de sus colonias en el país Pero al mismo tiempo se rodeó de jefes castrenses dispuestos a "imponer el ejercicio de la autoridad", entre ellos generales formados en la Escuela de las Américas que el Ejército de Estados Unidos tenía en Panamá y que los instruyó en conflictos de baja intensidad y guerra irregular Además, junto con el secretario de la Defensa Nacional, el general Guillermo Galván Galván, integró el mando operativo del Ejército con militares que en su hoja de servicios cuentan con una amplia experiencia en actividades contra el narcotráfico, como jefes uniformados y en la Procuraduría General de la República (PGR) A cambio de la mejoría en sus haberes, Calderón pidió a los militares involucrarse de lleno en tareas de seguridad pública, más allá de sus labores en seguridad nacional, y les advirtió que hará uso de la fuerza "a pesar del costo de vidas humanas" Su propósito fue presentarse desde el principio como un gobernante fuerte "Lo primero que hizo fue dejar en claro que está decidido a ser un presidente activo en su relación con las Fuerzas Armadas, y que si es necesario activar la fuerza durante su gobierno, lo hará Pero en su afán de mostrarse como un presidente fuerte, corre el riesgo de convertirse en un gobernante autoritario", advierte Guillermo Garduño Valero, académico del Ejército y la Marina mexicanos Desde los primeros minutos del 1 de diciembre, en la ceremonia realizada en Los Pinos para que su antecesor, Vicente Fox, se despojara de la banda presidencial, Calderón mandó su primer mensaje sobre el uso de la fuerza al tomar protesta a su gabinete de seguridad Con excepción de Eduardo Medina Mora ?quien no sería ratificado por el Senado como titular de la PGR sino hasta el pasado jueves 7?, Calderón tomó juramento constitucional a sus secretarios de Gobernación, Francisco Javier Ramírez Acuña; de la Defensa, general Guillermo Galván Galván; de Marina, almirante Mariano Francisco Saynez Mendoza, y de Seguridad Pública, Genaro García Luna Horas más tarde, en su primer discurso a la nación después de su caótica toma de posesión en el Congreso, habló de "un programa de seguridad" que deberán poner en marcha esos secretarios, y de la pérdida de vidas cuando se ejecute "Con esos actos, Calderón quiere demostrar que está dispuesto a usar la fuerza Y si es necesario activarla, lo va a hacer", considera Garduño, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana y profesor en el Colegio de Defensa de la Sedena y en el Centro de Estudios Navales de la Marina El inusitado lenguaje de Calderón en materia de seguridad confirma que está desplegando una estrategia para convertirse en un líder fuerte Y por eso Garduño, historiador de las Fuerzas Armadas mexicanas, subraya que, al dedicar sus primeros actos de gobierno a los militares, más allá de las ceremonias de cambio de gobierno, Calderón se visualiza ya como un dirigente que "debe ser activo" Así actuó para ganar la candidatura del PAN y luego la elección presidencial Ahora reafirma esa conducta con el propósito de afianzar su respaldo Y para ello ?asegura? cuenta con la fuerza Pero Garduño previene que en su ánimo de anticipar situaciones, ampliar su legitimidad y superar a la izquierda, Calderón puede acabar en el autoritarismo: "Hay muchas experiencias en América Latina de hombres que llegaron muy débiles a la presidencia y después fueron gobernantes tremendamente fuertes, pero profundamente autoritarios Es el caso del general Juan Domingo Perón en Argentina y más recientemente el de Alberto Fujimori en Perú" El Ejército y la Marina, añade, serán dos de sus principales soportes Por eso su acercamiento desde el primer momento en que asumió la Presidencia "No hay que olvidar que el Ejército tuvo la custodia de la banda presidencial desde los primeros minutos del 1 de diciembre", anota Horas después, en el Campo Marte, Calderón retomó una tradición de los presidentes Álvaro Obregón, Plutarco Elías Calles y Lázaro Cárdenas ?todos ellos generales? al arengar a la tropa el día de su toma de posesión Garduño explica que luego del general Cárdenas, el discurso fue sustituido por la parada militar que se realizaba en el Zócalo de la Ciudad de México Así se hizo hasta el último presidente del PRI, Ernesto Zedillo Fox cambió esa tradición y sólo hizo revisión de tropas en el Campo Marte, pero sin ofrecer un discurso Calderón, en cambio, aprovechó para anunciar el aumento de sueldo a los soldados y marinos y mejorar sus condiciones de vida: "Sé que cumplen con el deber de servir a la patria a pesar de las difíciles condiciones que tienen para sacar adelante a su familia Sé bien que con el ingreso que tienen es difícil proporcionarle a los suyos una vida digna "Por eso les digo que seré un presidente que se ocupe de sus soldados y sus marinos, que trabajaré junto con el Congreso para atender sus condiciones de vida, porque sé muy bien que es la hora de velar por la tropa" Un adelanto del anuncio lo había hecho poco antes en el Auditorio Nacional, en su discurso de toma de posesión: "Ordeno a los secretarios de Marina y Defensa? velar para que se mejoren cuanto antes, y en la medida en que el Congreso lo disponga, la condición humana y familiar de los soldados y marinos de México" En un hecho inédito al arranque de las administraciones recientes, Calderón acudió el sábado 2 de diciembre al Colegio Militar a un desayuno con la alta oficialidad del Ejército y la Marina Allí anunció que, a partir del próximo año, sus elementos tendrán un incremento salarial y mejores prestaciones para la adquisición de viviendas Y, en forma contraria a la austeridad que anunció para la mayor parte de las dependencias de la administración pública federal, dijo que ese aumento forma parte del proyecto de presupuesto de egresos de la Federación que entregó a la Cámara de Diputados "Así mismo, tomaremos decisiones para mejorar las condiciones de las colonias y unidades habitacionales militares" En su propuesta de presupuesto, Calderón prevé un incremento de 161% a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y de 139% a la Secretaría de Marina En caso de que la Cámara de Diputados lo apruebe, la Sedena pasará de 26 mil millones a 32 mil millones de pesos, mientras que la Marina irá de casi 10 mil millones a poco más de 11 mil millones de pesos "Firmeza" en la "transición" "El presidente Calderón pudo haber hecho los aumentos sin anunciarlo, pero el propósito era enviarle un mensaje a la tropa, que ya está harta porque gana menos que la policía judicial o la de seguridad pública, pero también porque muchos militares de las más bajas graduaciones votaron por el otro", dice a Proceso un coronel en activo en alusión a López Obrador Garduño pondera el peso del voto militar porque no todos los 200 mil miembros de las Fuerzas Armadas acuden a las urnas, además de que se trata de un sufragio fragmentado; aunque reconoce que en 1988 sí hubo una marcada preferencia electoral hacia Cuauhtémoc Cárdenas La principal molestia entre la tropa, dice, tiene más que ver con sus bajos ingresos, porque es demasiado el riesgo que corren para tan poca paga El resultado es un ejército de desertores: más de 90 mil en los últimos años, según Garduño Hasta el comienzo del gobierno de Miguel de la Madrid, el incremento salarial de los militares se anunciaba cada 1 de septiembre, en el informe presidencial Y prácticamente durante todo el cuarto de siglo pasado, asegura el investigador, los aumentos no se anunciaron Pero ahora, a cambio de los incrementos ?que no abarcan a los altos mandos?, Calderón pidió a los militares respaldo para las eventuales acciones de fuerza que decida emprender: "Ante la compleja transición por la que atraviesa el país", les dijo, es necesario actuar con "firmeza y determinación" En su intensa labor de acercamiento con los militares, el martes 5 Calderón pidió a los presidentes de las comisiones de Defensa y Marina de la Cámara de Diputados reunirse con él en Los Pinos En el encuentro estuvo el diputado por Veracruz José Manuel del Río Virgen, presidente de la Comisión de Marina y militante de Convergencia por la Democracia, uno de los tres partidos que integran el Frente Amplio Progresista que desconoce a Calderón como jefe de Estado Como presidente de la Comisión de Defensa participó el diputado del PAN por Campeche, el general retirado Jorge Justiniano González Betancourt También estuvieron el general Galván Galván y el almirante Saynez Mendoza, lo mismo que el subsecretario de Egresos de la Secretaría de Hacienda, Ernesto Cordero En la reunión, Calderón les informó que, en promedio, el aumento para la tropa del Ejército significará que, de poco más de dos salarios mínimos que recibe, pase a tener casi 35 salarios mínimos La propuesta es que la percepción se eleve de 3 mil 865 a 4 mil 600 pesos Y en el caso de los marineros, la intención es que su sueldo ?que hoy es de 3 mil 897 pesos? crezca en una proporción similar, dijeron los diputados a este semanario Según Del Río Virgen, Calderón se propone que en los próximos tres años sean homologados los salarios, nombramientos, categorías y mandos de la Sedena y la Marina De ser aprobada la propuesta presupuestaria de defensa, Calderón se ganará el apoyo de soldados y marineros, pero al mismo tiempo facilitará la adhesión al PAN de militares retirados De acuerdo con González Betancourt, un grupo de ellos pretende crear una organización adherente a ese partido, como lo hizo el PRI con la asociación Leandro Valle La mejoría de los ingresos de las Fuerzas Armadas servirá también a Calderón para granjearse otros apoyos políticos, pues a su opositor de Convergencia le prometió recursos para el gobierno de su estado Le ofreció devolver al gobierno de Veracruz ?en poder del PRI? los 160 millones de pesos que gastó para la construcción de la base de mantenimiento de helicópteros de la Marina Pero, sobre todo, Calderón ampliará su margen de acción frente a las Fuerzas Armadas, caracterizadas por su institucionalidad El 30 de noviembre, cuando aún como presidente electo dio a conocer sus nombramientos, los nuevos comandantes de la Marina y el Ejército no sólo expresaron la tradicional lealtad militar al poder civil, sino en particular su respaldo a las decisiones de fuerza que adopte El general Gaytán refrendó la "absoluta lealtad" del Ejército y la Fuerza Aérea al presidente; anunció que, además del combate al narcotráfico y a otras manifestaciones de la delincuencia organizada, la Sedena se dedicará en esta administración al "acotamiento de los grupos armados" Y, de salida, le dijo que esa fuerza ejecutará las acciones en materia militar "que usted determine" El almirante Saynez Mendoza, en su expresión de lealtad por parte de la Armada, aseguró que "está en juego la seguridad nacional" Y mostró lo que desde la Marina será el sello de este gobierno: "Estamos convencidos de que el ejercicio de la autoridad obtenida debe imponerse" Encabezados por el general Galván, los hombres fuertes en el Ejército para "contener a la guerrilla" y enfrentar al narcotráfico serán el general de división Carlos Demetrio Gaytán Ochoa, jefe del Estado Mayor de la Defensa Nacional (EMDN), y el general de brigada Luis Arturo Oliver Cen, subjefe operativo del EMDN Gaytán, quien fue uno de los cuatro generales ascendidos a divisionarios el pasado 20 de noviembre por el saliente Vicente Fox, es ahora el segundo hombre más importante en la Sedena Una de sus tareas será la contención de la guerrilla en el país, para lo cual fue instruido en Panamá, en la ya desaparecida Escuela de las Américas, donde el Comando Sur del Ejército de Estados Unidos lo capacitó en conflictos de baja intensidad En 1994 fue comandante en Monte Líbano del agrupamiento "Gaytán", uno de los 12 grupos creados especialmente por el Ejército para enfrentar el conflicto armado en Chiapas y que se congregaron en lo que se llamó la Fuerza de Tarea Arcoiris Otra de sus labores relevantes será el combate al narcotráfico Desde la década pasada ha sido uno de los principales encargados de esa tarea, tanto en el Ejército como en la PGR En la PGR fue el encargado de las operaciones de intercepción en la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos contra la Salud (FEADS) cuando el procurador era Jorge Madrazo La FEADS desapareció en el sexenio pasado, infiltrada por el narcotráfico Su brazo derecho en esta área será el general de brigada Luis Arturo Oliver Cen, quien a lo largo de más de una década ha estado involucrado en acciones contra el narcotráfico Trabajó al lado de Herrán Salvati en el Instituto de Combate a las Drogas, desparecido también por infiltración del narcotráfico Hasta su nombramiento como subjefe operativo del EMDN, era el comandante de la Novena Zona Militar, con sede en Culiacán, Sinaloa, adonde había llegado apenas en octubre en sustitución del general Rolando Eugenio Hidalgo Eddy, quien tuvo que salir de la zona al ser amenazado de muerte por narcotraficantes

Comentarios