II Congreso Nacional de Artes Escénicas

lunes, 18 de diciembre de 2006
México, D F, 18 de diciembre (apro)- El segundo tema central del II Congreso Nacional de Artes Escénicas Quetzalcóatl 2006, realizado en la ciudad de Colima a instancias del Centro Mexicano de Teatro del ITI-UNESCO y del gobierno de Colima, giró en torno a la necesidad de que la educación artística vuelva a tener el papel que le corresponde en la educación básica de nuestro país Este planteamiento fue puesto en la mesa de discusión justo unos días antes de que Felipe Calderón presentara ante el Congreso su propuesta de presupuesto para el ejercicio 2007, la cual no sólo no ofrece un mayor apoyo a la cultura y a las actividades artísticas, sino que, en términos reales, reduce el presupuesto ejercido por el Conaculta en este año Es decir, la política económica del gobierno entrante transita en principio en dirección opuesta a las circunstancias que permitirían poder hacer realidad las ideas vertidas en el Congreso Nacional de Artes Escénicas, para que actividades como el teatro, la música, la danza y las artes plásticas, sean vistas no como prácticas accesorias, sino como materias tan importantes como las matemáticas o la física, en la formación integral de seres humanos sensibles El problema empieza desde la formación de cuadros que puedan impartir de manera adecuada la educación artística, ya que, en el mejor de los casos, los maestros son egresados de alguna carrera relacionada con el arte, pero no cuentan con las herramientas pedagógicas para la docencia o, lo que es peor, muchas veces se trata de maestros de literatura, historia, educación física, etc, que son habilitados de manera improvisada para enseñar "arte" en forma empírica Los limitados intentos que la Secretaría de Educación Pública y los centros de enseñanza artística han hecho para que la pedagogía sea parte importante en los programas de estudio de las carreras artísticas, han sido insuficientes para abarcar el amplio universo del sistema educativo mexicano Como se planteó en el Congreso, son necesarios numerosos profesionales que cubran los requerimientos de preescolar, primaria, secundaria y bachillerato en materia de enseñanza artística Las manifestaciones artísticas logran un alto nivel de comunicación mediante la transmisión de ideas, sentimientos y experiencias que, al mismo tiempo, provocan una gran diversidad de respuestas El arte, por su propia naturaleza, independientemente de que quienes lo practican decidan dedicarse profesionalmente o no a él, tiene la facultad de formar seres humanos sensibles e inteligentes que valoren, comprendan y aprecien en principio su propia cultura nacional y, consecuentemente, la cultura universal como una de las manifestaciones más sublimes de nuestra especie Quienes tuvimos en algún momento de nuestra formación la oportunidad de tener un maestro de música, teatro o de cualquier otro arte, que de manera sensible y dedicada nos brindaba sus conocimiento y muchas veces un tiempo mayor al que su salario le comprometía, para montar una obra, organizar una exposición o una presentación del coro de la escuela, sabemos la huella indeleble que estas enseñanzas nos han dejado, aunque ahora seamos contadores, abogados o periodistas La invitación del II Congreso Nacional de Artes Escénicas es para que, como sociedad, cada cual desde la trinchera que le toca luchar, manifieste su oposición a una educación deshumanizada, porque si bien la ciencia y la técnica son importantes, el arte y las humanidades alimentan el espíritu, el intelecto y la sensibilidad, tan devaluadas por tecnócratas y neoliberales que, como en la República de Platón, ven en el artista un peligro

Comentarios