El juras y te vas abortó el besamanos en San Lázaro

sábado, 2 de diciembre de 2006
México, D F, 1 de diciembre (apro)- Después de la atropellada sesión en que Felipe Calderón rindió protesta como presidente, la mayoría de los exfuncionarios del foxismo e invitados especiales que asistieron al evento, prefirieron guardar silencio y no hacer la tradicional pasarela; algunos, más atrevidos, opinaron que no importa la forma en que arribó el panista a rendir protesta, si no que al final se invistió como el primer mandatario del país "El presidente cumplió con su obligación de venir a protestar como presidente de la República al Congreso de la Unión", comentó Luisa María Calderón Hinojosa, exsenadora panista y hermana de Felipe, casi a punto de salir de San Lázaro, después de los cinco minutos que tardó el michoacano en rendir protesta como presidente "El presidente llegó La obligación constitucional era llegar Llegó, protestó No agredió absolutamente a nadie, por lo que esperamos que el Congreso de la Unión asuma su responsabilidad de ser un recinto que nos respete a todos los mexicanos", indicó Al ser cuestionada sobre la señal que mandó Calderón al país, al rendir protesta en una breve ceremonia y en medio del vituperio de los diputados perredistas, quienes durante 72 horas disputaron a los legisladores panistas la tribuna, Luisa María dijo, llana, "la señal es que hay que cumplir las leyes" Ni el senador Santiago Creel ni la ahora secretaria de Educación Pública, Josefina Vázquez Mota, quisieron decir una sola palabra al respecto El primero apresuró el camino cuando vio a la prensa entrevistando a excolaboradores de Vicente Fox o flamantes funcionarios e invitados especiales "Muy bien, yo creo que es un gran paso adelante y ahora hay que seguir para adelante, con todo lo que tenemos que hacer para hacer de México un país ganador y quitarle los obstáculos No es mala señal Desafortunadamente ya había un caldo importante, pero finalmente sí se pudo Hay que ver lo positivo", indicó el empresario Carlos X González También Luis H Álvarez, excomisionado para la Paz en Chiapas, consideró que la ceremonia de cinco minutos estuvo "muy bien", y previó que "el sexenio estará excelente" Y quién sí alzó la voz, aunque ya después de que pasó el numerito, fue el presidente de la mesa directiva del Senado, el priista Manlio Fabio Beltrones, que consideró lamentable que Calderón asumiera de modo intempestivo, con una tribuna tomada por panistas y en medio gritos de "sí se pudo" de sus correligionarios, enmarcados en consignas en contra de los perredistas y silbatazos Lamentó también la confrontación entre los priistas y los panistas, porque refleja "los actos que realizó el presidente Fox anteriormente, que provocaron el encono entre los partidos" Por eso consideró necesario promulgar otras leyes para evitar se vuelva a poner en riesgo una elección presidencial, como ocurrió con Calderón el pasado 2 de julio "Tenemos que pensar en segunda vuelta y facultades muy claras para que el Tribunal Electoral supervise y sancione la intervención indebida de la Presidencia", indicó Calderón rindió protesta como presidente en una ceremonia fracturada, entre rechiflas y silbidos, consignas de apoyo de los panistas e impugnaciones de perredistas a favor Entró después que el exmandatario estadunidense George Bush padre arribara al recinto junto a Tony Garza, embajador en México

Comentarios