Un tercio de la dieta del mexicano se compone de grasas

sábado, 30 de diciembre de 2006
Cuernavaca, Mor , 29 de diciembre (apro)- Los bajos ingresos, la marginación y la pobreza de la población en México han impactado negativamente en la calidad de la alimentación de miles de familias, cuya dieta diaria se compone actualmente de 33% de grasas dañinas para la salud, revela Juan Rivera Dommarco, director ejecutivo del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) "Los datos oficiales nos hablan de un aumento grande en el consumo de grasas en México en los últimos 20 años Por ejemplo, en 1998, de toda la energía que se consumía, sólo 23% venía de la grasa y, en 1999, el promedio nacional creció a 30% Hoy en día es de 33% en los estados de la zona norte del país, mientras que en las entidades pobres del sur llega a 27%", explica Rivera Dommarco refiere que uno de los últimos estudios en la materia confirma que este aumento en el consumo de grasas estuvo directamente relacionado con la caída de los ingresos de las familias mexicanas, que devino a partir de las recurrentes crisis económicas detonadas en la década de los ochentas "Lo que nos dicen las encuestas sobre ingreso de los mexicanos, es que de 1984 a 1998 disminuyeron considerablemente los gastos familiares para la compra de frutas, verduras, leche y carnes; sin embargo, aumentó gigantescamente el consumo de refrescos y lo que llamamos carbohidratos refinados, es decir, azucares o harinas muy refinadas", advierte Este fenómeno, añade, también vino a "prostituir" la comida mexicana, antes rica en verduras, frutas, leche, granos y carne, para sustituirla por alimentos fritos con aceites dañinos o por comida rápida y chatarra de las transnacionales "Se están consumiendo alimentos que vienen de fuera, como hamburguesas, hot dog, pizzas, frituras y bebidas de mala calidad; el consumo normal del mexicano son los tacos, los sopes, las quesadillas que, lamentablemente, se cocinan con bastante grasa y muy frecuentemente se les agrega crema, entonces perdimos los buenos hábitos" Juan Rivera considera que, en términos reales, la comida mexicana, que se consume principalmente en la calle, también es mala para la salud, porque "toda es frita y además con aceites que se usan 8, 9 o 10 veces, deteriorando su calidad y generando sustancias que son dañinas para la salud; entonces el aceite no debe reutilizarse Uno ve cuando están haciendo los antojitos en la calle, es una cosa increíble la grasa que se impregna"

Comentarios