El Salvador: El iceberg de la corrupción

lunes, 4 de diciembre de 2006 · 01:00
San Salvador, 4 de diciembre (apro) - Carlos Perla no nació en sábanas de terciopelo ni su familia pertenecía a la rancia oligarquía salvadoreña, pero se convirtió en "millonario" y "todopoderoso" Su secreto: mezclarse con el poder político, y desde allí, edificar su señorío basado en actos ilícitos hasta ahora no del todo descubiertos Perla fue durante ocho años presidente de la Asociación Nacional de Aguas y Alcantarillado (ANDA) Antes se codeaba con ministros, embajadores y presidentes; hoy se encuentra en prisión Es "el amigo incómodo" del que nadie se quiere acordar Carlos Perla está acusado, entre otros delitos, de enriquecimiento ilícito Se habría apropiado de más de 30 millones de dólares, obtenidos por sobornos y licitaciones amañadas Recién fue extraditado de Francia, donde el gobierno galo negó darle "asilo político" Él insiste que es "un perseguido político" y que tiene pruebas contra importantes funcionarios "Rodarán cabezas" ha advertido Y ello tiene "temblando" a varios de sus antiguos "compañeros" y "jefes" El murmullo generalizado: ¿Lo asesinarán antes que queme a los de arriba? ¿A quiénes señalará? ¿Será que en esta ocasión se hará justicia? Las respuestas sólo generan más incertidumbre María Silvia Guillén, directora de la Fundación para la Aplicación del Derecho (Fespad), explicó a Apro que el tema de Perla es un caso de una corrupción anunciada "Se sabía desde antes que él renunciara y huyera del país (hace dos años cuando se buscó asiló en Francia) Muchas instituciones y personas lo habíamos denunciado La corrupción local es muy grave y salpica a cualquiera de las instituciones públicas", agregó La directora de la Fespad sostiene que el "caso Perla" y el de dos diputados actualmente acusados también de soborno y lavado de dinero, se han destapado porque "el gobierno tiene la gran presión internacional de resolver casos de corrupción", debido a que muchos fondos provenientes de la cooperación extranjera han sido condicionados a un estricto control de transparencia En un solo día, el 29 de noviembre, ocurrieron dos hechos trascendentes: el Parlamento salvadoreño suprimió el fuero constitucional al diputado Roberto Silva, acusado de estafar a más de 30 municipalidades con contratos millonarios no finalizados, así como por lavar dinero Ese mismo días llegó Perla, procedente de París, custodiado por fiscales y agentes de la Interpol Silva, era diputado suplente del Partido de Conciliación Nacional (PCN), aliado incondicional de la Alianza Republicana Nacionalista, (Arena), que lleva 17 años en el poder Mientras tanto, se sigue otro antejuicio en la Asamblea Legislativa contra Mario Osorto, diputado de Arena en el Parlamento Centroamericano, a quien se le acusa de "falsedad material" --cuando ejerció como alcalde de una ciudad oriental--, negociaciones ilícitas y abuso de poder, vinculados al caso del ahora exdiputado Silva Paralelamente, ese mismo día representantes del gobierno salvadoreño firmaban en Estados Unidos un convenio por 461 millones de dólares de la llamada Cuenta del Milenio, que El Salvador destinará para implementar proyectos de desarrollo en la franja norte de su territorio La firma tenía una condición que el gobierno salvadoreño garantice la transparencia en el manejo de los fondos donados Sigfrido Reyes, diputado del opositor Frente Farabumdo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), manifestó: "En el caso de Perla estamos ante una red mucho más sofisticada porque, por muchos años, en los gobiernos de Arena ya se comentaba de la corrupción en ANDA, sin embargo hubo tolerancia y complicidad en las más altas esferas del gobierno", incluyendo a las autoridades encargadas de la investigación y persecución de estos delitos Perla, por su parte, ya empezó a hablar En su primer día en El salvador mencionó a dos presuntos implicados: el exfiscal Belisario Artiga y el expresidente Francisco Flores Perla estuvo ocho años en el poder "No le dieron, sino que lo pusieron donde había", dicen los salvadoreños Y es que, junto con Silva, "de la nada construyeron lujosas casas, eran dueños de flotas de autos de lujo; casas en las mejores playas, con yates de lujo incluidos" Reyes consideró improbable que Perla desarrollara esta red de corrupción sin el conocimiento de su jefe, que en un momento fueron los expresidentes Armando Calderón Sol (1994-1999) y Flores (1999-2004): "La corrupción es inherente al estilo de gobernar del partido Arena; exmiembros de las juntas directivas de la ANDA (durante la administración de Perla) ahora son allegados muy íntimos en el equipo de trabajo del presidente Antonio Saca" La justicia salvadoreña congeló jugosas cuentas bancarias locales y en el extranjero propiedad de Perla y le embargó varias residencias impresionantemente lujosas Toda esta opulencia hecha pública, mientras cientos de miles de salvadoreños se siguen quejando por la falta de agua potable en sus grifos De hecho, cuando era titular de la ANDA, prometió terminar con la escasez de agua a partir de proyectos millonarios que él implementaría Al final muchos de esos fondos pararon en otras cuentas Para Reyes existen pocas posibilidades de que en este caso se llegue al fondo "Existe un ambiente de desconfianza hacia la Fiscalía y el sistema judicial; el fiscal es un militante de Arena y el sistema judicial vive sometido a directrices políticas", dijo No obstante, dejó abierta una rendija de duda: "Esperamos que haya una juez valiente que lleve esta investigación hasta el fondo" Guillén, la dirigente de la Fespad, por su parte, dijo: "Todavía la corrupción no se ha logrado combatir hasta donde debe llegarse: en todas las esferas y clases sociales y políticas No se quiere enfrentar como se debe", en alusión a que toda la institucionalidad está contaminada por la corrupción, sin distinción de colores políticos "En todos los países de Centroamérica se está investigando y procesando a los más altos exdirigentes de la vida política en esos países (en alusión a varios expresidentes de Costa Rica, Guatemala y Nicaragua), excepto en El Salvador", lo que lleva a preguntarse: "¿Será que en El Salvador la corrupción no llega a las más altas esferas del poder político, o será que no se permite investigar a partir de un cierto nivel lo que pasa con la corrupción" La justicia salvadoreña está a prueba, una vez más Actualmente los medios de prensa están en boom, explotando el morbo y las expectativas de la gente, que espera con ansiedad un castigo para quien ha usufructuado los recursos públicos para su beneficio

Comentarios