España: Paradoja catalana

lunes, 4 de diciembre de 2006
Madrid, 4 de diciembre (apro) - "Paradójico, pero cierto: los que más hemos retrocedido somos los que vamos a decidir el gobierno", dijo un miembro de la dirección del Partido de los Socialistas de los Catalanes (PSC) cuando los resultados de las votaciones en Cataluña ya eran definitivos En efecto, el PSC obtuvo 27 escaños, cinco menos que en los comicios de 2003 Su principal rival, Convengencia i Uniò (CiU), resultó el partido más votado: obtuvo 48 escaños, dos más que en 2003 Pero esta cifra no le alcanzó para formar gobierno (requería 68 para obtener mayoría absoluta), aun con una alianza con el Partido Popular (PP), que en Cataluña es la cuarta fuerza electoral, y con la que había rechazado pactar, incluso ante un notario Así, en Cataluña repetirá un gobierno formado por la alianza de los tres partidos de izquierda: Iniciativa per Cataluña-Verd, el PSC y Ezquerra Republicana de Cataluña (ERC), a pesar de que éstos dos últimos obtuvieron en conjunto siete escaños menos que en 2003 José Montilla, el líder del PSC encabezará el gobierno autónomico catalán, también llamado como la Generalitat En la anterior legislatura a este gobierno se le llamó "tripartito" y terminó mal: ERC salió del gobierno después de que se opuso al nuevo Estatuto de Autonomía de Cataluña, pactado entre el PSC y CiU Dicha salida provocó una crisis que obligó a adelantar las elecciones en esta región Ahora, sin embargo, se repite el gobierno con los mismos actores Ya no se llamara "tripartito", sino Entendimiento Nacional para el Progreso (ENP) Josep Antoni Durán i Lleida, portavoz en el Parlamento de Madrid del grupo parlamentario de CiU, reflexiona, en entrevista con Apro, sobre las repercusiones de reeditar el gobierno tripartito: --¿Por qué cree que se ha reeditado la experiencia del "tripartito"? --Porque se quiere evitar que CiU vuelva al gobierno, y que no llegue durante muchos años Porque son conscientes de que si lo recuperábamos, sería por varias legislaturas (?) Y ello, pese a la experiencia nefasta de su anterior gobierno "No sólo han tenido el gobierno de la Generalitat (presidencia de Cataluña), sino de muchos ayuntamientos Es un juego de intereses, legítimo --no cuestionamos la legitimidad del tripartito ni del presidente (Javier Montilla)--, pero es evidente que hay anomalías fundamentadas en dos pilares Uno, lo que interesa es el poder por el poder No se han puesto de acuerdo en un programa de gobierno; en lo que discrepan, lo aparcan Y segundo, es un tripartito edificado sobre algo que es legítimo, pero que desde la perspectiva del fomento de la participación democrática de la ciudadanía, parte del déficit de que el perdedor notable de estas elecciones, el PSC, y su líder, José Montilla, pasa a ser el gobernante --¿No han construido este gobierno desde su mayoría parlamentaria porque tienen mayor afinidad ideológica y programática entre los tres? --Programática, no En lo que se refiere a cuestiones importantes que el país necesita, tienen posiciones completamente distintas y, en algunos casos, radicalmente diferentes Por ejemplo, en cuanto a infraestructura, difieren el PSC y ERC e IC; o respecto al debate sobre inmigración ERC e IC tienen posturas totalmente opuestas Y ya no entro en temas de política lingüística, donde ya veremos qué sucede, porque las posiciones de unos y otros son muy distantes --Esta reedición del "tripartito" ha generado tensiones internas en la familia socialista ¿Son ustedes conscientes de esas diferencias? --Para mí, lo que cuenta no son las palabras, sino los hechos Por los pasillos del Congreso, en Palacio de la Moncloa (sede de la presidencia del gobierno español) encuentro palabras muy amables respecto de Convergencia i Uniò y distantes respecto del tripartito Pero no cuentan las palabras Lo que cuenta es que en la primera reunión del Comité Federal del Partido Socialista tras las elecciones catalanas no se alzó ni una sola voz en contra de esa coalición de gobierno en Cataluña y, por tanto, debo entender que el PSOE suscribe en su totalidad que, no habiendo ganado las elecciones, no siendo la lista más votada, se apoyan en ERC y en IC y, a su vez, como consecuencia del apoyo en Cataluña, tengan también en Madrid el apoyo parlamentario de esos dos grupos --Pero el PSOE tenía puestas sus "ilusiones" en llegar a acuerdos con CiU en el Parlamento Nacional para el resto de la legislatura --Tengo la impresión de que el escenario ideal para el PSOE no es gobernar de la mano de Izquierda Unida y de ERC Eso es cierto En consecuencia, puedo llegar a aceptar que se esperaba, se anhelaba un cuadro político en Cataluña que permitiera la colaboración entre CiU y el PSC No niego que ese escenario fuera un deseo del Partido Socialista, pero a la vista está que en Cataluña gobierna quien gobierna, y reitero que no hubo una palabra de crítica al "tripartito" en aquel Comité Federal Me debo ceñir, no a los deseos, sino a las realidades La realidad es que la dirección del PSOE avala lo que ha sucedido en Cataluña --Lo acontecido en Cataluña, ¿cómo condiciona en todo el Estado las relaciones entre CiU y el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero? --Nosotros no hemos dado al gobierno apoyo permanente a lo largo de estos dos años y medio Hemos prestado apoyos puntuales De haberlo dado permanente, hubiéramos empezado por dar nuestro voto favorable en la investidura, cosa que no hicimos En cada uno de los debates del Estado de la nación, hubiéramos formalizado un pacto político, cosa que tampoco ha sido así, excepto en el último de ellos Vamos a continuar con apoyos puntuales, ley por ley Nosotros no somos una fuerza política que vaya a echarse al monte Tenemos interés en la política española y en trasladar nuestros compromisos electorales al Boletín Oficial del Estado Y eso pasa por pactar con quien gobierna; hoy es el PSOE Pero los apoyos estarán condicionados a los contenidos de la propia ley y del pacto, si éste es posible entre el PSOE y nosotros --Esta disposición se ha podido comprobar en el debate en el Senado de los Presupuestos Generales del Estado para 2007 Ustedes dejaron abierta la posibilidad de vetar los Presupuestos en la Cámara Alta, donde el juego de mayorías y minorías es diferente al del Congreso, y ustedes, si se unieran al Partido Popular (PP), podrían detener las iniciativas Pero a la hora de la verdad, CiU se ha abstenido, permitiendo su aprobación --Hemos hecho declaraciones no rechazando frontalmente la opción de veto, pero nunca afirmamos que la presentaríamos En la política española, la responsabilidad de CiU recae en mi persona Desde el primer momento me he puesto en contacto con quien debía hacerlo, con el Senado, con el propio Artur Mas (presidente de CiU), teníamos claro que no podíamos facilitar las cosas al gobierno socialista después de lo que éste le había le había hecho a CiU Pero, al mismo tiempo, también teníamos presente la segunda reflexión que hice antes: no porque el PSOE ha hecho lo que ha hecho, vamos a echarnos al monte Queremos estar presentes en la política española La fórmula del veto era un garrotazo político al PSOE En eso estoy de acuerdo, pero duraba 24 horas En cambio, nos impedía sacar adelante enmiendas en el Senado, apoyadas por votos de los socialistas o del Partido Popular (en el Senado hay una mayoría distinta y es posible sacar adelante propuestas con los votos del PP) "Creemos que, al final, optamos por la fórmula más inteligente; no presentar el veto, pero sí presentar más de 300 enmiendas Vamos a ver de qué manera modificamos los presupuestos, no simplemente con los votos del PSOE ?si pactamos alguna de las enmiendas-, sino, incluso, con votos del PP" --Pese a este traspié de la reedición del "tripartito", lo cierto es que sus relaciones con el PSOE en los últimos años son fluidas Cuando pase el tiempo y "curen las heridas", ¿se ven en un gobierno en España en coalición con los socialistas? ¿Habría ministros de CiU en un eventual gobierno nacional una vez concluidas las próximas elecciones? --Nosotros nos comprometimos en su día a que si gobernábamos en Cataluña ?y más si esa presencia en el gobierno vendría dada por una colaboración con el Partido Socialista--, podríamos hacer grandes cosas de manera conjunta, en Cataluña y en España y, por tanto, podríamos formar parte del gobierno español Esa base hoy no se da Por tanto, hay que hablar de un futuro y de nuevas bases que todavía no existen, entre otras razones, porque todavía no se sabe quién va a ganar las próximas elecciones generales "Si alguna consecuencia se vislumbra de la situación política actual española, ésta es negativa para el PSOE: no hay ninguna encuesta que no refleje un ascenso del PP, o mejor dicho, una bajada del PSOE Creo que el apoyo parlamentario que Rodríguez Zapatero recibe de Esquerra Republicana, tanto en Cataluña como en España, le significa una piedra pesada en la mochila Si a eso se le añade que el proceso de paz en el País Vasco no parece estar en el momento más feliz --Convergencia i Uniò apoyará en eso hasta el final al gobierno--, pues veremos qué pasa en las próximas elecciones No sentemos las bases ya de lo que pueda suceder, porque los ciudadanos aún no han depositado sus votos en las urnas Las condiciones han cambiado, y mucho, tras las elecciones catalanas, y no necesariamente por nuestra actitud, sino por el efecto político que tendrán esas elecciones en la política española "Yo siempre dije, entre campaña y campaña, que los comicios catalanes eran muy importantes para Cataluña, pero que también lo eran para el conjunto español Y ahora se está viendo, y se verá todavía más"

Comentarios