Amenaza Bush a Irán y a musulmanes radicales

miércoles, 1 de febrero de 2006
* Su postura hizo recordar el tono que utilizó previo a la guerra de Irak Washington, 31 de enero (apro) - El presidente estadunidense George W Bush amenazó este día a Irán, y a los musulmanes radicales del Medio Oriente, con utilizar los mecanismos necesarios para "acabar con sus ideas totalitarias y antidemócraticas "Estos son tiempos de reto, no podemos encerrarnos dentro de nuestras fronteras Nunca nos rendiremos ante el mal", dijo Bush ante el pleno del Congreso federal en su primer informe sobre el "Estado de la Unión", en su segundo y ultimo periodo presidencial "Nos mantendremos a la ofensiva contra las redes del terrorismo", acotó Recobrando el tomo amenazante con el que habló de Irak poco antes de invadir a ese país, en marzo de 2003, el mandatario estadunidense, que pasa por una crisis de popularidad, habló de la necesidad de seguir promoviendo la democracia en el mundo, especialmente entre las naciones del Medio Oriente "La única manera de proteger a nuestra gente y garantizar la paz, es con la continuidad en el liderazgo de Estados Unidos en el mundo", subrayó Bush en medio de los aplausos de los congresistas republicanos y unos cuantos demócratas De manera indirecta, Bush insistió en que la prevención de otro ataque a Estados Unidos depende de la lucha al terrorismo internacional fuera de sus fronteras y, bajo este contexto, amenazo a Irán y a otras naciones, como Siria, advirtiéndoles que no permitirá se conviertan en "refugios de terroristas" Agregó: "Debemos oponernos a los musulmanes radicales que tienen una ideología de terror y muerte Terroristas como Osama Bin-Laden quieren imponer gobiernos totalitarios en el Medio Oriente; los terroristas eligieron al miedo como su arma; no nos doblegarán, y no nos doblegarán porque amamos nuestra libertad y lucharemos para mantenerla", acotó En su informe sobre el "Estado de la Unión", Bush dejó en claro que la política exterior de su segundo mandato presidencial está enfocada al Medio Oriente y a tratar de resolver el problema de Irak que, aseguró, terminará cuando salgan las tropas estadunidenses, aunque evitó marcar un plazo para ello "Seguiremos combatiendo al terrorismo, y una forma de hacerlo es con el apoyo a nuestras tropas", enfatizó Bush al referirse al caso de Irak, país al que dijo está ayudando a consolidar su democracia; instrumentar un gobierno eficiente; fuerzas policiales y militares, a fin de que pueda ser uno de los ejes de la promoción democrática regional Como si se dirigiera a la población musulmana del Medio Oriente, Bush advirtió a Irán: "Los respeto, y también a su país, y respetamos también su derecho a elegir, pero no dejaremos de luchar hasta ver a un Irán democrático y libre" Así mismo, anotó que su administración no permitirá que el gobierno iraní adquiera armas nucleares, rechazando así las intenciones de Teherán de buscar, contra la voluntad de Naciones Unidas, el desarrollo de la tecnología nuclear con fines civiles, argumento que no se tragan Bush, la Unión Europea e Israel Consejos a Hamas En términos del proceso de paz en el Medio Oriente, y admitiendo que el triunfo de Hamas se dio a través de las elecciones democráticas del pasado 25 de enero, Bush le recomendó a los líderes de este partido palestino --grupo al que también considera terrorista-- optar por los caminos de la negociación de la paz con Israel "Le pido a Hamas reconocer el derecho de existir a Israel como nación, desarmarse y buscar la paz", acotó el mandatario estadunidense En términos generales, su informe sobre el "Estado de la Unión" fue indicio de que hará todo lo necesario para mantener la política del miedo, recordándole a los estadunidenses los trágicos acontecimientos de los ataques del 11 de septiembre de 2001 Espionaje interno "Los terroristas no han perdido el deseo de atacarnos", pretextó Bush, antes de justificar las medidas radicales que ha tomado su gobierno y que pueden ser inconstitucionales, como el de realizar un espionaje nacional sin el respaldo de una Corte federal "La supervisión (espionaje) se ha hecho a las comunicaciones internacionales, y ésta se ha informado a los congresistas apropiados", indicó el mandatario, al tiempo que rechazó que con esta práctica incurra en violaciones a las leyes estadunidenses, pues recordó que incluso en el pasado otros presidentes la han realizado bajo circunstancias especiales Por ello, solicitó a los miembros del Congreso federal reautorizar la llamada "Acta Patriótica", medida que aprobó el Congreso federal estadunidense después de los ataques de septiembre de 2001, la cual viola derechos civiles en la Unión Americana

Comentarios