La anticruzada de Abú Labán

domingo, 12 de febrero de 2006
La publicación el pasado 30 de septiembre de 12 caricaturas del profeta Mahoma en el diario danés Jyllands-Posten dio lugar a una de las campañas de manipulación más efectivas de la diplomacia islámica radical, expone Proceso en su edición de este domingo 12 de febrero El objetivo es doble: incitar las masivas protestas contra Occidente y fortalecer a los gobiernos antioccidentales en Irán, Siria y otros países de Medio Oriente Detrás de la operación de cabildeo que terminó por inflamar las protestas --y que, hasta el jueves 9 habían costado la vida de una decena de personas en Afganistán, Líbano, Somalia y Turquía--, está un palestino de 60 años: Ahmed Abdel Rahman Abú Labán Se trata del predicador más influyente de la comunidad musulmana en Dinamarca, país al que emigró en 1984 Su líder espiritual, Shaykh Umar Abd al Rahman, fue sentenciado en 1996 en Estados Unidos a cadena perpetua por su participación en el atentado al World Trade Center de 1993 Abú Labán está en contra de cualquier negociación de paz con Israel, lo que le granjeó la simpatía de los sectores fundamentalistas, incluyendo al reciente vencedor en las elecciones palestinas, el grupo terrorista Hamas, y a los muy conservadores gobiernos sirio e iraní Cuando el diario Jyllands-Posten publicó las caricaturas sobre Mahoma, Abú Labán la consideró una "provocación calculada" y lanzó su estrategia: el ataque múltiple, destaca la edición de Proceso que circula a partir de este domingo 12 de febrero