Los demonios del edén

jueves, 16 de febrero de 2006
México, D F, 15 de febrero (apro)- Roberto Madrazo podría salir muy mal parado del affaire en el que se encuentra el gobernador de Puebla, Mario Marín, por la detención de la periodista Lydia Cacho, demandada por Kamel Nacif por supuesta difamación, ya que lo involucra en el caso de pederastia del empresario Jean Succar Kuri en Cancún Mario Marín fue impulsado por el exgobernador Melquíades Morales para llegar a la gubernatura y ambos son dos de los principales operadores electorales de Madrazo en Puebla y la región en su ambición por llegar a la Presidencia de la República Al enterarse en Chihuahua de las grabaciones en las que Mario Marín festeja con Kamel la detención de la autora del libro Los demonios del edén en el que narra la pederastia de Succar Kuri, el candidato presidencial del PRI simplemente dijo a los reporteros que "absolutamente" no creía que fuera verdad y ya no quiso hablar más del asunto Pero aunque Madrazo trate de evitar hablar de este escándalo de abuso de poder, es evidente que su partido, el PRI, no puede salir bien librado de este caso, porque se trata de uno de los 17 gobernadores que tanto presume como muestra de que el priismo aún tiene la fuerza para ganar la elección del 2 de julio ¿Cómo va a ganar el PRI y Madrazo con este tipo de gobernadores que usan impunemente el poder para atacar a ciudadanos como Lydia Cacho, a quien se le pretendía violar en el interior del penal poblano por órdenes, precisamente, del empresario y avaladas presuntamente por el gobernador? ¿Cómo votar por políticos que dicen que son sólo chismes las acusaciones basadas en pruebas claras, como son las grabaciones donde se escucha su voz y la del empresario de origen libanés felicitándolo por haber mandado a aprehender a Lydia Cacho, el pasado 16 de diciembre? Con este caso de Mario Marín se refuerza la imagen de corrupción y de impunidad que por tantos años ha sido un sinónimo del priismo en el uso del poder político desde el gobierno Algo que ha tratado de renegar infructuosamente Madrazo a lo largo de su campaña político electoral asegurando que el PRI ya aprehendió de sus errores del pasado y ahora es un partido "más cercano a la gente" La revelación que hizo el diario La Jornada reafirma y pone en primer plano a los priistas que gobiernan en el banco de los acusado, pues algunos de ellos, al menos en Puebla, siguen reproduciendo los viejos esquemas del abuso del poder, algo que Madrazo no ha sido capaz de rechazar, ya que sigue defendiendo a Mario Marín como si no pasara nada O peor aún, como si negando un hecho la realidad dejara de existir Es evidente que con este nuevo escándalo el PRI recibirá de inmediato un golpe político en su campaña por recuperar la Presidencia de la República, ya que difícilmente podrá mantener su apoyo en Mario Marín, contra quien el PRD y el PAN ya piden juicio político para que sea destituido de su cargo Si Madrazo y el PRI, como ya se ve, deciden apoyar hasta el final al gobernador de Puebla, los costos serán altos y, seguramente, se reflejarán en el voto ciudadano el 2 de julio, incluso en su propio voto duro, pues pocos, muy pocos, pueden darle el voto a un partido que apoya a gobernantes capaces de confabular, junto con personajes oscuros, actos en contra de una ciudadana, en este caso de una periodista como Lydia Cacho, hasta el grado de atentar contra su integridad física Si con Arturo Montiel la campaña de Roberto Madrazo se desplomó entre 12 y 14 puntos, ahora, con Mario Marín, no se descarta que baje otros puntos más y se quede en tercer lugar, a pesar de todos los esfuerzos y del dinero que inviertan los estrategas de la campaña madracista para levantarla De hecho, el escándalo de Mario Marín se viene a sumar a otros que ni el PRI ni Madrazo han podido resolver, como el enfrentamiento con Elba Esther Gordillo y el SNTE, el escándalo de corrupción de Arturo Montiel y su familia, la confrontación con el gobernador de Sonora, Eduardo Bours, y la división por las candidaturas a diputados y senadores Pero en el caso de Marín, el escándalo lastima más en el ánimo de la sociedad porque se trata de la relación de un político, de un gobernante, con un grupo de empresarios libaneses como Jean Succar Kuri y Kamel Nacif, quienes fueron denunciados por la violación o el abuso sexual a más de 100 niños y niñas, según revela el libro de Lydia Cacho, el cual se basa en el expediente judicial que se abrió a raíz de la denuncia presentada en Cancún por varias de las víctimas Las preguntas que se abren es ¿Cuál es o qué tipo de relación tiene el gobernador Mario Marín con estos dos personajes, sobre todo con el llamado "rey de la mezclilla", Kamel Nacif, quien tiene varias empresas textiles en Puebla? ¿Qué favores se deben mutuamente como para haber planeado el "secuestro" judicial de la periodista y "recomendar" en la cárcel a un grupo de "locas y tortilleras" para que la violaran "Mi héroe", le llamó Nacif al gobernador priista y amigo de Madrazo No conforme con eso, para agradecerle el favor de haber llevado a Lydia Cacho desde Cancún a Puebla para meterla a la cárcel, el empresario le regaló a Mario Marín un par de botellas de cognac como pago para que se las tomara en Navidad Ese fue el precio Con este escándalo ante los ojos de la sociedad, Madrazo y el PRI ya no ofrecen un cambio, al contrario, prometen más de lo mismo: el abuso del poder para beneficio propio y de sus amigos Mario Marín puede convertirse en el ataúd de la campaña madracista y Los demonios del edén, como tituló su libro Lydia Cacho, serán para Madrazo y los priistas una realidad en los cinco meses que restan de su campaña electoral