Preparaban el paro, pero la tragedia les ganó por una hora

jueves, 23 de febrero de 2006
* "¡Aquí son fábricas o minas!", relatan sobrevivientes de Pasta de Conchos San Juan de Sabinas, Coah , 22 de febrero (apro)- Ellos ya se habían dado cuenta Se preparaban y discutían la posibilidad de parar labores, pues pronto vendría un accidente por las condiciones de inseguridad en la mina "Ese día --19 de febrero-- no jaló el cable y bajamos a pie", confían Hervey Flores e Israel Muñiz Cruz, dos sobrevivientes que hoy arribaron a Pasta de Conchos, a solidarizarse con las familias de los 65 mineros atrapados Hervey Flores relata que, la madrugada de la explosión, los 78 trabajadores del turno habían acordado suspender labores a las cuatro de la mañana, precisamente por la descompostura del "cable de las telecillas", que sirve para descender a través de las diagonales (niveles), por las galeras del yacimiento, pero la tragedia se anticipó una hora, pues el derrumbe se dio a las 3:00, y no a las 2:00, como han difundido las autoridades Las condiciones de riesgo siempre estuvieron presentes, por lo que el minero --severamente lesionado por las quemaduras-- recordó que sus compañeros decían, medio en broma, "ésta es la mejor de las peores", en alusión a la presunción de la empresa, de que sus trabajadores portaban en el casco la leyenda "cero accidentes" En realidad, "en comparación con las otras minas en las que trabajé, aquí la seguridad estaba por los suelos" Las anomalías ya se habían reportado a la comisión mixta de seguridad e higiene, sin que hubiera respuesta "La necesidad te hace trabajar Quieres comer, tienes que trabajar", y en su caso, como la mayoría, lo hacía por 600 pesos semanales "No tuve la oportunidad de estudiar, ¿a qué otra cosa te puedes dedicar en esta zona? ¡Aquí son fábricas o minas!", aunque advierte que después de este accidente su esposa le prohibió laborar en una mina "¡Qué te puedo decir, siento tristeza!, porque ahí están todos mis compañeros, los del turno" A sus 25 años ?siete de minero--, Hervey es padre de una niña de dos años y continúa la tradición familiar Su papá fue minero, así como sus dos hermanos El sábado 18 llegó, como todos los días, en su horario normal, y a las 23:30 descendió a la mina y empezó a trabajar, hasta que vino la explosión "Calor en los pies" Israel Muñiz Cruz sostiene también que el accidente fue a las tres de la mañana, una hora antes del paro que habían acordado Dice que no se percató de la explosión, y de pronto despertó tirado en el pasillo del andador No sabe cuánto tiempo pasó luego de recobrar el conocimiento Como pudo se incorporó, tenía dolores en la columna vertebral y en la cintura, además de los efectos del "calor en los pies", además del polvo de carbón que aspiró y que le produjo una afección respiratoria "Cuando me incorporé para caminar, me di la vuelta, sentí una segunda presión en la espalda --de aire y carbón-- Me estaba pegando y me volvió a tirar Donde caí me pegué en la estructura de la banda", recordó Israel fue ayudado por varios de sus compañeros que lo sacaron por la bocamina, y relata que cerca de él había otros cuatro trabajadores, ya la plancha, otro en la cabeza de la diagonal 9, y uno más en la intermedia, que son los que reportaron quemaduras en rostro y brazos Auxilio, a 500 kilómetros Otro sobreviviente, José Galván Maltos, fue trasladado a una clínica más cercana a su casa y abandonó, desde el lunes, el hospital general del IMSS, en Nueva Rosita, la cabecera municipal Aunque sus heridas son menos visibles que las de Hervey, debido a los dolores provocados por quemaduras y lesiones, José fue trasladado a la clínica 21 del IMSS en Monterrey, Nuevo León, a 500 kilómetros de distancia, pero donde se espera le presten atención médica especializada con equipos tecnológicos más apropiados

Comentarios