El gran negocio de Gil Díaz

domingo, 26 de febrero de 2006
Mediante una amañada estructura financiera, Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda, es el principal beneficiario de un "negocio", que le reditúa ganancias millonarias, relacionado con las aduanas y con el cobro de impuestos y servicios, a través del denominado Fideicomiso Aduanas I, creado en 1993 Se trata de un negocio que, además, contó con la protección de los presidentes Carlos Salinas y Ernesto Zedillo y, ahora, con la de Vicente Fox, destaca Proceso en su edición de este domingo 26 de febrero Pese a que el actual mandatario sabe que dicho fideicomiso es ilegal, pues opera como organismo privado con recursos públicos, no ha podido "doblar" al secretario de Hacienda para que éste lo disuelva Tales afirmaciones forman parte del libro Aduanas I Fraude transexenal, del periodista Miguel Badillo, el cual saldrá a la circulación a mediados de marzo bajo el sello de la editorial Contralínea En entrevista con Proceso, Badillo asegura que cuando Francisco Barrio estuvo al frente de la Secretaría de la Contraloría, el exgobernador no pudo finiquitar el fideicomiso Fue el mismo caso, dice, de Eduardo Romero Ramos, actual secretario de la Función Pública, quien le habría dicho a Fox que el secretario de Hacienda se negaba a acatar la indicación presidencial Según el autor del libro, fue durante una reunión en Los Pinos cuando el mandatario le ordenó a Gil Díaz liquidar los fideicomisos aduaneros y traspasar sus fondos más de 8 mil millones de pesos a la Tesorería de la Federación, pero el funcionario, señala Badillo, aún se resiste a terminar con una fuente de ingresos cuyo destino se desconoce y que constituye un saqueo al erario y un "fraude" a la nación, publica Proceso este domingo 26 de febrero

Comentarios