El Premio Nacional, para Gloria Contreras

lunes, 6 de febrero de 2006
México D F, 6 de febrero (apro)- Gloria Contreras es la tercera coreógrafa que recibe el Premio Nacional de Ciencias y Artes La creadora buscaba desde años este reconocimiento para tratar de sostener con él al Taller Coreográfico de la UNAM (TC), compañía que ella dirige desde su fundación, en los años setenta Para nadie es desconocido que Contreras tiene establecido un verdadero monopolio dancístico en la universidad Es ella quien define las actividades del TC: quién baila y quién no y cuál es el repertorio que el grupo auspiciado por la UNAM debe de interpretar Al mismo tiempo, el Seminario del Taller Coreográfico imparte clases todos los días para niños, jóvenes estudiantes y adultos que deciden iniciarse en la danza en forma tardía Para muchos, la omnipotencia de Contreras se encuentra justificada: Ella creó el Taller Coreográfico, consiguió bailarines, les dio un sueldo, buscó espacio para ensayar, lo adaptó según sus necesidades y se propuso a costa de lo que fuera dar funciones gratuitas todos los viernes en el Teatro Carlos Lazo, de la Facultad de Arquitectura Para ello también habilitó el teatro con poleas y hasta con un ciclorama que consiguió se trajera desde Londres En el Centro Cultural Universitario de la UNAM estableció, a precios bajos, una segunda temporada, todos los domingos, en la sala Miguel Covarrubias Para sus retractores, Contreras fue intocable durante años por tener una enorme capacidad de convocatoria y porque estaba ligada al poder político a través de su esposo Jaime Farell, sobrino de Arsenio Farell La coreógrafa supo cómo mantener a raya a aquellos funcionarios que la cuestionaban o que trataban de evaluar su trabajo Al tiempo, logró que los salones de ensayo fueran sólo para uso del Taller Coreográfico Les puso nombre a cada uno de ellos y puso chapa para que sólo ella y su equipo pudieran entrar al lugar Se cuenta incluso que, en alguna ocasión, ni el propio rector pudo entrar ahí Hoy, la creadora de más 300 obras es una solitaria mujer que no ha logrado formar discípulos Bailarines vienen y van, y nadie se ha quedado a su lado para aprender su forma de crear El sentir de Contreras es que siempre ha sido excluida del medio dancístico por razones que ella misma ignora Su obra, un tanto reiterativa, formalmente no ha evolucionado junto con las nuevas tendencias del ballet Y, a pesar de su enorme tenacidad y disciplina, es obvio que empieza a estar cansada Su cuerpo ya no es el mismo de antes En una entrevista que le hice algunos años para Proceso, Contreras me confesó que sus mejores amigos eran los libros, y que estudiaba y escuchaba música en su auto, mientras su chofer la llevaba a la UNAM En otra ocasión, durante una comida navideña, me habló de su ilusión de crear una facultad de danza en la UNAM, de cómo la técnica Pilates ?que practica desde hace más de 20 años-- le había llevado a superar múltiples lesiones Nostálgica e impenetrable, Contreras ha hecho de la danza universitaria una tradición Ojalá que, con el premio que obtuvo, logre sentirse reconocida y aceptada A pesar de sus errores y con todos sus aciertos, ella es, sin duda, una figura clave para entender la danza nacional

Comentarios