Pide Bush 5 mil mdd para contener a migrantes

martes, 7 de febrero de 2006
* Sólo para la Patrulla Fronteriza reclama 3 mil mdd * Prevé tecnología bélica y construcción del muro de más de mil km Washington, 6 de febrero (apro)- En apego a la radicalización de las medidas antimigratorias aprobadas por los republicanos, que asumen la criminalización de indocumentados, el presidente George W Bush solicitó a los legisladores un presupuesto de poco más de 5 mil millones de dólares, a fin de fortalecer la vigilancia en la frontera con México, así como para contener el flujo de trabajadores irregulares Como parte de los 41 mil 600 millones de dólares del presupuesto fiscal del 2007 --que iniciara el 1 de octubre de este año-- para el Departamento de Seguridad Interior, Bush reclama más de 3 mil millones de dólares para la Patrulla Fronteriza (Border Patrol), y otros 2 mil cien millones para acelerar y perfeccionar el arresto y deportación de indocumentados El estimado de gastos del gobierno federal en esta categoría, deja en claro que los fondos que presupuesta la Casa Blanca en materia migratoria están basados en los proyectos de ley aprobados en el Capitolio, o lo que se conoce como la "resolución HR 4437", avalada en diciembre pasado en la Cámara de Representantes y que, entre varias cosas, plantea: --Criminalizar la estancia indocumentada en Estados Unidos de ciudadanos extranjeros; construir más de mil kilómetros de un muro de acero en la frontera con México, y militarizar --con el uso de tecnología bélica-- la vigilancia de la zona limítrofe sur del territorio estadunidense Adiós a Los Pinos Llama la atención el hecho de que en el presupuesto federal, Bush ya esté pensando en la reforma migratoria, aunque todo ceñido a la visión de que los cambios a las leyes respectivas se concretaría en el 2007, justo cuando inicie el sexenio del presidente mexicano que surja de las elecciones del 2 de julio, lo que a su vez marcaría el fracaso del gobierno panista de Vicente Fox, en su apuesta de que habría "enchilada completa" antes de decir adiós a Los Pinos "Al tiempo que se mejora y extienden los esfuerzos para garantizar la seguridad en nuestras fronteras, debemos reconocer que la aplicación de la ley no funcionará mientras no sea parte de un programa de reforma migratoria "La economía de Estados Unidos tiene una necesidad legítima de trabajadores extranjeros, y la mejor manera de llenar esa demanda es con un programa de empleo temporal", anota Bush en su propuesta presupuestal para el año fiscal de 2007 La oferta del mandatario a los indocumentados consiste en empleo temporal por seis años, y después la deportación definitiva Sólo 247 mdd a empleo temporal Para aplicar este programa de empleo temporal, que ni siquiera está considerado en la "resolución HR 4437", el presidente solicita un presupuesto de 247 millones de dólares Por ello la solicitud presidencial indica que en la Casa Blanca ya están valorando la posibilidad de que en el Congreso se apruebe una reforma migratoria que desconozca las aportaciones económicas, sociales y culturales de los más de 11 millones de indocumentados que, se estima, viven y trabajan desde varios hace años en la Unión Americana De los más de 3 mil millones de dólares solicitados exclusivamente para la Patrulla Fronteriza --un aumento de 29% respecto del año fiscal 2006--, parte del dinero se usará para la contratación de mil 500 nuevos agentes, y cien millones de dólares para la adquisición e instalación, en la frontera, de tecnología en detección e ingreso de indocumentados El inventario para la compra de tecnología incluye máquinas portátiles de definición de imagen con rayos infrarrojos, cámaras especiales de video-grabación, sensores y sistemas automáticos de vigilancia --a través de tecnología satelital--, entre otros Unos 2 mil cien millones de dólares, del presupuesto del Departamento de Seguridad Interior, estarían destinados al plan de agilizar el arresto y deportación de los indocumentados Más centros de detención temporal En este inciso entra la construcción de nuevos centros de detención de migrantes, y los gastos que implica criminalizar la simple estancia indocumentada de los extranjeros dentro del territorio de Estados Unidos Bush pide al Congreso 42 millones de dólares para la contratación de nuevos agentes migratorios, quienes de forma exclusiva se dedicarían a realizar redadas en los lugares de trabajo para "cazar" a trabajadores ilegales, quienes podrían ser catalogados como criminales bajo iniciativas de ley como la "HR 4437", si es que la propuesta recibe la venia de las dos Cámaras del Congreso federal y, posteriormente, el endoso del presidente

Comentarios