Puebla: Embestida contra obreros que apoyan al activista Martín Barrios

martes, 7 de febrero de 2006
* Allegados al empresario Gil Zárate difunden "lista negra" de 500 trabajadores * Los empleados relacionados con la red social poblana sufren despido Puebla, Pue , 6 de febrero (apro)- El sector patronal en esta entidad ha desatado una embestida, que incluye despidos, contra unos 500 obreros que apoyaron al activista de derechos humanos Martín Barrios Hernández, quien en diciembre pasado fue detenido por la Policía Judicial del estado, acusado de chantaje por el empresario Lucio Gil Zárate Gil Zárate es proveedor del magnate Kamel Nacif Borge, quien, a su vez, presentó cargos contra la periodista Lydia Cacho Ribeiro, por las imputaciones que le hace en el libro Los demonios del Edén Entre los empresarios afines a Gil Zárate se ha difundido la lista de nombres de trabajadores que respaldaron al presidente de la Comisión de Derechos Humanos y Laborales del Valle de Tehuacan, Barrios Hernández, durante su reclusión El documento, que ya circula entre las maquiladoras de la región, obliga a los patrones a expulsar de sus fábricas a todo trabajador vinculado con la red social del activista social poblano En entrevista, Barrios Hernández responsabilizó a la iniciativa privada de la Sierra Negra de la embestida emprendida contra los obreros Coautor del libro Tehuacán: del calzón de manta a los blue jeans, el dirigente social interpuso ya, incluso, una denuncia ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje por la discriminación que están sufriendo los obreros de la región Además, solicitó la intervención del gobierno del estado para evitar el recrudecimiento de las injusticias patronales La nueva emboscada que se está fraguando contra los trabajadores de la zona tiene varios precedentes Históricamente los empleados del sector textil han sufrido vejaciones a sus derechos laborales, continuamente son expulsados sin justificación de las empresas, trabajan jornadas de más de 12 horas Y todo para ganar sueldos ínfimos que en ocasiones no superan los 300 pesos semanales Ante tal panorama, los obreros han intentado alzar la voz Sin embargo, toda denuncia es vista en el sector privado como una desobediencia y todo aquel que presente un recurso contra los empresarios de inmediato pasa a formar parte de la denominada "lista negra", guía utilizada en las fábricas para fichar a los "trabajadores problemáticos", denunció Barrios Hernández La "lista negra" asciende a por lo menos 500 trabajadores, estimó el activista, quien puntualizó que basta exigir los mínimos derechos laborales para que un empleado sea tachado de por vida Tales abusos son perpetrados gracias al consentimiento de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos, señaló Barrios Hernández Agregó que los "líderes charros" son responsables de que los empleados carezcan de servicio social, reparto de utilidades, incluso de aguinaldo Otro asunto pendiente en la agenda laboral de Puebla es la denuncia que interpusieron 163 trabajadores despedidos sin justificación de la empresa Calidad en Confecciones, propiedad de Gil Zárate La Comisión de Derechos Humanos y Laborales del Valle de Tehuacán advirtió que podría haber parcialidad en el acuerdo y laudos que emita la Junta Local de Conciliación y Arbitraje Pero mientras se resuelven ambos procesos, en los municipios de Ajalpan y Altepexi continúan los despidos contra los simpatizantes de la Comisión de Derechos Humanos y Laborales del Valle de Tehuacan La última expulsión colectiva se registró hace un par de semanas en Confecciones Ric, propiedad de Ricardo Gil, vástago de Lucio Gil Zárate En esa empresa se despidió a 20 obreros que se solidarizaron con Barrios Hernández durante las dos semanas en que el activista permaneció en prisión Y la amenaza continúa El líder social advirtió que en las empresas los patrones están azuzando a sus empleados con expulsarlos de sus fábricas si se incorporan a la organización civil Es por ello que Martín Barrios Hernández decidió tomarle la palabra al gobierno del estado para establecer una serie de reuniones con el objetivo de analizar las injusticias laborales que predominan en la zona, donde hasta los menores de edad son parte cotidiana de las historias de despidos injustificados