La globalización beneficiaría a México sólo si se inserta con visión propia

viernes, 10 de marzo de 2006
* Auspiciados por la UV, investigadores reconocen la precariedad de A L * Lo urgente, impulsar las reformas fiscal, laboral y agraria: Benjamín García Xalapa, Ver, 9 de marzo (apro)? Los tratados comerciales no han beneficiado a la región latinoamericana, dijo el académico del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Jorge Witker Velásquez, y explicó que en países como el nuestro la pobreza ha ido creciendo a la luz del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá (TLCN) Aún cuando la globalidad es una oportunidad que debe utilizarse en función de los intereses de cada país, "se ha usado sólo como mercado", dijo el académico al participar en una mesa redonda auspiciada por la Universidad Veracruzana (UV) Según dijo, las economías de la India, Singapur, Corea y todos los países del sureste asiático han logrado sobresalir gracias que se han negado a seguir la receta dictada por Washington China, por ejemplo, utilizó sus propias políticas de globalización al abrir las inversiones en regiones y sectores que los necesitan y les traen beneficios; incluso los capitales extranjeros no han podido desplazar a los productores chinos donde son competitivos, como en la industria textil, la del calzado y la del juguete, dijo Witker La globalización, agregó, "es una oportunidad desde los ojos nuestros y no con los lentes que nos ponen los que quieren usar a México sólo como mercado" y les interesa muy poco que haya empleo, proteger a los consumidores, o que se desarrolle el país y que las regiones atrasadas se incorporen a la modernidad, "pues sólo les interesa sacar dólares y utilidades" Para en investigador de la UNAM, esta situación ha acentuado la desigualdad en México, "porque hay una globalidad impuesta desde fuera en función de otros intereses" Hay una globalidad que se puede utilizar siempre y cuando "nosotros definamos cómo vamos a insertarnos, qué vamos a tomar, qué nos interesa de ella; el error ha sido llevar las decisiones de fuera" Aun cuando aclaró no estar en contra de la globalidad, pues este es un fenómeno que llegó para quedarse, "el problema es cómo nos insertamos, nos insertan o nosotros nos insertamos?, cuando tengamos definido un modelo, un proyecto nacional, le vamos a sacar mucho provecho a la globalidad" A su vez, el director de la Universidad de Xalapa, Benjamín García Herrera, consideró que lo más urgente para el país son las reformas fiscal, laboral y agraria, no así la energética, ya que si no llegamos a las protecciones fundamentales de México, como la soberanía alimentaría y económica, "podemos sufrir una especie de enfermedad holandesa" El país, dijo, no puede seguir con un sistema fiscal como el que hoy tiene, con una recaudación tributaria de sólo 10% y, por otro lado, con una legislación laboral anquilosada en los años setenta, la cual aún retoma cuestiones históricas de principios del siglo XX, "cuando estamos en una etapa de nuevos procesos laborales y sistemas sindicales" Por lo que concierne a la reforma agraria, según García Herrera, se supone que ya se terminó con el reparto agrario, "pero sigue la inseguridad agraria, los tribunales tienen juicios retrasados de hace 40 años que no se pueden resolver; además, son temas que se reciclan, porque termina un problema y luego surge un nuevo conflicto paralelo a este" Por ello, opinó, al adherirse México a todas las propuestas internacionales en materia de desarrollo sustentable, en materia agraria y de producción se incrementa la productividad Al incrementarse ésta, "tenemos mayor posibilidad de trabajo en el campo y con mayor recaudación se puede invertir en el mismo para así recuperar la mano de obra que se ha ido a Estados Unidos" Esas, subrayó, "son las reformas estructurales que realmente se necesitan, no las de energía, porque finalmente es aprovechar un recurso que tenemos; las otras son necesarias para todo país desarrollado" De no cambiar estas políticas, cuando se acaben todos los ingresos del petróleo y cuando las remesas ya no signifiquen lo mismo que ahora, "va a suceder algo que se denomina en economía como enfermedad holandesa"; es decir, "vamos a ejercer demasiado gasto público, tener mucha infraestructura, mucha burocracia y poca productividad", consideró el director de la UV Y dijo que, por ejemplo, en la época del presidente José López Portillo, con el boom petrolero, "sufrimos una especie de enfermedad holandesa y eso nos va a volver a pasar, pero con una enfermedad más crónica que nos va a ir matando poco a poco y a desindustrializar poco a poco si no llegamos a las protecciones fundamentales: las reformas estructurales ya mencionadas" Otro de los participantes, el investigador de la madrileña Universidad Rey Juan Carlos, David Trillo del Pozo, abordó el tema de la globalización y la fiscalización Se refirió al problema de la regulación de los bancos Este momento "es clave para un cambio en todo lo que se trate de contabilidad de las operaciones financieras de los bancos", mencionó La nueva normatividad internacional, que entrará en vigor en 2007, regulará las necesidades de financiamiento de los bancos y su aportación en el capital regulatorio En otras palabras, se trata de un capital "extra" que estas instituciones deben dotar, en función de los riesgos que asuman en sus operaciones "Esto va a suponer un enorme reto desde el punto de vista mundial para los estados y para los bancos", subrayó el investigador español, pero también de cara a los supervisores bancarios, porque van a tener que asumir una gran preparación y sentarse en una gran complejidad en las operaciones bancarias para poder controlarlas Aunque también representa una gran oportunidad para reforzar la seguridad financiera del sistema, porque se debe "impedir en la medida de lo posible, o amortiguar la intensidad de las crisis para favorecer la estabilidad Financiera" Para el caso de México, apuntó, esta nueva normatividad va a tener un enorme efecto "Tendrá que asumir sistemas informáticos de riesgo, para la certificación crediticia de los deudores; simplemente, la introducción del sistema de rating de información va a ser decisiva para supervisarlos" Aún cuando los bancos están siendo supervisados internacionalmente, dijo Trillo del Pozo, los cambios en la nueva normatividad tienen sus principios y objetivos; por su diseño, "tendría que beneficiar al sistema bancario si se introduce correctamente"