Alto riesgo: Periodismo fronterizo

domingo, 12 de marzo de 2006
Si bien el caso de Nuevo Laredo es emblemático en materia de inseguridad para el ejercicio del periodismo, no es diferente en el resto de las ciudades de la frontera norte "Quizá lo único que cambia es que en otras ciudades las amenazas o las agresiones a los periodistas han sido más soterradas que en Nuevo Laredo", dice Arturo Solís, director del portal de noticias En Línea Directa de Tamaulipas y defensor de los derechos humanos, a Proceso en su edición de este domingo 12 de marzo Los testimonios de reporteros, fotógrafos o editores son muy similares lo mismo en Tamaulipas que en Sonora, Chihuahua, Coahuila o Baja California Este ambiente se refleja en la información que actualmente publican muchos medios en esa zona, pues se abandonó la investigación que realizaban algunos periódicos de estas entidades "Para mí fue una mala decisión de algunos editores el abandonar la investigación, porque significó que el periodismo dio un paso para atrás, para que el narcotráfico diera un paso para adelante", señala el periodista Jesús Blancornelas, director de Zeta de Tijuana Sin embargo, los "levantones", las "advertencias", las amenazas y agresiones en contra de los reporteros en las ciudades fronterizas han adquirido denominación de origen El testimonio de reporteros e informadores que han optado por mantenerse en silencio y salvar la vida, son publicados por Proceso en su edición que circula a partir de este domingo 12 de marzo