Contrarreforma migratoria

lunes, 13 de marzo de 2006
México, D F, 13 de marzo (apro)- El panel instalado por el Comité Judicial del Senado para construir y presentar un proyecto de reforma migratoria al pleno de la Cámara alta el próximo 27 de marzo, enfrenta el gigantesco reto de lograr consensos entre visiones opuestas respecto de una política migratoria acorde con las nuevas realidades El más grave problema es el proyecto de ley Sensenbrenner LHR4437, aprobado por la Cámara de Representantes en diciembre pasado Este proyecto pone el énfasis en el tema de la seguridad, y para ello plantea criminalizar a los indocumentados y reforzar el control de la frontera, aumentar los efectivos de la Patrulla Fronteriza y construyendo bardas en varios segmentos de la línea divisoria entre México y Estados Unidos En realidad, los mayores desafíos migratorios son sociales: ampliar de manera sustantiva las visas temporales de trabajo --de acuerdo con la demanda de la economía estadunidense-- y regularizar a casi 12 millones de indocumentados que viven y trabajan en Estados Unidos No hay consensos ni para lo uno ni para lo otro, aun cuando la actual política migratoria de Estados Unidos no funciona La razón: va en contra de la realidad Es además ambivalente y contradictoria: rechaza la inmigración "ilegal", pero no otorga visas de trabajo; rechaza a los indocumentados y los persigue, pero cuando logran entrar, los empleadores los contratan Por lo menos cinco factores convierten a la reforma migratoria en necesaria e ineludible para Estados Unidos: la cifra histórica de indocumentados, que representa ya 5% de la fuerza laboral estadunidense; el crecimiento acelerado y permanente de la migración indocumentada ?ello a pesar de las medidas para obstaculizarla y del aumento de las muertes de inmigrantes--; la creciente vinculación de la migración indocumentada con los polleros --ligados en no pocas ocasiones al crimen organizado?, debido a las dificultades y riesgos crecientes que implica el cruce fronterizo; el consecuente crecimiento de la inseguridad en la zona fronteriza, a la que se añaden los enfrentamientos de cárteles de la droga y el narcotráfico; la presión de la sociedad estadunidense a favor de una frontera segura frente a la percepción de amenazas terroristas, aunque con la migración indocumentada no exista vínculo alguno El Pew Hispanic Center calcula que viven en Estados Unidos entre 115 y 12 millones de migrantes indocumentados Tal cifra ha aumentado de manera persistente durante varios años En el censo del 2000 eran 84 millones, por lo que se considera se cada año se agregan 500 mil indocumentados El 56% de ellos provienen de México Casi 64% de los niños de familias indocumentadas son ciudadanos estadounidenses por nacimiento, o sea 31 millones en 2005 Si no se regulariza la situación de los indocumentados no se solucionará el problema principal Sin embargo, será casi imposible que el Congreso estadunidense logre un consenso en este tema Y los flujos de indocumentados seguirán creciendo, aun con un programa de empleo temporal El proyecto de reforma migratoria presentado hace dos semanas por el senador Arlen Specter, presidente del Comité Judicial, se trabaja contra reloj en el marco de una sociedad y un Congreso profundamente divididos La división se presenta incluso dentro de los propios partidos Demócrata y Republicano La política migratoria de Estados Unidos tiene que ser reformada por el Congreso, sin que existan acuerdos básicos en los temas sustantivos, ni compromiso alguno por parte del presidente George W Bush, cuyo liderazgo se encuentra debilitado La política de Bush frente a la migración es ambivalente: se pronuncia por un programa de trabajo temporal ?que rechaza la regularización de los 12 millones de indocumentados-- cuando el juego político le resulta conveniente, pero al mismo tiempo apoya la ley Sensenbrenner, y con ello envía un mensaje de rechazo y de cerrazón frente a la inmigración Existe una relación inversa entre la importancia creciente del tema de la migración indocumentada y la visión de largo plazo en la materia Es difícil pensar que la reforma migratoria que actualmente se discute en el Senado estadunidense pueda ser integral y responda a las nuevas realidades Por el contrario, parece alinearse a la tendencia de leyes y medidas regresivas que arrancaron después de los atentados terroristas de septiembre del 2001 Tal es el caso del Acta Patriótica de octubre de 2001, la cual vulneró las libertades civiles y estableció las detenciones e interrogatorios por tiempo indefinido Ello colocó a los inmigrantes en general, y a los indocumentados en particular, en situación de extrema vulnerabilidad Posteriormente el tema de la seguridad interna se vinculó con la inmigración Así, el Departamento de Seguridad Interior absorbió los servicios de inmigración y naturalización, las aduanas, la seguridad en las fronteras y el transporte Desde 2002, el Departamento de Seguridad Interior y la Secretaría de Gobernación han venido reforzando la cooperación en materia de seguridad en la frontera Para ello han firmado diversos acuerdos, el más reciente la semana pasada Michael Chertoff y Carlos Abascal se comprometieron a fortalecer la seguridad fronteriza --tan vulnerada en México por el crimen organizado y el narcotráfico que han desatado la más grande ola de violencia en la región de la frontera-- mediante patrullajes conjuntos en puntos definidos de ambos lados de la frontera En febrero de 2005, la Cámara de Representantes aprobó la Real ID Act --ley que pasó en fast track, sin discusión en comisiones--, que establece normas para el otorgamiento licencias de conducir Ello significó vincular el status migratorio a un trámite administrativo Además, determinó la construcción de una barda de cinco kilómetros en la frontera del área de San Diego, California, y endureció las condiciones para otorgar asilo y facilitó las deportaciones En diciembre de 2005, la Cámara de Representantes aprobó la ley Sensenbrenner Ésta se discute ahora en el Senado, y seguramente sufrirá modificaciones Tanto la Cámara de Representantes como el Senado deberán entonces "conciliar" sus respectivas versiones de esta ley para que sea aprobada De hecho, sólo ha habido una medida favorable para los indocumentados La tomó el Departamento del Tesoro en 2003, al instrumentar la llamada Acta Patriótica Así, permitió que la matrícula consular mexicana fuera un medio de identificación válido para trámites y apertura de cuentas bancarias ¿Podrá en 2006 romperse en Estados Unidos la inercia de leyes y medidas antimigrantes, precisamente en año de elecciones legislativas? El panel del Senado trabaja bajo presión, con tiempos cortos, como si se tratara de un tema en el que fuera fácil llegar a acuerdos De no producir un documento que pueda ser presentado al pleno del Senado el próximo 27 de marzo, Jim Frist, quien preside la Cámara alta, presentará un proyecto propio que tiene amplias coincidencias con la antimigrante ley Sensenbrenner Respecto de esa iniciativa, a la que el Senado tiene que responder, el panel está tan dividido como lo están los partidos Hasta el momento, sólo coinciden en la necesidad de incrementar en casi al doble el número de elementos de la Patrulla Fronteriza durante los próximos dos años Pero no hay acuerdo sobre la construcción del muro de mil cien kilómetros que plantea la HR4437, o en si debe construirse sólo en algunos puntos específicos, o si bien el muro debe ser únicamente virtual, como lo plantea Specter; es decir, con la vigilancia a través de la más moderna tecnología que, entre paréntesis, se utiliza en zonas en guerra Tampoco hay acuerdo sobre la "criminalización" de los indocumentados: si estar sin papeles es un delito grave, o un delito menor, o simplemente una falta administrativa Menos lo hay en relación con "criminalizar" a quienes apoyen de cualquier forma a los indocumentados Los dos grandes temas de la reforma migratoria son el programa de empleo temporal suficientemente amplio para cubrir las necesidades de los empleadores y la regularización de los 12 millones de indocumentados En el primero existen resistencias, aun cuando el mismo Bush se ha pronunciado en su favor Es en este tema donde existen probabilidades de alcanzar acuerdos en función de varias modalidades Por ejemplo, la senadora Dianne Feinstein, demócrata de California, considera que debe haber un plan piloto con visas de empleo temporal sólo para la agricultura, antes de aprobar un programa más ambicioso Respecto del segundo tema --la regularización de los 12 millones de indocumentados-- la resistencia es mayor La iniciativa bipartidista de Ted Kennedy, demócrata de Massachussets, y John McCain, republicano de Texas, es la única que aborda el problema de manera integral, estableciendo una regularización ganada y una multa por la falta administrativa de no tener documentos La base social de la regularización propuesta es amplia, y se aleja de la posición que quiere establecer mayores restricciones a la inmigración A partir de los atentados del 11 de septiembre del 2001, los temores impulsaron los sentimientos antimigratorios de los estadunidenses Ello impactó negativamente la posibilidad de una reforma migratoria integral Los políticos conservadores estimularon sentimientos antimigración De acuerdo con una encuesta realizada por el Chicago Council on Foreign Relations, 52% piensa que la entrada de gran cantidad de migrantes representa una amenaza grave para Estados Unidos; 589% considera que reducir la inmigración ilegal debe ser un objetivo importante de la política exterior; 54% % dice que le gustaría que la migración legal fuera menor, y 52% se manifestó en contra de programas de trabajo temporal Estas estadísticas muestran que la sociedad estadunidense está dividido en casi dos mitades en el tema migratorio, como lo está también en torno a la guerra de Irak o a la seguridad social, o como mostró estarlo en las pasadas elecciones presidenciales Sin embargo, un sondeo realizado en California ?el estado con mayor población hispana-- y publicado el viernes 10 por Los Angeles Times, arroja visiones ambivalentes, pero en las que se percibe un avance en la aceptación a la inmigración Así, por ejemplo, 47% considera que la migración indocumentada tiene un impacto favorable en el estado, comparado con 19% en 1982 El 65% apoya un programa de trabajo temporal La posición del Senado --específicamente del panel-- es mucho más progresista que la de la Cámara de Representantes Cecilia Muñoz, vicepresidenta del Consejo Nacional de la Raza, considera que "el plan Kennedy-McCain tiene el apoyo de todos los demócratas del comité, con la excepción de la senadora demócrata por California, Dianne Feinstein Tiene también el apoyo de dos senadores republicanos: Sam Brownback, de Kansas, y Lindsey Graham, de Carolina del Sur Y por otra parte, dos republicanos cuando menos apoyan la idea de una reforma integral, aunque difieren en los ?detalles? de la propuesta Estos senadores son los republicanos John Cornyn y Specter Sólo tres republicanos apoyan medidas que enfaticen únicamente la seguridad: Charles Grassley, Jeff Sessions y Tom Coburn" Así, no se puede afirmar que no es posible construir acuerdos En el pleno del Senado las cosas pueden variar, aunque se ha hecho un trabajo importante en torno al tema No hay que olvidar que en tiempos de elecciones legislativas habrá muchos que apuesten a mostrar un rostro antimigrante y poner en el centro el tema de la seguridad No se descarta que, ante la imposibilidad de alcanzar acuerdos en el Congreso para una reforma integral, se aprueben medidas parciales de control y se pospongan los cambios de fondo a la legislación migratoria estadunidense

Comentarios