La gran mujer del músico Carl Nielsen

lunes, 13 de marzo de 2006
México, D F, 13 de marzo (apro)? Dicen que detrás de cada gran hombre hay una gran mujer Semejante proverbio aplica a la esposa de Carl August Nielsen (1865?1931), el mundialmente reconocido compositor nacional moderno de Dinamarca Su mujer fue la escultora Anne Marie Brodersen (1863?1945), quien a partir de su matrimonio en 1891 cambió de apellido artístico por el de su marido y se convirtió en Anne Marie Carl?Nielsen Tal relación atrapó mi fantasía a comienzos de este 2006, cuando descubrí la existencia de esa gran mujer, al visitar el Museo Carl Nielsen en Odense, Dinamarca, ciudad próxima al sitio donde nació este violinista Fue una pareja que sucumbió al flechazo fulminante de Cupido en París, culminando su romance a velocidad espectacular en un contrato nupcial sugerido por los padres de ella, quien ese mismo año de 1891 parió a su primogénito Irmelin, para sorpresa de los papás del músico Por aquel entonces y a sus 27 años de edad, Anne Marie Brodersen poseía más prestigio como artista que Carl, de 29, y desarrollaba una vida cultural bastante activa en los círculos intelectuales de Copenhague; en cambio, él tenía apenas dos años tocando en la Orquesta de la Corte Danesa y componía poco Ambos se habían conocido tres años antes por el mes de septiembre, cuando la chica asistió a la Sala de los Jardines Tívoli, ubicada en el corazón de Copenhague, para el estreno de Pequeña suite para planchadoras, primera obra orquestal del novel compositor que en ese 1888 emergía del anonimato con su música de cámara en dos conciertos para cuerdas La pasión por Anne Marie despertó en Carl su inspirada Sinfonía número uno en 1892, al modo brahmsiano; creó en 1895 una Sonata para violín y la cantata Hymnus Amoris, de 1897 Para ilustrar la edición de esta partitura, ella trazó el grabado de portada con un autorretrato mutuo, mostrándolos como protagonistas de aquel idilio sublime: era una evocación bíblica de nuestros primeros padres Adán y Eva (Carl y Anne Marie) agradeciendo la alborada resplandeciente de la humanidad en el Paraíso Terrenal a sus pies La desnudez de dos cuerpos unidos conforman una cruz que eleva su abrazo al infinito en símbolo de plenitud y cariño verdad En 1893 nació la niña, bautizada Anne Marie, y dos años más tarde Hans Börge, el tercero y último de los hijos Carl compuso en 1902 su segunda sinfonía Los cuatro temperamentos, ampliando su estilo tonal, y al año siguiente Anne Marie retomó su senda artística y entusiasmó a Carl para emprender la primera de subsecuentes travesías por las islas griegas; trabajaron en Atenas desde febrero a junio del 1903; él en su Obertura Helios, ella copiando múltiples figuras en las ruinas de Acrópolis a las que aplicó un proceso terminal nuevo, característico de posteriores esculturas: cincelaba y pulía su visión, cubriendo luego las reproducciones con baños de pintura Empapada por la ancestral civilización helénica diseñó tres bustos del monstruo mitológico griego Tifón, dios de los terremotos y las erupciones volcánicas; buena parte de esas obras recorrieron museos alemanes y galerías de arte antiguo, llamando la atención algunos rostros humanos decorados con diversas técnicas pictóricas y otros objetos más libres, como el curioso Huevo azul En 1904, la iglesia protestante de Dinamarca le solicitó a Anne Marie elaborar en bronce el portal de la recién restaurada catedral de Ribe, y en su interior, ella añadió en los muros bajorrelieves de pasajes evangélicos; el grupo plasmado como "la muchedumbre" en la escena Domingo de Pascua perfilaba a cuatro miembros de la sagrada familia Carl?Nielsen: los esposos y su hijo menor agitan un saludo con palmas, en tanto que la hija tiende una capa para recibir los pasos del Redentor No abandonó a los dioses paganos que acogían su fascinación y los retomó en gloriosas temáticas de los mitos grecorromanos y escandinavos para, en 1909, agregar a su vasta zoología fabulosa una delicia simbiótica en bronce: La niña centauro, figura que, a la par de su grácil trote, en la parte frontal recuesta su cabellera hacia atrás con las manos en la nuca, arqueando su cara despabilada al cielo y embiste sus pechos inflamados en movimiento erótico Un año antes, Anne Marie Carl?Nielsen inició la obra de su vida, producto de haber sido la artista elegida del concurso para erigirle un monumento nacional al rey Christian IX Lo concluiría hasta 1927, en parte debido a su afán perfeccionista que la trasladó muchísimas veces a la ciudad alemana de Celle donde permanecía largas temporadas, estudiando los caballos de raza Hannover, favoritos del monarca Y también por la crisis que se desató en su matrimonio Alrededor de 1911, Carl Nielsen se consolidó como compositor internacional que frecuentaba países para dirigir su música original distinguida por los contrapuntos, y en Copenhague dividía su trabajo como conductor de la Orquesta Real y profesor de música; pero las prolongadas ausencias de su mujer en Celle causaron la separación, en 1915 Se reconciliaron siete años después, en 1922 Carl falleció el 3 de octubre de 1931 en Copenhague, donde hacia 1940 Anne Marie develaría su monumento al compositor en una escultura mixta de dos figuras; el flautista en lúdica desnudez protagoniza a un jinete despreocupado que monta un pegaso sin alas, cuyas patas anuncian su brinco al infinito Dijo la autora: "Si no lograba capturar a un caballo elevándose como si a punto estuviera de alzar su despegue en un vuelo sin alas, prefería no hacer nada" Afortunadamente ella pudo Le había sacado provecho a los 19 años que escudriñó los ejemplares Hannover para la estatua ecuestre de Christian IX y de manera similar en su monumento a Carl Nielsen, combinó con maestría al hombre soñador de melodías con el animal de fortaleza etérea Nacida el 21 de junio de 1863 en la fecunda granja Thygesminde cercana a Kolding (bello poblado lacustre de escuelas formativas para artesanos textiles y alfareros que todavía perduran), desde pequeña Anne Marie Brodersen maravilló por su talento para modelar cuanta bestia hallaba en la campiña peninsular de su Jutlandia natal, con su paisaje campirano de fauna a granel A los 17 años la enviaron a tomar cursos de tallado en madera y grabado por la sureña Scheleswig, zona que Dinamarca acababa de perder con el área de Holstein en 1864, tras la invasión alemana Volvió al terruño Pero insistía tanto en ser escultora, que cuando cumplió 19 sus padres aceptaron marchara a Copenhague para estudiar "en dos años de prueba" su ambición, como alumna de August Saabye, quien era un artista estimado a partir de su monumento a Hans Christian Andersen Hacia 1883, ella presentó dos bronces para la importante Exposición Nórdica de Arte, Industria y Agricultura en el castillo real de Charlottenborg, figurillas que intituló Vaca mugiendo y Vaca rascándose En 1887, Anne Marie propuso un proyecto escultórico a concurso nacional con temática basada en las sagas vikingas: El divino Thor y Midgard, la serpiente del mundo, ganando el primer premio En la capital danesa frecuentó el estudio del matrimonio Slott?Möller y animada por Agnes, la esposa, Anne Marie se unió al movimiento "Mujeres Artistas Comprometidas"; el marido Harald la retrataría al óleo en 1889 Ese año vislumbró perspectivas de internacionalización para su arte y acudió a la Exposición Mundial de París, donde se instaló en el taller de Augusto Rodin, su profesor y amigo hasta que dos años adelante, en 1891, el destino abrió otro abanico a su carrera Carl Nielsen efectuaba su primera gira musical con la Orquesta de la Corte por Alemania, Italia y Francia, donde en La Ciudad Luz reencontró a Anne Marie y se fueron a vivir juntos durante 23 años, compartiendo su creatividad artística en comunión y apoyo recíprocos La personalidad del violinista aportó emociones de sonoridad a sus esculturas; pero ella tal vez ejerció una influencia mayor Anne Marie fue la musa, la portadora de encantos e inteligencia, una maga que permitió brotara el genio del compositor quien durante esos primeros 24 años del matrimonio alcanzó notoriedad ¿La hubiera obtenido solo? Probablemente no, y en el fondo Nielsen lo sabía: ¿por qué tras siete años separados volvió con ella y murió a su lado? Anne Marie lo sobrevivió 14 años y falleció el 21 de febrero de 1945 La granjera de Thygesminde que gustaba cazar venados y con Rodin aprendió los secretos de la anatomía del cuerpo humano, tiene en el Museo Carl Nielsen, que rinde homenaje a su esposo, el lugar que merece como escultora Ahí hallamos toda la riqueza visual desplegada en bocetos y figuras que revelan a una escultora por méritos propios Ahí nos envuelve la mirada adolescente de Anne Marie Brodersen que madurara desde cosillas amables a nuestros corazones como Reno abatido y Yegua haciendo pipí, creciendo su genio tenaz hasta descollar en las magníficas obras monumentales que firmara como Anne Marie Carl?Nielsen, la esposa del compositor nacional danés, una escultora obstinada, infatigable

Comentarios