Los tres entierros de Melquíades Estrada: Buena, a secas

lunes, 13 de marzo de 2006
México, D F 13 de marzo (apro)? Lo más sorprendente de esta cinta es la capacidad de Guillermo Arriaga de desordenar las historias A mí en lo personal, me sigue sorprendiendo, no por nada ganó el premio al Mejor Guión en Cannes Y por su puesto, cabe destacar la mano de Tommy Lee Jones al momento de plasmar las ideas del guionista mexicano Aunque, en realidad, los trabajos anteriores de Arriaga me parecen mucho mejores, y es que el problema con esta cinta es el final, lo cual no quiere decir que deba tirarse a la basura; por el contrario, Los tres entierros de Melquíades Estrada es una buena película (fue nominada a la Palma de Oro en Cannes), aunque, bajo el ojo del crítico, se siente que algo le faltó El filme cuenta la historia de un caporal estadunidense llamado Pete (Lee Jones), quien debe cumplir la promesa que le hiciera a su ahora difunto amigo Melquíades (Julio Cedillo), quien murió, por accidente, a manos de un oficial fronterizo llamad Mike Norton Resulta que Pete debe llevar el cuerpo de Melquíades a su natal Coahuila, propiamente a una ranchería llamada Jiménez Pero el camino no será fácil, primero debe lidiar con el sheriff de la localidad, quien negará el permiso a Pete para sacar a Melquíades de su territorio, y provocará la sed de venganza de Pete, quien está empecinado en encontrar al culpable de la muerte de Melquíades Todo esto lo vamos viendo poco a poco, pues como Arriaga acostumbra, la historia se presenta en desorden El ritmo es lento, pero las acciones de los personajes resultan como "cuchillitos de palo", molestan, calan? y al final se las arreglan para resonar en un lugar profundo Y es que todos los personajes de la cinta son seres infelices ?excepto Melquíades y Pete, o al menos así lo vemos?, todos viven una vida que no desean vivir, algunos tienen el valor de irse, mientras el resto sobrelleva su existencia Pete y Melquíades se tienen el uno al otro; sólo quieren trabajar No piden demasiado, no andan en busca del gran sueño americano Así que cuando muere Melquíades, el universo de Pete se desploma, pero poco a poco vemos que quizá Pete no es mejor persona que todos los demás, aunque el resto de los personajes tampoco se nos muestran como un puñado de seres malévolos En Los tres entierros de Melquíades Estrada, todos padecen una existencia miserable, de una u otra forma Las actuaciones son maravillosas, desde Tommy Lee Jones y Barry Pepper, quizá la mejor, hasta el mismo Julio Cedillo, aunque aparece poco Y cómo olvidar a Melisa Leo (una mesera atrapada en la cotidianidad) y a la bella January Jones, quien interpreta a la esposa de Mike Norton, una chica cuyos sueños han quedado encerrados en una casucha Y entonces llegamos a la parte final, que es donde la cinta se cae un poco El problema está en que la historia da un giro desafortunado, de tal suerte que la búsqueda de Pete no sólo se vuelve inútil, sino que echa por tierra todos los supuestos que nos podríamos haber hecho sobre la relación entre Pete y Melquíades, e incluso sobre ellos mismos El resultado no es dramático, sino que perdemos identificación con el personaje, lo cual resta fuerza a una cinta que prometía darnos muchas cosas más, pero no un final insípido