Carrillo Prieto, fiscalía a la deriva

martes, 14 de marzo de 2006
México, D F, 13 de marzo (apro)- Con el fracaso a cuestas, el gobierno de Vicente Fox prepara el cierre de la fiscalía especial para la guerra sucia Los más de 150 millones de pesos gastados en cuatro años, apenas y se tradujeron en el encarcelamiento de cinco consignados de crímenes contra la humanidad ocurridos, principalmente, entre los años sesenta y setenta en México, bajo el régimen del PRI Pero ninguno ha sido sentenciado Es más, los autores intelectuales y responsables de las matanzas estudiantiles de 1968 y 1971 que aún viven, fueron exonerados Y los militares que cometieron graves violaciones a los derechos humanos, sobre todo en Guerrero, ni siquiera han sido consignados La semana antepasada, Fox y el propio fiscal, Ignacio Carrillo Prieto, dieron casi por concluidos los trabajos de la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (Femospp), y su cierre podría ocurrir incluso antes que termine este gobierno, el 1 de diciembre próximo Fox dio por acabados los trabajos del fiscal en una entrevista con la británica BBC, y el propio Carrillo lo ratificó en entrevista con Proceso (1531) Vicente Fox puso como fecha el 15 de abril próximo, cuando Carrillo Prieto le entregue el informe de cuatro años de investigaciones que pretende ser la verdad oficial de lo ocurrido en esos años Sometida por filtraciones desde que empezó a operar en febrero de 2002, la Femospp hará público en esa fecha un informe cuyo contenido, o parte de lo que será, ya fue revelado en medio de una de las constantes disputas internas que dominaron el trabajo de la fiscalía Antes, la oficina de Carrillo Prieto debe hacer la consignación ante la justicia federal de los expedientes de los civiles y militares ?siempre actuaron en forma conjunta, de acuerdo con Carrillo? implicados en los delitos contra la humanidad, entre ellos la desaparición forzada de personas, en Guerrero Contados por decenas los desaparecidos en ese estado, el fiscal pretende acumular varios casos por expediente consignado Hasta ahí puede llegar su trabajo Desaparecida su oficina, el seguimiento de los casos quedaría en manos de la Procuraduría General de la República (PGR) Lejos está el fiscal de cumplir con el esclarecimiento y procesamiento judicial de los responsables de 532 casos identificados por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), cuando hace diez años hizo una primera investigación sobre la guerra sucia La CNDH emitió una recomendación que derivó en la creación de la fiscalía Pero para Carrillo, del total de esos casos, sólo 270 son procesables El resto los desechó De los 270 casos que se supone investigó, la fiscalía sólo ha consignado 40 Y de esas consignaciones, sólo obtuvo 20 órdenes de aprehensión De ese número apenas se cumplieron siete órdenes de aprehensión Eso explica que sólo tenga cinco personas encarceladas, una de ellas ?el exdirector de la Dirección Federal de Seguridad (DFS)? Miguel Nazar Haro, bajo arresto domiciliario, gracias a una reforma del Código Penal aprobada por la actual Cámara de Diputados Los únicos que están en prisión, en espera de sentencia, son Juventino Romero Cisneros, exjudicial de Nuevo León; Carlos Gutiérrez Solana Macías, exdirector de la Policía Judicial de ese estado; Wilfrido Castro Contreras, excomandante de la Judicial de Guerrero, y el general Francisco Quirós Hermosillo, en su calidad de integrante de la Brigada Blanca y actualmente procesado por narcotráfico Cierto es que el cumplimiento de las aprehensiones no depende de su oficina, sino de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), pero a nadie más que a Carrillo se le puede atribuir el escaso número de consignaciones Para el fiscal, es un logro de su oficina que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) haya resuelto, en octubre de 2003, que la desaparición forzada de personas es un delito continuado hasta que la víctima aparezca viva o muerta Esa determinación, debida a la consignación de Nazar Haro y Juventino Romero por el secuestro y desaparición de Jesús Piedra Ibarra en 1975, le permitirá la consignación de varios casos de desaparición forzada en Guerrero Pero ante la decisión de la misma SCJN, respecto de la exoneración de los autores de las masacres estudiantiles, el fiscal se desmarca Carrillo pretendió que la justicia avalara su propósito de juzgar como genocidas a los autores materiales e intelectuales de esas matanzas, en primer lugar al expresidente Luis Echeverría Álvarez La acusación no la pudo demostrar y la justicia federal se la desechó Además, en una polémica decisión, la SCJN determinó que, de haber existido, ese delito ya prescribió en México La Corte se ajustó a las reservas interpuestas por Fox cuando llegó al gobierno, y a la Convención Internacional sobre la Imprescriptibilidad de los Delitos de Lesa Humanidad Los pobres resultados de la fiscalía representan una más de las expectativas incumplidas del gobierno foxista, el primero después del régimen priista El paso de un régimen autoritario a uno democrático tiene como imperativo moral el esclarecimiento de lo ocurrido y el procesamiento de los responsables de tales crímenes Por el número de detenidos, el gobierno foxista no tiene mucho que mostrarle al mundo En todo caso, pasará como un gobierno que consignó a un expresidente, Echeverría, pero con un desenlace previsible por la endeble argumentación del fiscal ante los jueces En el esclarecimiento de los hechos tampoco se espera como una verdad compartida por la sociedad, pues el fiscal permitió que el área de investigación histórica de la fiscalía se convirtiera en un botín de unos cuantos La filtración de un "documento de trabajo" de lo que será el informe de la fiscalía, en aparente represalia por falta de pago a los investigadores, lo único que provocó fue que se incrementara la desconfianza hacia el trabajo de la Femospp Pero Carrillo está más preocupado por su futuro inmediato, pues es investigado por el manejo de unos 50 millones de pesos que le fueron transferidos a su oficina de la partida de seguridad nacional de la PGR A esa cantidad se le agregan los más de cien millones de pesos que durante cuatro años se le entregaron para su operación y el pago de personal Curándose en salud, Carrillo dijo a Proceso que esas investigaciones era resultado de las pugnas al interior del gabinete de Fox y porque, según él, su trabajo tocó "poderosos intereses" dentro y fuera del gobierno

Comentarios