Insiste la Casa Blanca en que la reforma migratoria es prioridad

jueves, 16 de marzo de 2006
* En el Senado estadunidense preparan iniciativa radical contra los inmigrantes Washington, 15 de marzo (apro) - Contrario a la realidad de la agenda del presidente George W Bush, la Casa Blanca insistió en señalar como prioridad del Ejecutivo federal estadunidense, la aprobación en el Congreso de una reforma migratoria integral "El presidente sigue comprometido con una reforma migratoria integral", dijo Scott McClellan, el vocero de la Casa Blanca, quien apuntó que Bush discutió este asunto durante el encuentro que sostuvo con legisladores federales demócratas y republicanos Al mismo tiempo que la Casa Blanca enfatizaba el compromiso de Bush con la reforma migratoria, pese a que el presidente de Estados Unidos no ha hecho políticamente nada para demostrarlo, en el Comité Judicial de la Cámara de Senadores continuó tomando forma la conformación de un proyecto de ley que sorpresivamente tomó un giro muy negativo para el interés de los inmigrantes indocumentados La probabilidad de que del Senado estadunidense surgiera un proyecto de reforma migratoria más humano y menos radical que el que se aprobó en diciembre del año pasado en la Cámara de Representantes, se derrumbó abruptamente cuando el senador Bill Frist, líder de la mayoría republicana en la Cámara de Senadores, presentó una propuesta de ley que, de entrada, elimina la creación de un programa de empleo temporal para inmigrantes indocumentados, y se enfoca enteramente a radicalizar las medidas de vigilancia en la frontera con México, inclusive criminalizando algunos aspectos que afectarían la vida diaria de los 12 millones de ilegales que, se estima, viven en este momento en Estados Unidos, de los cuales 7 millones son mexicanos "Hay muchas ideas, el presidente quiere seguir trabajando con todos los líderes del Capitolio que están comprometidos con el avance de la reforma migratoria; esta es una prioridad", acotó el vocero de Bush, quien declinó responder si el mandatario estaría dispuesto a aceptar una ley que excluya la creación del programa de empleo temporal que, en el caso de la Casa Blanca, ofrece a los inmigrantes indocumentados empleo por seis años y después la deportación definitiva En Washington la propuesta de Frist tomó por sorpresa a los que venían asegurando que del Senado podría salir un proyecto de ley más integral, sin calificar como crimen la simple estancia indocumentada de extranjeros en Estados Unidos El líder de la mayoría republicana en la Cámara de Senadores pidió a su homólogo Arlen Specter, presidente del Comité Judicial, que, a más tardar, a finales de marzo estuviera listo un proyecto de ley de reforma migratoria para someterlo a votación en el pleno, ahora con la inclusión de su propuesta "Definimos algunos principios que, pensamos, deben ser parte del programa de empleo temporal, creo que el presidente ha dado a conocer cuáles son sus puntos de vista Estamos en el proceso de trabajo con el Congreso que cumpla con las prioridades de los ciudadanos estadunidenses", añadió el vocero del presidente Bush En Washington, varios analistas políticos, inclusive algunos legisladores federales que saben que el tema de la reforma migratoria se ha politizado, consideran que sería mejor que el debate se mantenga en un estado de impasse, a someter a votación un proyecto de ley que pueda ser aprobado, pero que radicalice la manera de contrarrestar al problema de la inmigración indocumentada en Estados Unidos

Comentarios